El poder de la lengua

El poder de la lengua
Cortesía Instituto Tecnológico de Georgia/Gary Meek

En junio de 2008, el Instituto Tecnológico de Georgia, en EE UU, presentaba el Tongue Drive, un sistema de control que hace posible a algunos discapacitados con lesiones medulares manejar una silla de ruedas con los movimientos de su lengua. Ahora, un equipo de ingenieros de esta misma institución ha afinado esta tecnología, lo que ha permitido a cinco tetrapléjicos dirigir sus sillas con gran precisión a través de una pista de obstáculos y acceder a varias aplicaciones de un ordenador, incluso videojuegos.

El profesor de ingeniería eléctrica y computacional Maysam Ghovanloo, que ha coordinado las pruebas clínicas realizadas en el Centro Shepherd de Atlanta y es uno de los investigadores implicados en el desarrollo de este ingenio, ha destacado que los voluntarios apenas han necesitado entrenarse para realizar los ensayos, lo que demuestra que el Tongue Drive es sumamente intuitivo y puede reconocer un gran número de movimientos de la lengua.

La clave se encuentra en un dispositivo magnético del tamaño de un grano de arroz que se fija a este órgano del usuario. Unos sensores montados en unos auriculares detectan sus desplazamientos y su posición relativa en tiempo real y un ordenador portátil traduce las señales así obtenidas en instrucciones que permiten dirigir una silla de ruedas eléctrica sin necesidad del joystick o el puntero de un ratón sobre la pantalla de la computadora.

Ghovanloo eligió la lengua como sistema de control porque a diferencia de las manos y los pies está conectada directamente al cerebro, por lo que muchas veces no se ve afectada por daños en la médula o enfermedades neuromusculares.

Abraham Alonso

Etiquetas: tecnología

Continúa leyendo

COMENTARIOS