Cómo configurar una dirección IP estática en Mac

Aunque lo más común es que nuestro router nos proporcione una IP dinámica, la cual cambia cada cierto tiempo, en ocasiones es posible que ocurran conflictos con otros dispositivos conectados a la red. En estos casos, establecer una dirección IP estática puede ser de mucha utilidad. Te explicamos cómo hacerlo en Mac.

Cómo configurar una dirección IP estática en Mac
Foto: Istock

Una dirección IP consiste en un número único que, en una determinada red TCP / IP, es asignado a cada uno de los dispositivos conectados a ella. Como ocurre, por ejemplo, con la dirección física de nuestro domicilio, que le damos a la empresa de mensajería para que nos llegue la última consola de videojuegos, las direcciones IP identifican ordenadores y dispositivos, y les permite comunicarse entre sí.

De forma interna, las direcciones IP se almacenan como números. Cuando navegamos por Internet, se utiliza el sistema de nombres de dominio (DNS) como si de una libreta de direcciones se tratase, de manera que podemos utilizar palabras en lugar de números para navegar por nuestras páginas web favoritas.

Sin embargo, cuando escribimos una determinada URL en el navegador, en realidad estamos utilizando el DNS para buscar la dirección IP que tiene ese dominio. Por ejemplo, si escribimos www.muyinteresante.es en el navegador, DNS devuelve la dirección IP 31.170.100.121.

Mientras que existen dos versiones de dirección IP de uso común (iPv4 e iPv6), es posible utilizar una dirección IP dinámica (lo más habitual), o una dirección IP estática. Como su propio nombre indica, una dirección IP estática consiste simplemente en una dirección IP que no cambia.

Por tanto, una vez asignada una dirección IP estática a un dispositivo, ese número permanecerá igual hasta que cambie la arquitectura de la red, modifiquemos la numeración o demos de baja al dispositivo.

Configurando una dirección IP estática en Mac

Los pasos a seguir a la hora de configurar una dirección IP estática en Mac es bastante sencillo, ligeramente similar a los pasos que se deben seguir cuando, por ejemplo, deseamos llevar a cabo este cambio en Windows.

Para hacerlo, debemos dirigirnos al menú principal de inicio de macOS (pulsando en el icono de Apple, que encontraremos situado en la parte superior de la pantalla), y luego accedemos al apartado Red pulsando sobre el icono correspondiente.

Nos situamos justo encima de la conexión que nos encontremos utilizando en ese momento (en el apartado o sección de la izquierda de la ventana que acaba de abrirse), y en el apartado Configurar IPv4, pulsamos sobre Manualmente.

Ahora, aparecerá un nuevo apartado donde tendremos que introducir la dirección IP personalizada, la máscara de subred, y el router. En el caso del servidor DNS, por ejemplo, podemos utilizar el de Google, que es 8.8.8.8, mientras que el dominio de búsqueda dependerá de su red.

Finalmente, pulsamos sobre Aplicar y esperamos a que la conexión a Internet se restaure una vez se han llevado a cabo los cambios.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo