Cómo extraer y copiar una película en DVD

Si dispones de un DVD en mal estado, que contiene una de tus películas favoritas, y deseas hacer una duplicación del contenido de ese disco con la finalidad de protegerlo al máximo y evitar posibles pérdidas, lo cierto es que es perfectamente posible extraerlo para guardarlo en el ordenador. Te explicamos cómo.

Cómo extraer y copiar una película en DVD
Foto: Istock

Aunque hoy en día la reproducción de películas digitales, a través de plataformas de streaming, se ha convertido en una de las formas más conocidas y populares, todavía hay usuarios que disfrutan comprando sus películas favoritas en tiendas y centros comerciales, en formato DVD y Blu-Ray

Esto es debido principalmente a que el catálogo de muchas de estas plataformas no es tan completo como en ocasiones nos gustaría, de tal forma que en muchos momentos lo más probable es que no encontremos esa película que tanto nos gustaría ver en esos instantes. Por tanto, lo único que nos queda es acudir a una tienda cercana, cruzar los dedos para que la tengan, y comprarla.

No obstante, si te la acaba de prestar un amigo, y te gusta tanto que deseas tenerla contigo para siempre (para, por ejemplo, poder verla cada cierto tiempo sin la necesidad de tener que volvérsela a pedir en distintas ocasiones), una posible solución es extraer los datos de ese DVD y copiarlo, una opción adecuada si, evidentemente, dispones de un ordenador con grabadora de DVD, y evidentemente, cuentas también con un DVD en blanco (vacío). 

Eso sí, recuerda que este proceso es únicamente válido cuando la película en cuestión no está sujeta a derechos de autor, y, sobre todo, cuando después de copiarla no se distribuye o se pone a la venta.

Extrayendo (ripeando) la película

En primer lugar, como te hemos mencionado brevemente en las líneas anteriores, es imprescindible asegurarnos de que disponemos de todo el equipo imprescindible. Esto significa contar con un ordenador con Windows o Mac, un lector-grabador de DVD y un disco de DVD+R o DVD-R en blanco.

Una vez lo tenemos todo, necesitamos una aplicación que extraiga el contenido del DVD original. Una opción interesante es el programa MakeMKV. Después de completar el proceso de instalación, es necesario abrir el programa. Introducimos el DVD original en la unidad de discos, e inmediatamente el programa lo reconocerá.

Ahora debemos hacer clic en el icono donde se muestra una unidad de disco de gran tamaño. Una vez seleccionado el disco, el programa nos indica una lista de capítulos y segmentos que pueden ser extraídos y copiados. En caso de querer copiar únicamente la película en sí solo debemos seleccionar el título más largo (o el archivo más grande), y desactivar el resto de las casillas.

Finalmente, cuando hemos seleccionado solo las partes que nos interesan, debemos presionar sobre el botón Make MKV. El programa comenzará a extraer el contenido del DVD, lo que tardará más o menos en función del tamaño del archivo y de las especificaciones técnicas de nuestro ordenador. 

Transcodificando el archivo

Una vez el archivo ha sido extraído, es probable que dispongamos de un archivo bastante grande, el cual debe ser transcodificado con la finalidad de poder ser utilizado en distintos dispositivos. Una opción útil la encontramos en HandBrake, una aplicación igualmente gratuita que nos ayudará muchísimo en el proceso.

Debemos hacer clic en Fuente, y seleccionar el archivo que el programa anterior ha acabado de copiar. Ahora simplemente debemos escoger donde deseamos ver el vídeo, gracias a que los desarrolladores del programa han creado una serie de ajustes preestablecidos para una amplia diversidad de dispositivos. Así, una vez seleccionada alguna de las opciones disponibles, el programa ajustará automáticamente todas las configuraciones.

Escogemos un lugar donde almacenar el archivo transcodificado, y pulsamos sobre Iniciar. Una vez se haya completado el proceso, dispondrás de un nuevo archivo, perfectamente configurado para poder ser reproducido en el dispositivo que hayas escogido.

También te puede interesar:

Continúa leyendo