El edificio más negro de la Tierra

PyeongChang (Corea del Sur) acoge estos días los Juegos Olímpicos de Invierno y una construcción única: un pabellón que absorbe el 99 % de la luz.

En un escenario dominado por el reluciente blanco de la nieve y el hielo donde se disputan las competiciones de las Olimpiadas de Invierno de 2018, resalta más si cabe una estructura de una negrura casi completa. 

Es el pabellón de la marca de coches surcoreana Hyundai, un edificio temporal de 10 metros de alto incrustado como un meteorito de obsidiana en mitad de las instalaciones deportivas. Diseñado por el arquitecto británico Asif Khan, está cubierto por una capa de Vantablack VBx 2, un material que absorbe el 99 % de la luz que recibe.

La ilusión del vacío

El Vantablack, producto de la empresa británica Surrey Nanosystems, es un espray usado en edificios, techos y espacios en los que los arquitectos y diseñadores quieren crear los sorprendentes efectos visuales que propicia la negrura casi absoluta. El pabellón de Hyundai en PyeongChang demuestra las posibilidades de esta sustancia: parece un bloque de vacío, un agujero negro arquitectónico punteado por pequeñas luces en su superficie que simulan las estrellas, lo que aporta profundidad a la edificación.  

Este novedoso componente consiste en una estructura de nanotubos de carbono alineados de forma vertical. Se inventó para reducir la distorsión atmosférica que afecta a los telescopios: la luz de las estrellas viaja a través de la atmósfera terrestre, cuyos gases actúan como lentes y la deforman, haciendo que los astros se vean dobles. 

En declaraciones a The Guardian, Ben Jensen, técnico de Surrey Nanosystems, explica que el Vantablack es como “un arrecife de coral a nanoescala. Los fotones llegan a él y van rebotando por su estructura hasta ser absorbidos. Las cavidades ópticas de esta estructura tienen un grosor que es la milésima parte del de un cabello humano”. 

Un producto para la sociedad del espectáculo

El Vantablack resulta muy apropiado para las instalaciones de competiciones deportivas, ferias, congresos, exhibiciones y otros eventos, y también para museos. El escultor Anish Kapoor se hizo con los derechos de esta sustancia en 2014 (y la emplea desde entonces en sus obras), un acuerdo por el que la empresa creadora del producto fue muy criticada. 

Pese a esta exclusividad, parece que Surrey Nanosystems comercializará su invento en los próximos meses, pero no estará al alcance de cualquiera. Aunque sea un espray, se trata de una nanoestructura consistente que ha de ser aplicada por técnicos especializados, por lo que se restringirá su venta. 

Francisco Jódar

Francisco Jódar

Periodista. Curioso. Escéptico reincidente. Optimista feroz: no hay mañana, pero me levanto todos los días a las 6.

Continúa leyendo