El precio de los 'smartphones' podría incrementarse a causa del coronavirus

Los expertos calculan que los teléfonos podrían venderse entre un 6% y un 7% más caros por los problemas de 'stock' y exportación generados.

aumento precio smartphones
Pixabay

La aparición y difusión del  COVID-19 puede tener una gran repercusión en la economía mundial e incluso se cree que podría provocar una recesión en Asia, con algunos países recortando su previsión de crecimiento para los próximos meses.

China es la segunda economía mundial y es uno de los países que más exporta. Además, es la ‘fábrica del mundo’. Gran parte de los productos de electrónica de consumo que se venden en el planeta son fabricados en el país y montados por empresas ensambladoras locales. Es el caso de Apple o HP, cuyos productos son producidos por Foxconn. Además, las marcas chinas dominan el sector, con Huawei,  Xiaomi,  Lenovo... a la cabeza.

En China algunas ciudades y sus fábricas y polígonos industriales no han reanudado todavía su producción. Los analistas aseguran que la cadena de suministro tecnológica podría sufrir un fuerte varapalo, lo cual provocaría retrasos y escasez de productos. Y ante las paralizaciones indefinidas y esta falta de oferta, los fabricantes, minoristas y exportadores no tendrían más remedio que elevar los precios.

Algunos expertos de la industria calculan que los precios de los smartphones podrían aumentar entre un 6% y un 7% debido al coronavirus y todo lo que le rodea. Además, los featured phones o teléfonos de entrada podrían ser los más afectados. Muchos móviles con funciones básicas podrían sufrir un aumento de precios de más del 10%. Este coste extra podría llegar en las próximas dos o tres semanas, según asegura el jefe de ventas de megUS Mobile, una empresa que vende smartphones de gama media-baja en India.

La producción podría tardar semanas en normalizarse

Pese a que la amenaza del coronavirus empiece a ralentizarse y controlarse, aún podrían tardarse uno o dos meses en que la situación se normalice. Así, los fabricantes chinos podrían tardar semanas en restablecer sus operaciones, incluyendo las cadenas de suministro y la logística. Así lo explica el analista Gerrit Schneemann, analista senior de smartphones de la consultora IHS Markit, en un correo electrónico enviado a Quartz. Y todo ello suponiendo que las cosas no empeoren más.

Otro problema es que algunos países podrían imponer restricciones a China en sus exportaciones o paralizaciones en las aduanas, haciendo mucho más difícil la entrega de algunos productos.

Las empresas de fuera de China, como Sony, Samsung o Google han trasladado sus fábricas fuera de China gradualmente para reducir su dependencia del país, llevándolas a otros territorios con costes de producción incluso más bajos, como India o Vietnam. En ese sentido, su repercusión sería menor. Sin embargo, todavía continúan dependiendo de China para suministrarles algunos componentes. Con lo cual, también podrían verse afectadas en cierta manera para disponer de cosas básicas para los teléfonos, como pantallas o sensores.

No obstante, la propia Apple ha informado de que a causa del coronavirus su producción y la demanda de iPhones se ha visto afectada y eso afectará a los resultados de su segundo trimestre. Las fábricas que producen dispositivos para la firma de la manzana han tenido que cerrar temporalmente y la compañía también ha cerrado algunas de sus tiendas de manera preventiva. Así, Apple ya advierte de que le va a resultar complicado cumplir sus previsiones para el Q2.

Alberto Payo

Alberto Payo

Colaborador de Muy Interesante y MuyInteresante.es

Continúa leyendo