Cómo usar iCloud en iPhone y Mac fácilmente

iCloud se convierte en una opción sencilla de disponer en la nube de nuestras fotografías, videos, archivos y eventos del calendario para poder acceder a ellos fácilmente desde nuestros distintos dispositivos Apple, pero para ello es necesario saber cómo configurarlo y usarlo.

Cómo usar iCloud en iPhone y Mac fácilmente
Foto: Istock

Si utilizas algún dispositivo fabricado por Apple es bastante probable que ya sepas que la compañía de la manzana mordida dispone de su propio servicio de almacenamiento basado en la nube. Bautizado con el nombre de iCloud, es tremendamente útil a la hora de almacenar y sincronizar fotografías, vídeos, películas, música y documentos.

Una de sus principales ventajas es que podemos encontrar todo el contenido que hayamos alojado en iCloud en cualquiera de nuestros dispositivos Apple. Eso sí, siempre y cuando utilicemos el mismo ID de Apple.

De esta manera, es perfectamente posible volver a descargar juegos o aplicaciones, o bien volver a visualizar programas de televisión y películas. 

Se convierte, por tanto, en una opción muy útil como copia de seguridad de nuestros archivos, aunque es evidente que la funcionalidad de iCloud va mucho más allá. No obstante, es uno de sus usos más comunes, especialmente si tenemos en cuenta que en este servicio de almacenamiento también es posible conservar nuestras notas, citas de calendario o incluso la agenda telefónica, solo por citar algunos ejemplos.

Cómo configurar iCloud en iPhone y Mac

Antes de empezar es necesario tener en cuenta algo fundamenta: nuestra cuenta de iCloud se basa básicamente en nuestro ID de Apple. Por este motivo, en caso de que seamos nuevos en el mundo Apple y no dispongamos de una, deberemos crearla.

El proceso de creación es bastante sencillo, puesto que basta con visitar la página oficial para la gestión de ID de Apple, y pulsar sobre el enlace que nos llevará al sitio donde podremos crear nuestro ID.

A la hora de proceder a la configuración de iCloud, debes tener en cuenta que, tanto en iPhone como en iPad, a mitad del proceso de configuración del dispositivo es muy común que iOS nos pregunte si deseamos utilizar este servicio de almacenamiento en la nube.

Si es así, simplemente debemos seguir los pasos que el sistema nos indica en pantalla.

iCloud en el iPhone y Mac
Foto: Istock

No obstante, si en su momento no lo activamos durante la configuración, es perfectamente posible hacerlo en cualquier otro instante. Para ello, debemos dirigirnos a Ajustes, que encontraremos en la pantalla de inicio, pulsar sobre nuestro nombre, seleccionar iCloud e introducir tanto nuestro ID de Apple como nuestra contraseña.

En caso de que estemos usando Mac, es necesario dirigirnos al menú principal de Inicio, abrir Preferencias del sistema y pulsar sobre iCloud. Luego, procedemos a iniciar sesión con nuestro ID de Apple y contraseña, para finalmente marcar aquellos servicios que deseamos usar.

Usando iCloud en iPhone y Mac

Una vez hemos configurado iCloud, la realidad es que, la mayor parte del tiempo, este servicio de almacenamiento funciona de manera silenciosa en segundo plano, de manera que no nos percataremos prácticamente de que existe.

En caso de que hayamos optado por la configuración predeterminada, es bastante probable que, a través de iCloud, podamos acceder a nuestros documentos independientemente de que los hayamos creado en un dispositivo diferente. Y lo mismo ocurrirá con los eventos del calendario o los detalles de nuestros contactos.

Esto es debido a que iCloud se sincroniza automáticamente sin nosotros pedírselo; es más, casi podríamos decir que se encuentra en constante sincronización, de ahí que un determinado documento de texto que elaboramos en Pages a través de nuestro Mac, podremos descargarlo luego en nuestro iPhone fácilmente a partir de la aplicación Archivos.

Por este motivo, y a menos que nos quedemos sin almacenamiento (algo muy común por el tamaño que suelen tener tanto las imágenes como los videos), lo más habitual es que no nos acordemos de iCloud hasta que el sistema nos avisa que hemos consumido los 5 GB gratuitos.

Si esto ocurre, es necesario proceder a eliminar archivos, o bien, gestionar el almacenamiento y comprar más espacio (para lo cual tendremos que suscribirnos a un plan mensual).

En cualquier caso, podremos controlar todo lo que hace iCloud fácilmente a través de iOS o macOS. En iPhone o iPad, por ejemplo, bastará con dirigirnos a Ajustes y tocar nuestro ID de Apple que encontraremos en la parte superior de la pantalla, para luego pulsar iCloud y acceder al apartado donde es posible gestionar el almacenamiento, y activar o desactivar las apps que usarán este servicio.

Lo mismo ocurre con Mac. En esta ocasión, podemos acceder a la carpeta iCloud Drive buscándola a través de Spotlight, o modificando la configuración de iCloud a través de Preferencias del sistema.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo