Cómo aumentar la velocidad de Windows XP

Aunque Windows XP se caracteriza por ser una versión del sistema operativo de Microsoft que tiende a funcionar de manera más o menos estable, en ocasiones, con el paso del tiempo, puede acabar ralentizándose. Si todavía continúas usándolo, te explicamos de qué forma puedes mejorar su velocidad.

Cómo aumentar la velocidad de Windows XP
Foto: Istock

Aunque después de la llegada de este sistema operativo en el año 2001, se han lanzado oficialmente otras 4 ediciones más renovadas de Windows (Windows Vista, Windows 7, Windows 8 y el actual, Windows 10), todavía existen muchísimos usuarios que prefieren continuar utilizando Windows XP. Incluso en la Administración Pública sorprende descubrir que se trata de uno de los SO de referencia en muchos estamentos públicos.

Tanto si lo utilizas en casa como en el trabajo, es muy probable que ya te hayas percatado de algo en todos estos años: en ocasiones, este sistema operativo puede acabar funcionando de forma tremendamente lenta. Y es que si no se realiza un mantenimiento regular, con el paso del tiempo los archivos grandes (o excesivos, incluso muchos de ellos innecesarios), los programas y otros problemas pueden ralentizarlo.

Por suerte, no es del todo necesario actualizar Windows, especialmente si continúas contento con el funcionamiento de XP. Y tampoco tienes por qué comprarte un ordenador nuevo o actualizar el que ya tienes para resolver el problema. Al contrario, solo siguiendo unos simples y sencillos pasos podrías conseguir acelerar el sistema operativo, incluso de forma drástica.

Acelerando drásticamente la velocidad de Windows XP

Siempre que vayamos a hacer un cambio importante en cualquier versión de Windows, recuerda que es importante crear un punto de restauración, que nos permitirá literalmente dar marcha atrás en caso de que se produzca alguna incidencia, ya que puede restaurar configuraciones y programas a partir de una determinada fecha. De esta forma, si las cosas salen mal y Windows se daña, es posible restaurar a ese punto mediante el acceso con modo seguro.

Para crear el punto de restauración solo debes abrir Restaurar sistema, que encontrarás dentro de Panel de control y, finalmente, en Rendimiento y mantenimiento

Una vez hecho esto, podemos optar por seguir una serie de pasos básicos que nos ayudarán a la hora de limpiar nuestro ordenador, y optimizarlo completamente. No obstante, ten en cuenta que los consejos que te vamos a proponer son para usuarios avanzados:

  • Convertir el disco duro a NTFS. Es posible que la unidad de disco duro del ordenador utilice FAT16 o FAT32. Pero si lo convertimos a NTFS es posible que el rendimiento sea ligeramente mejor. Para hacerlo debemos presionar WinKey + R de forma simultánea, lo que abrirá el cuadro de diálogo Ejecutar. Ahora debemos escribir ‘CONVERT C: / FS: NTFS’, y tras pulsar aceptar, seguir las instrucciones para convertir la unidad a NTFS. 
  • Desactivar el arranque de la GUI. Cada vez que iniciamos Windows, es muy probable que al principio siempre veamos el logotipo de Windows XP y la tradicional barra de carga. Efectivamente, esto es el arranque de la GUI. Pero, como puedes imaginar, se trata de algo que en realidad no es muy útil, pudiendo afectar al tiempo de carga del sistema operativo. Para deshabilitarla, debemos presionar WinKey + R para volver a abrir el cuadro de diálogo Ejecutar, y escribir ‘MSCONFIG’. Dentro de la Utilidad de configuración de Microsoft, debemos luego pulsar sobre la pestaña Arranque, y marcar Sin arranque GUI.
  • Acelerar la navegación en el Explorador de Windows. Solo tienes que acudir a Mi PC, Herramientas, Opciones de carpetas y pulsar la pestaña Ver. Luego, deshabilita o desmarca las siguientes opciones: “Buscar automáticamente carpetas e impresoras de red”, así como “Iniciar carpetas en un proceso separado”.
  • Desactivar servicios innecesarios. Los servicios de Windows son procesos que esencialmente ejecutan el sistema operativo. Aunque algunos son tremendamente útiles, otros pueden no serlo tanto. Dentro del cuadro de diálogo Ejecutar escribimos ‘services.msc’. Una vez dentro de Servicios, podemos hacer clic en aquellos servicios que deseamos deshabilitar. Existen una serie de servicios comunes que pueden no ser tan útiles para la mayoría de los usuarios inexpertos, como por ejemplo podría ser el caso de: Registro remoto, Inicio de sesión secundario, Enrutamiento y Acceso remoto, Telnet, Windows Time, Upload Manager, Servicio de indexación, Messenger, Número de serie de medios portátiles y Uso compartido de escritorio remoto de Netmeeting, entre otros.

También existen otras opciones útiles, sobre todo menos técnicas, consistentes en instalar distintas aplicaciones que ayuden a limpiar el ordenador y a reordenar un poco el descontrol de archivos y programas.

Continúa leyendo