Cómo instalar Windows en macOS con BootCamp

¿Tienes un iMac, Macbook o Mac Mini? Si es así, debes saber que también puedes instalar Windows dentro de tu máquina. El proceso es más sencillo de lo que posiblemente pienses, y solo debes seguir unos pasos a través de una aplicación diseñada por la propia Apple para tal fin. Te explicamos cómo hacerlo.

Cómo instalar Windows en macOS
iStock

Si dispones de Mac con Intel, lo cierto es que puedes ejecutar macOS X y Windows en un único ordenador. Y esto es perfectamente posible desde el mes de abril de 2006, momento en el que Apple sorprendió a la mayoría de sus usuarios con el lanzamiento de BootCamp, un software que pasó del estado beta a casi terminado con la llegada de Leopard, y cuya finalidad es aparentemente sencilla: ofrece la posibilidad de instalar Windows en macOS, de manera que permite contar con dos sistemas operativos completa y totalmente distintos en una misma máquina.

Lo cierto es que su funcionamiento es tan sencillo como simple, ya que los pasos a seguir son tan intuitivos como básicos. Eso sí, es necesario disponer de unos requisitos mínimos para que todo vaya como sea debido, y no surjan problemas técnicos innecesarios. 

También es importante tener en cuenta que es posible utilizar una versión de 64 bits de Windows, Windows 7 (Home Premium, Professional o Ultimate), Windows 8 e incluso el reciente Windows 10. No obstante, siempre es aconsejable consultar con el soporte de Apple para descubrir qué modelos de Mac son compatibles con las distintas versiones de Windows. 

En resumen, a continuación, te indicamos cuáles son algunos de los requisitos básicos:

  • Una Mac con Intel y OS X versión 10.6 o posterior
  • Al menos 2 GB de memoria RAM y 20 GB de espacio de almacenamiento disponible en la unidad o disco duro donde deseemos instalar Windows
  • Un DVD en blanco o un dispositivo de almacenamiento USB necesario para instalar posteriormente los controladores de software de Windows.

Por otro lado, si todo va bien, la instalación completa podría tardar entre 30 minutos a 1 hora, lo que dependerá a su vez de la velocidad de nuestra conexión a internet, puesto que la aplicación BootCamp se encarga en un primer momento de descargar la última versión de los controladores necesarios para que Windows pueda funcionar perfectamente en macOS.

Y algo importantísimo que no deberíamos olvidar nunca: es fundamental contar con una licencia legal de Windows. Aunque hasta hace unos años también era imprescindible disponer de una unidad óptima, para poder utilizar el disco de instalación de Windows, hoy en día es posible la creación de un instalador de Windows a partir de un archivo ISO, que podemos descargar directamente desde la página web de Microsoft, y pasarla a una unidad flash USB con al menos 8 GB de almacenamiento, o más.

Instalar Windows en Mac con Bootcamp
Foto: MuyInteresante

Instalando Windows en macOS paso a paso: guía útil

Para poder instalar Windows en tu macOS solo debes completar los pasos básicos que te proponemos a continuación:

  1. Abre la aplicación Asistente de BootCamp. Lo podrás encontrar en la carpeta Utilidades, dentro de Aplicaciones, o bien buscarlo a través de la funcionalidad de Spotlight. Es necesario asegurarte de que cuentas con el firmware más reciente, e instalar cualquier software que pueda ser necesario.
  2. Sigue las instrucciones para crear una partición en el disco duro para Windows. En el siguiente paso crearemos un área dentro de nuestro disco duro que el sistema usará para la instalación de Windows. Esta partición debe tener al menos 30 GB de espacio. Para seleccionar la capacidad solo tienes que arrastrar el icono que sirve de divisor, y así configurar el espacio que desees que tenga macOS y Windows. También puedes dividir a partes iguales, para realizar así particiones iguales.
  3. Inserta ahora el DVD o disco en la unidad óptima, o bien en la unidad flash USB con el archivo ISO de Windows. Una vez hecho esto, simplemente pulsa en Iniciar instalación.
  4. Escogiendo la partición. Cuando se solicite escoger la partición donde vamos a instalar Windows, simplemente escoge la partición que dice ‘BootCamp’.
  5. Formateando la partición. Ahora debemos volver a formatear la partición del disco duro donde vamos a instalar el nuevo sistema operativo, pero en esta ocasión lo haremos con la ayuda del instalador de Windows. Simplemente pulsa en Formatear.
  6. Sigue las instrucciones en pantalla. Será lo necesario para terminar con la instalación de Windows. BootCamp incluye distintos controladores necesarios para que Windows pueda ser capaz de reconocer y detectar Thunderbolt, el teclado y ratón inalámbricos, el trackpad, las redes, audio, gráficos y la cámara.

¿Y cómo podemos cambiar de sistema operativo?

Una de las principales ventajas de este sistema es que podemos alternar entre macOS y Windows en función del sistema operativo que deseemos usar en todo momento.

Para seleccionarlo, solo tenemos que reiniciar nuestro Mac y justo cuando aparece la pantalla en blanco mantener presionada la tecla Opción (Alt), hasta que aparezcan los iconos de cada sistema operativo. Simplemente selecciona Windows o Macintosh HD, y haz clic en la flecha para iniciar el que deseemos.

Continúa leyendo