Cómo formatear un disco duro fácilmente paso a paso (en Windows y Mac)

Formatear un disco duro nos ofrece la posibilidad de borrar todo su contenido y comenzar a utilizarlo de nuevo casi desde cero, convirtiéndose en una posibilidad útil excelente a la hora de corregir posibles problemas. Te explicamos cómo lo puedes hacer fácilmente.

Cómo formatear un disco duro fácilmente
Foto: Istock

Con el paso del tiempo, es normal que el disco duro de nuestro ordenador pueda acabar experimentando algunos fallos debido al desgaste, a la existencia de virus o malware, o bien programas y aplicaciones que generan conflictos en el sistema. De hecho, con el uso continuo, es normal que el ordenador termine ralentizándose, algo que ocurrirá tarde o temprano, dependiendo de lo cuidadosos/as que seamos a la hora de utilizarlo.

En lo que al disco duro se refiere, debemos tener en cuenta que se trata de un dispositivo mecánico especialmente diseñado para almacenar, conservar y manipular datos. Lo utilizamos de forma constante, por lo que a la larga es normal que se produzcan algunos fallos.

Como recomiendan muchos expertos, si lo que deseamos es extender la vida útil de nuestro disco duro (independientemente de que se trate de un disco duro interno o externo), es imprescindible tomar una serie de medidas básicas con la finalidad de proteger al máximo sus componentes, así como tener especial cuidado a la hora de operar con nuestro ordenador. 

Por un lado, llevar a cabo determinadas copias de seguridad, especialmente cada cierto tiempo, y desfragmentar el disco duro son dos opciones útiles que nos ayudan a evitar la pérdida de datos. O, bien, a recuperar la información perdida en caso de que se haya producido algún tipo de incidencia. 

En cualquier caso, formatear un disco duro se convierte en una de las soluciones más simples, rápidas y sencillas de poner en orden ese determinado dispositivo, borrando los datos y archivos antiguos, limpiando los registros sobrecargados (que pueden hacer que el ordenador funcione y trabaje muy lentamente), y además eliminará los virus que podrían estar ocasionando daños al sistema. Por tanto, ¿de qué manera podemos formatear nuestro disco duro?

Formateando nuestro disco duro en Windows

En primer lugar, debemos escoger el formato adecuado para nuestro disco duro. Dado que se trata de un ordenador con Windows que únicamente utiliza Windows, lo más recomendable es optar por NTFS (New Technology File System), el sistema de archivos nativo de este sistema operativo, y el comúnmente utilizado por la mayoría de los discos duros cuando han sido formateados previamente para este sistema de archivos. 

A la hora de formatear el disco duro, debemos conectar la unidad al ordenador, y abrir el Explorador de Windows. Debemos situarnos justo encima de la unidad, hacer clic con el botón derecho encima de esa unidad y escoger la opción Formatear, que aparecerá disponible en el menú desplegable. 

Seleccionamos el sistema de archivos que deseamos (en este caso NTFS), le asignamos un nombre a nuestra unidad en Etiqueta de volumen, y nos aseguramos de que la casilla ‘Formato rápido’ se encuentra marcada. Pulsamos sobre el botón Inicio, y el ordenador comenzará automáticamente a formatear la unidad.

Cómo formatear un disco duro en macos
Foto: Istock

Formateando nuestro disco duro en macOS

En caso de contar con un Mac, recuerda que el sistema de archivos es diferente a Windows. Por ejemplo, si planeas utilizar el disco duro para llevar a cabo copias de seguridad de Time Machine en una Mac, y únicamente utilizamos macOS, lo aconsejable es optar por HFS +.

También nos encontramos con FAT32, un sistema de archivos más antiguo que casi todos los sistemas pueden usar (incluyendo Windows), pero que no es muy bueno para almacenar películas o archivos grandes, dado que dispone de un límite de tamaño de 4 GB por archivo.

Para empezar con el proceso, debemos conectar nuestra unidad y abrir Finder. Pulsamos en el menú Ir, seleccionamos Utilidades (en el menú desplegable) y abrimos la aplicación Utilidad de discos.

Escogemos ahora nuestra unidad externa, que encontraremos situada en la barra lateral izquierda, y pulsamos sobre Borrar. Le asignamos un nombre a la unidad, elegimos el sistema de archivos, y pulsamos finalmente sobre Borrar. El sistema formateará la unidad automáticamente.

Finalmente, cuando el proceso se haya completado, será posible abrir la unidad externa pulsando sobre el icono de la unidad que encontraremos en el escritorio de nuestra Mac.

Continúa leyendo