Crean un algoritmo que genera 300.000 canciones por segundo

Dos programadores han lanzado una tecnología con la que quieren acabar con las demandas por copyright entre músicos.

música matemáticas
Pixabay

Es algo a lo que ya estamos acostumbrados y que sucede cada cierto tiempo en la industria musical, sobre todo desde que Internet comenzó a popularizarse. Un artista lanza una canción y al cierto tiempo alguien ‘descubre’ que su melodía es sospechosamente parecida a la de otro artista que creo un tema hace un tiempo. Entonces comienza la maquinaria legal y los abogados del segundo se ponen en contacto con el primero para reclamarle una infracción de copyright y pedirle una cantidad económica por la misma.

Esta situación es la que han vivido en múltiples ocasiones Damien Riehl y Noah Rubin, el primero de ellos músico, programador y abogado de derechos de autor y el segundo programador. Los dos se han unido y han trabajado para crear una tecnología que frene a los músicos a dejar de demandarse y llevarse a los tribunales.

Esta meta tan ambiciosa les ha llevado a desarrollar un algoritmo que es capaz de generar cada melodía que pueda ser compuesta y escribir cada una de ellas en un archivo MIDI. Después de todo el trabajo de creación automatizado, han registrado dichas canciones y las han almacenado en un disco duro antes de liberarlo al público.

¿Podrían haber tenido la tentación de inscribir esa ingente cantidad de música y pedir después derechos de autor a cualquier que usara alguna melodía parecida? Sí, pero han sido ‘legales’ y han liberado todas esas melodías bajo licencia de Creative Commons Zero (CC0). Esta modalidad de licencia es la de “ningún derecho reservado”. El propietario de los derechos renunciaría a ellos y cualquiera que lo desee puede copiar, modificar, distribuir y reproducir las obras de forma personal o comercial, sin necesidad de atribución.

El algoritmo que se ha creado y las melodías generadas son de código abiertoy están subidas al repositorio Github para que la comunidad pueda usarlas o mejorarlas a su antojo.

Pero eso no es todo. También han ideado un algoritmo que puede grabar cada melodía potencial que combine 8 notas y 12 beats y que es capaz de trabajar a un ritmo de 300.000 melodías por segundo.

 

La música es igual a matemáticas

En una charla TED que Riehl impartió hace unos meses el abogado especialista en derechos de autor aseguraba que el sistema de copyright estaba “roto” y necesitaba actualizarse. “Bajo la ley de derechos de autor los números son hechos y bajo esta ley los hechos tienen un fino copyright, están casi sin copyright o sin nada de copyright.

Para el programador “si probablemente esos números hubieran existido desde el comienzo de los tiempos y los hubiéramos sacado, tal vez las melodías hubieran sido solo matemáticas, que son solo hechos, los cuales no cuentan con derechos de autor”.

¿Frenarán el algoritmo y las melodías del dúo las demandas por copyright? ¿Qué opinarán las sociedades de derechos de autor de las innovaciones de estos dos programadores? ¿Y los artistas que obtienen millones de euros licenciando sus obras? ¿Será el trabajo de Riehl y Rubin objeto de alguna nueva pelea en los tribunales por alguna canción que ya estuviera registrada con anterioridad?

Alberto Payo

Alberto Payo

Colaborador de Muy Interesante y MuyInteresante.es

Continúa leyendo