Cómo conectar un ratón con cable en el iPad

El iPad dispone de una pantalla táctil sumamente efectiva, en ocasiones es posible que necesitemos ir un poco más allá y empezar a usar un ratón con el dispositivo. Si dispones de un ratón con cable te explicamos cómo puedes usarlo.

Cómo conectar un ratón con cable en el iPad
Foto: Istock

Aunque es cierto que el iPad dispone de una pantalla táctil realmente cómoda y simple de usar, es posible que, en algunas ocasiones, deseemos sustituir nuestros dedos (o nuestro lápiz táctil) por un ratón, de la misma manera que si estuviéramos usando un ordenador de sobremesa o un ordenador portátil.

Se trataría, es cierto, de una posibilidad que puede ayudar a incrementar y mejorar notablemente la experiencia a la hora de usar y trabajar con el iPad. 

Y, como ya te hemos explicado en alguna que otra ocasión, la conectividad inalámbrica incluida en el dispositivo a través de la conexión Bluetooth hace perfectamente posible el uso de un ratón inalámbrico sin cables, de forma cómoda y práctica, no solo en lo que se refiere al emparejamiento, sino al uso del dispositivo.

Pero, ¿qué hacemos con el ratón con cable? ¿Sería posible igualmente utilizarlo de forma similar a como lo hacemos con el dispositivo inalámbrico? ¿O podrían surgir algunos problemas de compatibilidad?

Por suerte, es igualmente viable utilizar un ratón con cable con el iPad, siempre y cuando lo conectemos mediante el puerto Lightning o USB-C de nuestro iPad. De esta forma, y una vez lo conectemos, podríamos comenzar a usarlo como lo haríamos en un ordenador

Conectando y configurando un ratón con cable en el iPad

Antes de empezar con el proceso debemos asegurarnos de que en nuestro iPad se está ejecutando la versión iPadOS 13.1 o superior, y que, además, disponemos del tipo correcto de adaptador, lo que dependerá del modelo de iPad que tengamos.

Por ejemplo, mientras que la mayoría de los iPad necesitarían un adaptador USB-A a Lightning, en el caso del iPad Pro necesitaríamos un adaptador USB-A a USB-C.

Para conectarlo, tan solo debemos usar el adaptador para conectar el ratón con cable directamente al iPad. Una vez hecho esto, podemos acceder a Ajustes y Accesibilidad, y luego sobre AssistiveTouch, que deberemos activar deslizando el interruptor. A partir de ese momento, debería aparecer un gran cursor circular en la pantalla.

Para comprobar si todo funciona como es debido debemos mover el cursor para confirmar que el dispositivo responde a nuestros movimientos. 

A partir de ese momento, podremos disfrutar cómodamente de nuestro iPad navegando por su sistema operativo y apps con la ayuda del ratón con cable. Eso sí, recuerda que al tener cable siempre necesitarás estar en una mesa de escritorio, no pudiendo usarlo en cualquier otro lugar.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo