Cómo reparar la instalación de Windows XP

Si todavía continúas utilizando Windows XP como sistema operativo de tu PC es posible que en algún que otro momento, a lo largo de estos años, te hayas encontrado con problemas o incidencias que te han obligado a tener que volver a instalar todo el sistema operativo. Sin embargo, ¿sabías que es posible reparar la instalación sin perder los archivos personales más importantes?

Cómo reparar la instalación de Windows XP
Foto: Istock

Aunque cada vez más personas utilizan Windows 10 en sus ordenadores (la última versión del sistema operativo desarrollado por Microsoft), es cierto que, años después de que se lanzara oficialmente la última actualización, todavía hay usuarios que prefieren seguir usando Windows XP, especialmente por su simplicidad y facilidad a la hora de utilizarlo. Es más, es común encontrarlo todavía instalado en muchos ordenadores de la Administración Pública.

Aún cuando se trata de un sistema operativo bastante estable, como ocurre con absolutamente todos los sistemas operativos existentes en el mercado, no está exento de errores. Es más, cada cierto tiempo, es normal que surjan errores y problemas que pueden acabar haciendo imposible la utilización del ordenador. 

Cuando ocurre algo así, lo cierto es que una instalación de reparación puede ayudar a solucionar muchos problemas, dado que restaura los archivos vitales más importantes del sistema del ordenador, pero sin tocar los archivos personales. Te explicamos cómo puedes hacerlo.

Reparando la instalación de Windows XP

Siempre que vayamos a llevar a cabo algún cambio importante en nuestro ordenador, es imprescindible hacer una copia de seguridad de nuestros datos. Aunque, como te hemos mencionado anteriormente, es cierto que una instalación de reparación no tiene por qué afectar a ninguno de los archivos personales, siempre es bueno disponer de una copia de seguridad con la finalidad de recuperarlos en caso de que sean eliminados o se pierdan.

Por tanto, antes de empezar con el proceso, debemos hacer una copia de seguridad. El proceso es muy sencillo: comenzamos pulsando sobre Inicio, Todos los programas, Accesorios, Herramientas del sistema y, finalmente, pulsamos sobre Copia de seguridad. Ahora el sistema nos preguntará si deseamos realizar una copia de seguridad, o bien restaurar una que ya hayamos hecho con anterioridad. Evidentemente, pulsamos sobre Efectuar una copia de seguridad de archivos y configuración.

Una vez realizada la copia de seguridad, empezamos con los pasos para restaurar la instalación de Windows XP. Recuerda que necesitas el CD de instalación de Windows XP (aunque puedes utilizar una imagen ISO) y la clave original del sistema operativo.

En caso de utilizar el CD de instalación, debemos insertarlo en la unidad de disco de nuestro ordenador. Reiniciamos el ordenador y accedemos a la BIOS. Para conseguirlo, debemos presionar la tecla que el sistema nos indica en la pantalla (habitualmente suele ser F2, F10, F12 o Delete). Modificamos ahora la orden de arranque, navegando hasta el menú BOOT, y cambiar el orden de inicio de tal manera que sea la unidad de CD / DVD el primer dispositivo de inicio, seguido inmediatamente del disco duro.

Una vez hemos hecho el cambio, el ordenador se volverá a reiniciar de nuevo, y aparecerá un mensaje que indica que debemos presionar cualquier tecla para que el sistema se inicie desde el CD. Justo en este momento el programa de instalación cargará los archivos necesarios para instalar Windows, lo que puede tardar algunos minutos.

Luego, debemos pulsar Enter para continuar (en lugar de escoger directamente la opción Reparar instalación). Ahora tenemos que aceptar el acuerdo de licencia de Windows, y seleccionamos la copia de Windows. Lo más normal es que se resalte de forma automática. 

Después de hacerlo, debemos presionar en el teclado la tecla R, para iniciar el proceso de reparación. Ahora, Windows empezará a eliminar archivos del sistema, instalando copias nuevas. Finalmente, escogemos nuestras preferencias y continuamos con el proceso de reinstalación de nuestro sistema operativo favorito.

También te puede interesar:

Continúa leyendo