Cómo instalar unos altavoces en nuestro ordenador

Unos altavoces externos pueden mejorar considerablemente la calidad del sonido de nuestro ordenador, independientemente de que utilicemos un PC de sobremesa, un ordenador portátil o un Mac. Te descubrimos todo lo que necesitas saber para instalar unos fácilmente.

Cómo instalar unos altavoces en nuestro ordenador
Foto: Istock

Si utilizas un ordenador portátil o un ordenador tipo todo en uno (que integra monitor), lo más probable es que dispongan de altavoces incorporados en el sistema, de manera que no se hace necesario utilizar ningún tipo de altavoz externo.

Sin embargo, si estamos utilizando un ordenador de sobremesa o incluso deseamos mejorar la calidad del sonido, entonces una recomendación básica es hacernos con unos buenos altavoces externos, especialmente si queremos disfrutar de una mejor calidad.

Eso sí, a la hora de conectarlos a nuestro ordenador los pasos serán ligeramente diferentes en función de si estamos utilizando un ordenador de sobremesa o un ordenador portátil, o si incluso se trata de un altavoz con conectividad Bluetooth (como, por ejemplo, muchos de los altavoces inteligentes que encontramos hoy en día en las tiendas).

Por ejemplo, los sistemas de audio de gama alta disponen de un tipo de conexión S / PDIF que requiere del uso de cables óptimos especiales y equipos con conexiones separadas S / PDIF separados (uno para entrada S / PDIF in) y otro para salida (S / PDIF out).

Mientras que en muchos casos basta con conectar los altavoces a la toma de altavoces traseros que encontraremos ubicada en la parte trasera del ordenador (concretamente en las tomas de salida de audio en el panel de E / S), o bien en la parte frontal o lateral en caso de que se trate de un ordenador portátil. En estos últimos casos, de hecho, lo más común es conectarlos en la toma de los auriculares. Pero vayamos por partes.

Instalando nuestros altavoces externos al ordenador

Antes de empezar con el proceso debemos asegurarnos que el ordenador se encuentre apagado. Por otro lado, te recomendamos encarecidamente evitar los altavoces que puedan funcionar con pilas, dado que se caracterizan por no poseer mucha potencia.

Conectamos los altavoces a la toma de corriente, y los ubicamos en el lugar que más nos guste. En este caso, lo ideal es situarlos al lado del ordenador portátil, colocando el altavoz izquierdo en el lado izquierdo, y el derecho en el derecho.

Ahora localizamos el conector de 3,5 mm que encontraremos conectado al cable en la parte posterior de los altavoces, dado que es el que utilizaremos para conectarlos al ordenador.

En la parte posterior de la torre de nuestro ordenador, concretamente donde se encuentra instalada la tarjeta de sonido, encontraremos varios puertos pequeños, redondos y codificados por colores. En la mayoría de las ocasiones, el puerto destinado a la conexión de los altavoces suele ser de color verde, estar etiquetado como ‘Audio out’ o contar con el símbolo de unos auriculares a modo de dibujo.

Simplemente conectamos y empujamos con firmeza el conector de los altavoces en este enchufe, lo que nos ayudará a conseguir una buena conexión. Eso sí, sin presionar demasiado si encontramos alguna resistencia. 

En algunas configuraciones los altavoces también podrían venir con un ‘subwoofer’ adicional con la finalidad de proporcionar sonidos graves. Si es así, antes de conectarlo debemos averiguar si nuestra tarjeta de sonido admite varios altavoces, y si es así, seguir el código de colores mientras conectamos las tomas.

Para terminar, encendemos el ordenador y los altavoces, y ajustamos el control del volumen según sea necesario. Dependiendo del tipo de altavoz que hayamos comprado es posible que el control de volumen lo podamos configurar directamente desde el altavoz. Incluso algunos altavoces, como por ejemplo los desarrollados por la marca Creative, pueden venir incluso con regulador externo de agudos y graves, para personalizar al máximo el sonido.

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo