Cómo configurar una VPN en Windows 10

Conectarse a través de una VPN puede ser una opción útil y recomendada cuando, por ejemplo, tendemos a conectarnos a una red Wi-Fi pública y accedemos a algunos servicios personales, como por ejemplo podría ser el caso del correo electrónico o incluso nuestras cuentas bancarias. Descubre cómo podrías configurar una en Windows 10.

Cómo configurar una VPN en Windows 10
Foto: Istock

Imagínate que dispones de un ordenador portátil con Windows 10 instalado como sistema operativo, y de repente te conectas a una red Wi-Fi pública con la intención de revisar el correo electrónico y leer las últimas noticias. Además, de repente, recuerdas que tenías que tramitar una transferencia bancaria urgente, y accedes a tu cuenta bancaria en cuestión de minutos para realizarla.

¿Alguna vez te has preguntado si alguien, en algún lugar, podría revisar y ver nuestra actividad en línea? Es evidente que se trata de algo completamente razonable, especialmente si tenemos en cuenta que aún cuando accedamos a una red Wi-Fi pública con clave, sigue siendo pública y no disponemos del control suficiente para saber que nadie podría acceder a nuestros datos.

En estos casos, disponer de una red privada virtual (VPN) puede ser una opción sumamente interesante, ya que nos podría ser de muchísima utilidad a la hora de proteger nuestra información de miradas indiscretas y, sobre todo, recuperar cierta privacidad en línea, en especial en aquellos momentos en los que nos encontramos fuera de casa y / o accedemos a Internet a través de una conexión pública.

Incluso cuando nos encontremos en casa, si bien es cierto que no tendríamos por qué preocuparnos tanto de que alguien pueda espirar nuestra red Wi-Fi precisamente porque somos el propietario de la red (eso sí, siempre y cuando esté protegida), una VPN también podría ser útil. Por ejemplo, cuando igualmente deseamos proteger nuestra identidad e IP pública tanto a la compañía telefónica como a los diferentes buscadores.

Volviendo al principio, si dispones de Windows 10 como sistema operativo, lo cierto es que configurar una VPN es sencillo y simple. Te explicamos cómo puedes hacerlo fácilmente.

Configurando una VPN en Windows 10

Para poder conectarnos a una determinada VPN necesitamos, en primer lugar, disponer de un perfil de VPN en nuestro equipo. Es posible crear un perfil VPN por nuestra cuenta, de forma individual, o bien configurar una cuenta profesional con la intención de obtener un perfil de empresa.

Eso sí, los pasos a seguir en un principio pueden ser diferentes dependiendo de si se trata de la primera o segunda opción. Si vamos a utilizar la VPN para el trabajo, es necesario buscar la configuración del servicio, o bien preguntar al Departamento de Sistemas si dispone de una aplicación VPN (por ejemplo, en el sitio de Intranet de la empresa cuando nos encontremos en el trabajo). Sin embargo, si se trata de un servicio VPN para uso personal, una opción útil es acceder a Microsoft Store y descubrir si existe una app para dicho servicio.

Luego, debemos pulsar sobre el botón Inicio, Configuración, Red e internet, dirigirnos a VPN y, finalmente, pulsar sobre Agregar una conexión VPN. Una vez hecho esto, se nos abrirá una nueva ventana donde podremos continuar configurando la conexión en sí.

Para ello, en Proveedor de VPN es recomendable escoger la opción Windows (integrado). En el recuadro Nombre de la conexión debemos escribir un nombre específico con el que deseemos reconocer dicha conexión. En Nombre de servidor o dirección debemos escribir la dirección del servidor, y en Tipo de VPN seleccionar qué tipo de conexión deseamos crear.

Finalmente, en Tipo de información de inicio de sesión escogeremos el tipo de información de inicio de sesión o las credenciales que vayan a ser utilizadas (nombre de usuario y contraseña), y, para terminar, pulsamos sobre Guardar.

Conectándonos a la VPN recién creada

Una vez dispongamos de un perfil de VPN, y si lo hemos hecho adecuadamente, podremos conectarnos a la red. Para conseguirlo simplemente debemos situarnos en el extremo derecho de la barra de tareas, y pulsamos sobre el icono Red.

Ahora simplemente escogemos la conexión VPN que deseemos usar, y pulsamos sobre el botón Conectar. Eso sí, en caso de que se abra automáticamente la sección VPN en Configuración, simplemente tenemos que seleccionar la conexión VPN Y, luego, pulsar sobre Conectar.

Es probable que los datos de acceso ya estén guardados. En caso contrario, si el sistema nos pide escribir el nombre de usuario y la contraseña, deberemos volver a introducirlos de nuevo.

Aunque los pasos indicados anteriormente son útiles para configurar una VPN desde cero, recuerda que también existen muchos servicios de VPN que puedes contratar en Internet, y que disponen además de aplicaciones especialmente diseñadas para facilitar el proceso. De esta forma, una vez contratado el servicio, tan solo debemos descargarnos la aplicación, instalarla y conectarnos a través de ella.

Continúa leyendo