Cómo comprar con plena seguridad por internet

Cuando realizas una compra por Internet haz de evitar cualquier tipo de actitud que te permita ser un cebo para los estafadores.

Hemos cambiado nuestros hábitos de consumo, y las compras que realizamos mediante nuestro ordenador o smartphone no paran de crecer. Sobre todo ha sido la pandemia la desencadenante de un fenómeno que lleva años pujando. Sin embargo, comprar desde un dispositivo móvil no está exento de riesgos. Quienes juegan con las ilusiones de los compradores no paran de tender trampas y ponerlo todo cada vez más difícil. Protegerse de los intentos de estafa es la única respuesta, por eso, desvelamos los detalles que pueden evitar que caigas en alguna de estas triquiñuelas y, de paso, que te ahorres un disgusto.

Comprar de forma segura por internet: las claves 

Hay muchas maneras de evitar ser estafado, pero la principal es siempre aplicar el sentido común a la hora de comprar. Si encuentras un artículo, generalmente tecnológico, a un precio escandalosamente bajo, piensa mal. Nadie va a ofrecerte un teléfono móvil de gama alta y de última generación por 100 euros, a menos que se trate de una falsificación. Los estafadores son conocedores de las ansias que se apoderan de muchos consumidores en certos momentos, por lo que hay que comprar con la cabeza fría.

Las páginas web de confianza aplican protocolos seguros. ¿Qué quiere decir esto? Que aplican unos cifrados que ayudan a que las transacciones se realicen correctamente. Reconocerás las páginas web seguras por tener un candado al principio de la barra de direcciones. Por tanto, vivas a comprar en una web y no se sigue ese protocolo de seguridad, mejor que busques otro lugar.

A veces encontramos un producto en una web que desconocemos, pero el precio es tentador. Si no se tienen referencias, ¿qué hacemos? Buscar en  Google las opiniones de otras personas que hayan comprado allí antes que tú. Simplemente teclea "nombre de la web + opiniones". Si no encuentras nada, mejor no intentarlo.

Las páginas que se diseñan para estafar no suelen ofrecer datos de contacto, y si lo hacen, son falsos. Para salir de dudas, nada mejor que herramienta Whois. Proporciona la información técnica y los datos de registro de los titulares de un dominio registrado, es decir, quién esta detrás. Para consultarlo puedes recurrir a múltiples webs, esta es una de ellas. Escribe el nombre del dominio y lo sabrás.

Otra de las características de las webs destinadas a timarte es que cuentan con una traducción pésima, hecha con cualquier programa automático. Por esa razón es siempre muy conveniente que te detengas a leer con calma. Si lo que ves te suena raro, es conveniente buscar en otro sitio.

La prisa, la peor enemiga

En nuestra sociedad todo ocurre muy deprisa, y esa condición´ón es aprovechada por los estafadores para forzarte a comprar. "Últimas unidades", "Se agotan" y frases similares pretenden captar tu atención para que cierres la compra pronto. Pero no es lo mismo que una de estas sentencias aparezca en una web como la de Amazon, que es totalmente segura, a que venga de una web desconocida.

 

 

 

Por eso, a la hora de comprar nunca debemos dejarnos llevar por la celeridad. Esta prisa se une además a un precio sin rival, por lo que se conjugan para formar la alianza perfecta. Ellos son los que tienen prisa por vender, no tú por comprar nada.

Algunas de las estafas más comunes llegan a través del correo electrónico y el teléfono, mediante un SMS. El phishing es un viejo conocido que solo va a utilizar un cebo para que piques. Imitan la página web de una tienda reconocida, pero lo que venden no existe. El resultado puede ser desastroso, desde infectar tu equipo a obtener de manera ilegal los datos de tu tarjeta de compra. En caso de que llegue al correo algo sospechoso, lo mejor es ponerlo en conocimiento del SAT de la web original y preguntar si esa promoción que te acaba de llegar esta vigente. 

Hablando de correos electrónicos, fíjate el dominio desde el que se envían. Si no es el de ese sitio en cuestión, una tienda online reconocida, y es otro con una extensión extraña, sabes que tienes ante tus ojos un intento de estafa.

Una buena forma de minimizar los riesgos de estafa al comprar por internet es el de utilizar una tarjeta virtual prepago que cargarás con el saldo correspóndete a esa compra antes de finalizarla. Así, si los estafadores tienen acceso a ella, solo podrían llevarse el dinero que tengas precargado. O bien, puedes usar plataformas de pago tipo PayPal o Payoneer, que en caso de inconveniente suelen responder devolviendo el importe de la compra. Los seguros de las tarjetas de débito y crédito también cubren este tipo de incidentes, previa presentación de la pertinente denuncia.

Me han estafado, ¿qué hago?

Tras las lógicas lamentaciones, siempre has de presentar denuncia ante los cuerpos de seguridad. Para ello, aporta toda la documentación que tengas, recibos, correos electrónicos, pantallazos o comunicaciones. Y también puedes ayudar a los demás a evitar que caigan. Las redes sociales son unas buenas aliadas, para ello, publica que hay una web que se dedica a estafar, no es necesario que anuncies que el estafado has sido tú. Evitarás con ello que otras personas caigan en esa trampa.

La justicia, aunque lenta, termina actuando. Por la misma razón, si los estafadores se terminasen arrepintiendo y te retornan el dinero, jamás retires la denuncia. Una banda profesional no se arrepiente nunca, pero sí un particular que ha realizado una venta fraudulenta por cualquier plataforma de ventas, sobre todo si la comunicación se mantiene y le comunicas que ya está denunciado. Así evitarás que vuelva a hacerlo y que cumpla con una sanción.

A pesar de las trampas que pueblan internet, que tu compra sea segura solo depende de un poco de sentido común y de no tomarse ninguna prisa por finalizar una compra. De esta manera, seguro que tu experiencia es mucho más positiva siempre.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo