El coche eléctrico de Apple, ¿especulación o realidad?

Esta es la razón por la que no podrás tener un coche de Apple.

Antes de que los anuncios de sus productos empezaran a inundar todos los medios de comunicación, redes sociales y mobiliario urbano, Apple solía ser conocida por su capacidad para sorprender al mundo. La historia de los discursos de apertura en sus eventos ha estado plagada de anuncios importantes, desde el PowerBook G4 en 2001 hasta el Apple Watch en 2014. Pero, ¿Cómo de probable es que Tim Cook vuelva a anunciar algo innovador en un futuro evento de Apple? Lo único que le queda al gigante tecnológico es descorrer la cortina y que aparezca un coche eléctrico.

Posible apertura al mercado automovilístico

De hecho, este es un rumor que ha persistido durante años y recientemente ha ganado todavía más atracción. Apple puede tener un ojo puesto en la industria automotriz por una razón obvia, y es que la industria automotriz es la industria de consumo más grande que hay actualmente, y la conectividad tecnológica es cada vez mayor". Durante más de una década, los analistas han estado asegurando que los coches eléctricos acabarán convirtiéndose, esencialmente, en ordenadores sobre ruedas, del mismo modo que los teléfonos móviles se convirtieron en ordenadores de bolsillo.

Otra razón para que Apple se pase a los coches es que, dado que han logrado dominar el espíritu de la época de los atractivos bienes de consumo duraderos, es de suponer que habrá muchas personas dentro de la organización, de bastante alto rango, que podrían pensar que este es el siguiente paso lógico en la expansión de su negocio.

Parece bastante lógico que, tal y como se está desarrollando el mercado tecnológico en los últimos años, Apple empiece a mirar a las cuatro ruedas como siguiente paso a explorar. De hecho, ya en el año 2014 aparecieron por primera vez varios documentos filtrados sobre un posible prototipo de coche eléctrico de Apple, con el nombre en código Titan. Pero de eso ya han pasado siete largos años y no ha vuelto a saberse nada, ¿Qué pasó con aquel proyecto?

Hay varios expertos y analistas tecnológicos que se refieren al tema como “el monstruo del lago Ness de la industria automotriz”, ya que cada vez que aparece una noticia de que habrá un coche eléctrico de Apple, automáticamente se le pierde la pista, como a Nessie. Lo hemos visto durante diez años. Si una historia lleva diez años circulando sin que nada se concrete, es muy posible que esa historia nunca se haga realidad.

Probablemente Apple no fabrique coches jamás

En parte, se debe a una cuestión puramente práctica: fabricar coches es difícil y Apple aún no tiene los conocimientos técnicos necesarios para poder competir con grandes marcas como Tesla. Para entrar en el mercado, también necesitaría la ayuda de un fabricante de componentes ya establecido, lo que requiere que tendría que intentar hacerse hueco en una industria que es muy sobreprotectora con sus intereses. Apple tampoco es tan conocida por ser el socio comercial más recomendable. Intel, que era uno de sus principales socios, fue abandonada sin reparos por la multinacional.

Continúa leyendo