Drones inspirados en los pájaros para aguantar más tiempo en el aire

En muchas ocasiones la tecnología se inspira en la naturaleza y en los animales para mejorar su precisión o efectividad. Y esta es una de esas veces.

Los  drones se han democratizado en los últimos años, resultando cada vez más económicos y accesibles a todos los bolsillos. Su reducción de tamaño también ha hecho que estos vehículos aéreos no tripulados se puedan utilizar para nuevos usos que en principio no son adecuados para los drones de mayor tamaño.

 

Sin embargo, el mayor problema de los ‘microdrones’ continúa siendo el poco tiempo que estos pueden mantenerse en el aire por sus pequeñas baterías y la poca estabilidad que presentan ante las turbulencias que pueden ocasionar otros objetos que vuelen cerca.

Gracias a un descubrimiento, esto puede cambiar muy pronto. En un paper publicado en la revista Science Robots, investigadores de la Universidad de Brown (en Rhode Island, EE.UU) y la EPFL (Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza) han presentado un nuevo diseño de alas para drones que sería capaz de ofrecer una autonomía de vuelo de casi 3 horas, cuatro veces más que la que presentan drones similares con alas convencionales. Estos nuevos vehículos aéreos que han concebido tendrían un peso de tan solo 100 gramos.

Para crear este nuevo diseño, los investigadores simplemente se han limitado a observar las aves y algunos insectos y su forma de volar. Parece que las superficies de sustentación convencionales funcionan mejor cuando hay un flujo de aire que se pega al ala en la mayor parte de la superficie que sea posible. Si el flujo sobre una superficie aerodinámica se separa de la superficie del ala, se puede ocasionar una gran turbulencia y una pérdida de elevación o del control.

Sin embargo, en el caso de muchos grandes insectos y pájaros la separación del flujo es la base de la manera en la que se desplazan.

 

“Los drones a pequeña escala tienen suficiente poder de detección y computación para un número creciente de aplicaciones. Sin embargo, volar en el régimen de números bajos de Reynolds sigue siendo un desafío. La alta sensibilidad a la turbulencia atmosférica compromete la estabilidad y control del vehículo y la baja eficiencia aerodinámica limita la duración del vuelo”, explican los investigadores.

“Los diseños de alas convencionales hasta ahora no han logrado resolver estas dos deficiencias simultáneamente. Aquí nos inspiramos en los pequeños voladores de la naturaleza para diseñar un ala con generación de una elevación robusta a las ráfagas y turbulencia de flujo libre sin sacrificar la eficiencia aerodinámica”, añaden.

Por ahora el modelo solo se ha probado en un túnel de viento y está pendiente de ser puesto a prueba en un entorno real. No obstante, el equipo tras el diseño lo ha patentado y tiene la intención de seguir mejorándolo.

Recientemente también se ha dado a conocer el PigeonBot, un nuevo dron que lleva hasta 40 plumas reales de pájaro y es capaz de doblar las alas. El robot ha sido diseñado por la Universidad de Stanford y ha sido otro gran hallazgo que podría influir en la concepción de los vehículos aéreos no tripulados en el futuro.

Alberto Payo

Alberto Payo

Colaborador de Muy Interesante y MuyInteresante.es

Continúa leyendo