Cómo crear una imagen ISO con Windows XP desde una carpeta

Contar con una imagen ISO del sistema de instalación y / o de arranque de Windows XP nos ofrece la posibilidad de poder volver a instalar el sistema operativo desde cero. Y hacerlo desde una carpeta es una opción esencial cuando no disponemos del disco de instalación.

Cómo crear una imagen ISO con Windows XP desde una carpeta
Foto: Istock

Un archivo ISO (a menudo también conocido bajo el nombre de imagen ISO) consiste en un archivo que contiene una copia o imagen idéntica a los datos que podemos encontrar en un disco óptimo, como por ejemplo podría ser el caso de un CD o un DVD. A menudo es una opción útil para llevar a cabo copias de seguridad de discos ópticos, o bien para distribuir grandes conjuntos de archivos destinados a ser grabados posteriormente en un disco óptico.

Podríamos definirlo incluso como una copia completa de todo lo que se encuentra almacenado en un CD, DVD o Blu-Ray, incluyendo el propio sistema de archivos. De hecho, se trata de una copia sector por sector del disco, no realizándose para ello ningún tipo de compresión. La idea básicamente es que se trate de una copia digital exacta de un disco, para luego poder utilizar esa imagen con la finalidad de grabar un nuevo disco, que a su vez sea una copia exacta del contenido original.

La mayoría de los sistemas operativos también nos permiten la posibilidad de montar una imagen ISO como un disco virtual, en cuyo caso todas las aplicaciones serán tratadas como si se hubiera insertado un disco óptico real.

En caso de que nuestro ordenador viniera hace algunos años instalado con Windows XP, pero no venía con un disco de instalación físico, es posible que en algún que otro momento te hayas preguntado de qué manera realizar una reinstalación del sistema operativo en caso de producirse alguna incidencia. Por suerte, es perfectamente posible crear un disco de instalación de Windows XP con los archivos presentes en el disco duro del ordenador.

Creando una imagen ISO de instalación de Windows XP desde una carpeta

En primer lugar, debemos crear una nueva carpeta. Para simplificar el proceso, podemos asignarle a la carpeta el nombre WINXP, y colocarla en el directorio raíz de nuestro disco duro. Justo en esta carpeta se alojará de forma temporal la instalación de Windows.

Ahora debemos copiar los archivos de instalación. Para crear un disco de arranque desde esta carpeta es necesario disponer de una carpeta i386 en el ordenador. Es posible encontrarla en la raíz del disco duro de instalación de Windows, siendo su ubicación más típica C:\i386\. Una vez la hemos encontrado, debemos copiar esta carpeta a la carpeta que hemos denominado WINXP. Eso sí, debemos copiar los archivos, nunca cortarlos o moverlos.

Después de hacerlo, deberíamos tener una carpeta llamada i386 en la carpeta WINXP. Dicho de otra forma, sería algo así: C:\WINXP\i386\.

Ahora necesitamos crear el archivo de texto de Windows. Para ello, nos colocamos en la carpeta WINXP y hacemos clic con el botón derecho del ratón en la ventana. Seleccionamos Nuevo y luego Documento de texto, cuyos accesos encontraremos en el menú desplegable que acaba de aparecer.

Archivo ISO
Foto: Istock

En el documento de texto escribimos simplemente la palabra “Windows” (sin las comillas), y agregamos un único espacio después. Solo tendremos que presionar Enter una sola vez. Pulsamos sobre Guardar y configuramos el nombre de archivo como “WIN51” (en este caso con las comillas, para asegurarnos de que el archivo se guardará sin ningún tipo de extensión).

Ahora debemos añadir la última actualización de Service Pack. Para ello solo tenemos que descargar el archivo de instalación del Service Pack proporcionado por Microsoft, descargando solo el paquete que se instaló por última vez. Si, por ejemplo, hemos instalado SP3, entonces debemos cambiar el nombre del archivo descargado a XPSP3.exe, y colocarlo en la raíz de nuestra unidad C: principal.

Abrimos la aplicación de símbolo del sistema, escribimos el siguiente comando y presionamos Enter: C:\XPSP3.EXE/integr:C:\XPSETUP.

Una vez hecho esto, es necesario descargar el sector de arranque de Windows, pudiendo descargarlo fácilmente de una fuente confiable, legal y gratuita. Eso sí, es imprescindible asegurarnos que descargamos la versión con el idioma correcto. Después de encontrarlo y descargarlo, colocamos imagen de arranque en la raíz de nuestra unidad C:. Normalmente es denominado w2ksect.bin.

Ahora debemos proceder grabar nuestro CD, que servirá de copia como disco de instalación de Windows XP. La aplicación ImgBurn se convierte en una opción interesante, principalmente porque se trata de un programa gratuito útil para crear discos de arranque.

¿Cómo utilizarlo? Es muy sencillo: Debemos abrir el programa y cambiar al modo Construir. Una vez hecho esto, en el menú de salida, debemos escoger que estamos creando una imagen en nuestro disco duro, o bien grabando los datos en un disco en blanco. Ahora tenemos que arrastrar y soltar la carpeta WINXP en ImgBurn, seleccionar la pestaña Opciones, cambiar el sistema de archivos a ISO9660, y asegurarnos de que la casilla Recurse Subdirectories esté marcada. 

Ahora seleccionamos la pestaña Avanzado y luego la pestaña Disco de arranque. Aquí escogemos la opción Hacer que la imagen sea de arranque, hacemos clic en el icono de la carpeta y seleccionamos el archivo w2ksect.bin que descargamos anteriormente. Finalmente cambiamos el valor de Sectores de 1 a 4, y pulsamos sobre el botón Escribir o Generar.

Cuando se haya completado el proceso, el CD funcionará como un CD de instalación de arranque de Windows XP.

También te puede interesar:

Continúa leyendo