¿Cómo funciona la caja negra de los aviones?

Gracias a la información de las cajas negras podemos llegar a reconstruir la secuencia de hechos previos a un accidente aéreo.

La caja negra de los aviones
Freepik

Que una pieza de un avión resista a un accidente aéreo de cualquier magnitud nos puede parecer inverosímil. Las cajas negras de los aviones, sin embargo, son capaces no solo de permanecer en buenas condiciones, sino también de registrar información útil para futuras investigaciones.

¿Qué son las cajas negras?

Las cajas negras son el primer elemento que se busca cuando se registra un accidente aéreo. Nos ayudan a tener una imagen más minuciosa de la tragedia pudiendo llegar a ser determinantes en la descodificación de los hechos. Se trata de dos cajas completamente blindadas de titanio y acero que almacenan grabaciones en discos de estado sólido. Pesan aproximadamente unos 4,5 kilogramos y tienen forma rectangular; normalmente están situadas en la parte trasera de las aeronaves.

Hablamos de cajas negras en plural porque la legislación aérea internacional decreta como obligatorio llevar dos (en el caso de vuelos comerciales). Ambas registran datos que serán útiles en investigaciones posteriores, pudiendo llegar a ser concluyentes. Nos proporcionan información vital para reconstruir la secuencia de hechos previos a un accidente, por lo que en muchas ocasiones nos esclarecen cómo y porqué ocurrió el infortunio.

 

Hablamos de cajas negras en plural porque la legislación aérea internacional decreta como obligatorio llevar dos (en el caso de vuelos comerciales).

Características principales de las cajas negras

Contrariamente a lo que su propio nombre indica, las cajas negras son de color naranja. De este modo son más visibles y se localizan con mayor facilidad en cualquier superficie.

Las grabaciones de las cajas negras están protegidas por el denominado Crash-Survivable Memory Unit (CSMU), que las convierte en artefactos prácticamente inexpugnables. Además, incorporan una baliza que ayuda a rastrear el aparato, ya que emite una señal de geolocalización durante unos 90 días.

Como cabe esperar, el coste de producción de estos aparatos es elevado, pues están confeccionados de modo que resistan a cualquier tipo de condición adversa. Antes de ser comercializadas, las cajas negras deben pasar una serie de pruebas que acrediten su resistencia ante los siguientes parámetros: impactos, penetraciones, aplastamientos estáticos, fuego y temperaturas extremas, y profundidad e inmersión. Asimismo, su revisión periódica es de estricta obligación.

 

Tipos de cajas negras

Las dos cajas negras que incorporan los aviones son las siguientes:

  • Flight Data Recorder (FDR:) la grabadora de datos de vuelo registra todos aquellos parámetros técnicos que procedan con la información del mismo: altitud, rumbo, velocidad con respecto al aire, posición de los flaps, rendimiento de los motores, presión, etc. Su capacidad de almacenamiento es de un total de veinticinco horas.
  • Cockpit Voice Recorder (CVR): la grabadora de voces de cabina recopila todo el sonido que se produce en la cabina de la aeronave. Gracias a ella podemos tener conocimiento de si saltó alguna alarma o señal acústica de emergencia, si hubo comunicación con la torre de control, si hubo algún incidente o tercera persona en cabina, si los pilotos estaban conscientes o, sin ir más lejos, escuchar las conversaciones que los pilotos mantuvieron en los momentos previos al accidente. Registra las dos últimas horas previas al accidente.

Los grandes avances tecnológicos permiten que los aviones modernos cuenten con equipo de instrumentos de alto nivel. Entre ellos se encuentran las cajas negras, gracias a la información de las cuales podemos llegar a reconstruir la secuencia de hechos previos a un accidente aéreo.

Continúa leyendo