El desafío de las superbaterías

Así trabajan los científicos para fabricar baterías duraderas de verdad y que se recarguen en pocos segundos. ¿Lo conseguirán pronto?

Sin una alternativa comercialmente viable, la única salida que le queda a Tesla es aumentar la producción de baterías para satisfacer la demanda de una creciente flota de vehículos eléctricos. Esta será también la clave para reducir el precio de estos dispositivos. Gigafactory 1 tendrá una capacidad de producción equivalente a la que hubo en todo el mundo en 2013, y no será la única fábrica de baterías de Tesla. Gracias a ellas, la compañía podrá poner en el mercado coches más económicos que los que ofrece ahora.

Más allá de los iones de litio 

Quien vea en esta estrategia más un parche que una solución no anda desencaminadoLa carrera por buscar un sustituto capaz de almacenar más energía y hacerlo de forma más segura que las actuales baterías de iones de litio se ha intensificado en los últimos años, pero de momento no tiene un ganador claro. “Si lo que buscamos es una nueva tecnología capaz de cambiar el mundo, de dar un salto significativo en capacidad, lo cierto es que aún no lo hemos conseguido. Casi todo lo que hemos mejorado en la autonomía de dispositivos electrónicos se lo debemos a una mayor eficiencia en los procesadores y las pantallas”, asegura Kazuo Hirai, presidente de Sony, la empresa pionera en la venta de baterías de iones de litio.

En esencia, una batería es un dispositivo formado por electrodos positivo y negativo y un electrolito líquido que almacena energía eléctrica mediante una reacción química. La idea de esta tecnología fue presentada a la Royal Society de Londres en marzo de 1800 por el físico italiano Alessandro Volta, pero solo como un dispositivo teórico. Tuvieron que pasar sesenta años hasta que el científico francés Gaston Planté construyera la primera batería, que aprovechaba la reacción del ácido sulfúrico con el plomo. Esta interacción resulta tan conveniente y sencilla de controlar que continúa siendo la base de las baterías que utilizamos en la mayoría de los coches, las encargadas de alimentar el arranque del motor, la radio o las luces.

Etiquetas: energíainvestigaciónmaterialestecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS