Cómo evitar que tu móvil sea hackeado

Una vez que el móvil se ha visto comprometido, los “malos” pueden hacer cualquier cosa con él y nuestros datos y esconderse en cualquier lugar.

iStock

La mayoría de los ataques maliciosos se originan a partir de uno de los tres vectores: ejecutar programas tipo caballo de Troya, software sin parches y a través de respuestas a correos electrónicos de phishing. Mejorar la prevención de estas tres brechas de seguridad hará menos probable que tengamos que confiar en la precisión de un software antimalware.

 

Que nuestro móvil sea hackeado es, actualmente, una de las peores cosas que te pueden pasar a nivel tecnológico (tenemos casi de todo en nuestro móvil), y casi todos lo han experimentado de una forma u otra en algún momento. Los datos pueden estar en miles de lugares ocultos a los que los hackers expertos podrían tener acceso. Dado que los métodos son cada vez más creativos y furtivos, es importante que nos protejamos.

 

Cómo proteger nuestro móvil



-
Tomar medidas de precaución: Hemos de asegurarnos de tomar medidas para proteger los datos confidenciales en nuestro dispositivo móvil para el futuro. Si alguna vez decides vender tu teléfono usado, esta parte es especialmente importante.


-
Utilizar la verificación en dos pasos. Hay que emplear la verificación en dos pasos en todos los inicios de sesión importantes. Esto puede incluir el banco, redes sociales o correos electrónicos. Así, incluso si alguien obtiene nuestra contraseña, no podrá iniciar sesión. Recibiremos una notificación sobre el intento de inicio de sesión y podremos denegar su acceso. El siguiente paso, es cambiar la contraseña para evitar más intentos de hackeo.


-
No clicar a lo loco en los enlaces. Si recibimos un correo electrónico o mensaje de texto con un enlace extraño, ten cuidado. Asegúrate de consultar con la fuente para verificar que el enlace es legítimo antes de hacer clic: puedes descargar accidentalmente una aplicación espía o dar acceso al teléfono a alguien sin darte cuenta. Además, los bancos nunca pedirán la contraseña o número PIN, así que ten cuidado con esas otras personas que dicen ser el banco y solicitan esta información sensible.

 

También te puede interesar:

- No utilices redes Wi-Fi abiertas. Si es absolutamente necesario, entonces hazlo pero sin acceder a sitios web importantes y no escribas tu contraseña en ningún lado. Supón que alguien está mirando lo que estás haciendo en todo momento -aunque no te des cuenta-. Por último, obliga a tu teléfono a olvidar la red wi-fi empleada cuando salgas del lugar.


-
Lleva una batería móvil extra. Para evitar enchufarlo a las estaciones de carga de lugares no conocidos, asegúrate de contar con una carga extra a mano para usar. Hay opciones muy económicas y livianas para guardar en el bolso, en el coche o incluso en el bolsillo durante muchos días lejos de una toma de corriente.


-
Nunca olvides dejar una contraseña puesta para acceder al teléfono. Esto puede parecer obvio, pero hay un alto porcentaje de personas que prefieren no tener que escribir una contraseña o marcar un patrón cada vez que abren el móvil.. Una de las formas más fáciles de proteger nuestros datos es proteger el acceso al teléfono, así que debemos tener siempre una contraseña activada.

 

- Mantén el móvil actualizado y abstente de hacer "jailbreak" a tu teléfono (suprimir las limitaciones del sistema). Eso alterará las configuraciones de seguridad que lo protegen. Y te pondrás en riesgo.

 

La piratería de teléfonos es un problema real. Puede afectar negativamente a nuestra privacidad y nuestras finanzas. También puede causar problemas a la empresa para la que trabajamos, que probablemente acabe en un problema también para ti, incluso si no has hecho nada malo. Ser consciente y adoptar una buena higiene de seguridad en el móvil es una contramedida efectiva.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo