Cómo instalar Windows en un disco duro interno y externo

Aunque es cierto que no suele ser lo habitual, en ocasiones es posible que necesitemos instalar Windows en un disco duro nuevo, ya se trate de un disco duro interno (lo más común) o externo. Te explicamos cómo puedes hacerlo paso a paso dependiendo de cuál sea el dispositivo de almacenamiento que vayas a usar.

Cómo instalar Windows en un disco duro interno y externo
Foto: Istock

Lo más habitual es disponer del sistema operativo directamente instalado en el disco duro interno del ordenador. No en vano, se convierte en una de las opciones más prácticas, debido fundamentalmente a la estabilidad y al mejor funcionamiento del sistema. Sin embargo, con la llegada de las unidades de SSD, que ofrecen tasas de velocidad de escritura y transferencia mucho más rápidas, cada vez más usuarios se aventuran a la posibilidad de disponer de un sistema operativo en otro disco duro, ya sea interno o incluso externo.

No obstante, el proceso a seguir dependiendo de si deseamos instalar el sistema operativo en un disco duro interno o externo es ligeramente diferente. Esto es debido a que Windows no ofrece la posibilidad de ser instalado en un disco duro externo, para lo cual es necesario optar por alguna herramienta, como por ejemplo es el caso de WinToUSB.

Cómo instalar Windows en un nuevo disco duro interno

Recuerda que, antes de comenzar con el proceso, es de suma importancia consultar los principales requisitos del sistema, puesto que se convierten en la característica clave para ayudarnos a descubrir si el sistema operativo en cuestión es apto para nuestro dispositivo.

Por ejemplo, las últimas versiones de Windows, por lo general, necesitan una memoria RAM de 1 GB, entre 15 a 20 GB de capacidad de almacenamiento disponibles en el disco duro, y una CPU más o menos potente. Eso sí, en caso de no poder instalar Windows 10, entonces sí será posible optar por versiones más antiguas, como podría ser el caso de Windows XP.

Haciendo una copia de seguridad de los datos

Especialmente si estamos cambiando a otro dispositivo, o creando una copia de seguridad de la imagen del sistema para que el sistema operativo pueda guardarse como tal en un nuevo disco duro, es esencial la creación de una copia de seguridad. Lo que significa hacer una copia de todos los programas, documentos, archivos y todo el contenido descargable relacionado, para poder transferirlo posteriormente al nuevo disco duro.

Instalando el nuevo sistema operativo

Si lo que deseamos es instalar el sistema operativo en un nuevo disco duro, entonces lo más probable es que no partamos de una partición, que consiste en dividir un determinado disco duro ya existente en dos (a partes iguales o no), con la finalidad de instalar ese SO nuevo en la partición recientemente creada. Esta opción, por ejemplo, es útil cuando en un Mac deseamos contar con Windows instalado en una de esas particiones, sin la necesidad de usar ningún emulador virtual como Parallels.

Ahora debemos arrancar el sistema desde el disco de instalación. Para ello, debemos configurar la BIOS para establecer el orden de prioridad. Para ello, pulsamos en F2, F10, F12, Del o Delete (dependiendo de la configuración), y dentro de la propia configuración BIOS, cambiamos la lista de prioridad de arranque, situando la unidad de disco la primera en la lista. Establecemos todos los cambios y salimos de la pantalla de configuración.

Esperamos a que se cargue el programa de instalación, seleccionamos el idioma preferido y las opciones de distribución del teclado, introducimos la clave original del producto, escogemos el tipo de instalación, y procedemos a formatear las particiones. Ahora simplemente esperamos a que la instalación se complete, escogiendo eso sí la partición del disco duro interno que hemos formateado anteriormente.

Simplemente seguimos las instrucciones en pantalla, a medida que Windows se instala y prepara el dispositivo para su uso posterior.

Instalando Windows en un disco duro externo
Foto: Istock

Cómo instalar Windows en un nuevo disco duro externo

Como te hemos mencionado brevemente al comienzo, el proceso a seguir a la hora de instalar Windows en un disco duro externo es bastante diferente, puesto que este sistema operativo no “puede” ser instalado en un disco duro externo. Una solución alternativa es optar por WinToUSB.

Descargando WinToUSB

WinToUSB tiene la misma función que Windows To Go, una herramienta creada por Microsoft solo para uso empresarial, por lo que no funciona con la mayoría de versiones domésticas. No obstante, esta aplicación está diseñada para usarse en memorias USB, aunque también funcionará perfectamente para otras unidades externas, como por ejemplo es el caso de un disco duro externo.

Preparando la imagen de instalación de Windows

En caso de que ya dispongamos de un disco de instalación (habitualmente un DVD), una memoria USB de instalación de Windows o un archivo de imagen entonces tendremos que saltarnos este paso. En caso contrario, debemos proceder a descargar un archivo de imagen ISO del instalador de Windows, directamente desde Microsoft, lo que dependerá de la versión que deseemos instalar.

Procediendo a configurar WinToUSB

Abrimos la aplicación y, una vez dentro, observaremos una serie de iconos situados a la izquierda de la pantalla. Son las opciones que nos permiten escoger el medio desde el cual deseamos instalar Windows, ya sea un DVD, un archivo de imagen o incluso un clon de la instalación actual del sistema. Simplemente debemos escoger la opción más adecuada.

Una vez hecho esto, escogemos la versión del sistema operativo que coincida con la licencia que tenemos, y pulsamos sobre Siguiente. Ahora, en la siguienta pantalla, utilizamos el menú desplegable Seleccione el disco de destino, situado en la parte superior, para escoger la unidad externa en la que deseamos instalar Windows (esto es, el disco duro externo donde queremos que se instale el sistema operativo).

Ahora, aparecerán nuevas opciones, como el sistema y las particiones de arranque. En caso de que el disco duro no se encuentre dividido en varias particiones, es posible elegir la partición disponible tanto para el arranque como para el propio sistema en sí.

Una vez hecho esto, aparecerá el modo de instalación. Lo ideal es escoger la opción Legacy si aparece disponible, puesto que es la opción más rápida, simple y sencilla. Una vez pulsemos sobre Siguiente, la instalación comenzará.

Una vez se haya completado el proceso, tan solo lo que debemos hacer es iniciar Windows. Para ello, reiniciamos el ordenador y procedemos a arrancar el sistema desde la unidad externa. Recuerda que, en la mayoría de las ocasiones, tan solo tendrás que presionar F12 al comienzo para acceder a la BIOS, y llevar a cabo este cambio.

Continúa leyendo