Cómo usar una aplicación VPN de terceros en Mac

Conectarse a través de una VPN puede ser una opción sencilla y rápida de proteger los datos de nuestra navegación en línea, ya que se genera una especie de túnel y en realidad se mostraría la dirección IP de ese dirección en concreto, en lugar de la nuestra. Optar por una aplicación VPN de terceros es la forma más rápida de utilizarlo.

Cómo usar una aplicación VPN de terceros en Mac
Foto: Istock

Cuando nos encontramos conectados a una red WiFi pública es normal que, cuando nos preocupa nuestra privacidad en la red, nos preguntemos hasta qué punto alguien podría ver nuestra actividad en línea. Por suerte, con la ayuda de una VPN (red privada virtual) podríamos proteger la información de miradas indiscretas y, al menos, recuperar cierta privacidad en línea.

Cuando nos conectamos a Internet mediante una VPN se genera una especie de túnel encriptado entre nosotros y un servidor remoto, que es el operado por un servicio VPN. Así, todo nuestro tráfico de Internet se enruta a través de ese determinado túnel.

Gracias a ello, nuestros datos se encontrarían a salvo de miradas indiscretas en el camino. De esta manera, dado que nuestro tráfico sale del servidor VPN, nuestro ordenador parece tener la dirección IP de dicho servidor, lo que nos ayuda a enmascarar tanto la identidad como la ubicación.

Para comprender las ventajas que nos podría proporcionar el uso de una VPN a la hora de conectarnos a Internet podemos poner como ejemplo una red WiFi pública, de una cafetería, un aeropuerto o un centro comercial, a la que podemos conectarnos gratuitamente.

Lo más habitual es que nos conectemos a la red sin pensarlo dos veces. Y lo que es aún peor: cometemos el riesgo de acceder a nuestro correo electrónico personal, cuenta de redes sociales o incluso cuentas bancarias. En estos casos, ¿podríamos pensar que esa red, aunque pública, es cien por cien segura?

Si nos conectamos a esa misma red, pero mediante una VPN, podemos estar seguros de que nadie presente en esa red podrá interceptar nuestros datos, ni cualquier otro usuario que se encuentre husmeando en busca de posibles víctimas virtuales.

Cuando nos encontramos en casa, aunque es cierto que no tenemos por qué preocuparnos de que alguien se encuentre espiando la red WiFi, precisamente cuando tiene seguridad (contraseña) y somos el propietario de la red, una VPN también puede proporcionarnos ciertas ventajas, ayudándonos, por ejemplo, a evitar que nuestro proveedor de servicios de Internet (ISP) tenga conocimiento de lo que hacemos en línea.

Configurando y usando una VPN en Mac mediante una aplicación de terceros

Hoy en día existen una enorme variedad de servicios VPN, que se han especializado en ofrecer conexiones VPN por precios realmente bajos, mediante una suscripción mensual, trimestral, semestral o anual (con interesantes descuentos en este sentido).

Por tanto, es evidente que lo más sencillo y simple es proceder a contratar uno de estos servicios, descargarnos la aplicación que hayan diseñado para conectarnos a su red de forma rápida y cómoda (siempre y cuando sea compatible con nuestro sistema operativo), y conectarnos inmediatamente.

Tan solo debemos escoger el servicio de VPN que más nos interese (aunque existen muchas opciones en el mercado, ExpressVPN o NordVPN son las opciones más populares, y que de hecho mejor tienden a funcionar), seleccionar el plan y proceder al pago, para posteriormente dirigirnos a la página de Descargas, donde encontraremos la app compatible con nuestro SO (en este caso, macOS).

Debemos proceder a instalar la aplicación de VPN, y cuando se haya instalado, simplemente debemos introducir el código que nos administra el servicio a través de nuestra cuenta personal, o bien ingresar nuestro nombre de usuario y contraseña. Seleccionar el servidor al que deseamos conectarnos, dependiendo de su ubicación, o simplemente pulsar sobre Conectar para que sea la app la que seleccione el servidor más eficaz en función de nuestra localización. ¡Listo!

De esta manera, una vez nos encontremos conectados a la VPN, estaremos listos para empezar a navegar por la web de forma segura y privada. Además, es posible configurar la app para que la conexión a Internet se desconecte automáticamente si, en algún momento, el servicio de VPN falla o se cae, para que nuestra dirección IP original no se vuelva visible por momentos. 

Y para desactivar la conexión a Internet a través de la VPN simplemente debemos pulsar el botón Desconectar o Apagar que encontraremos en la aplicación.

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo