Cómo ampliar la señal WiFi con otro router inalámbrico que tengamos en casa

Aunque la conectividad WiFi nos ofrece muchas ventajas a la hora de poder conectarnos en casa fácilmente (o en otros lugares), siempre y cuando la señal llegue lo suficientemente bien, en ocasiones puede acabar convirtiéndose en un auténtico problema, en especial cuando hay alguna incidencia con su intensidad. Una forma de solucionarlo es ampliando la señal con la ayuda de otro router inalámbrico, que actuará de repetidor.

Cómo ampliar la señal WiFi
Foto: Istock

La conectividad WiFi nos ofrece la posibilidad de poder conectarnos a internet fácilmente desde cualquier lugar donde nos encontremos dentro de casa, siempre y cuando, claro está, dispongamos de la suficiente señal como para que la transmisión de los datos sea lo más limpia posible, sin pérdida de velocidad.

Sin embargo, es bastante probable que en diferentes momentos te hayas enfrentado a uno de los mayores inconvenientes de este tipo de conexión: la existencia de una señal débil, lo que podría ser debido a que nuestra red inalámbrica doméstica carezca de la intensidad o el alcance adecuados, ya sea por obstáculos que originan una reducción en la intensidad de la señal, interferencias de otros dispositivos que también envían ondas de radio, o incluso problemas técnicos relacionados con el dispositivo receptor.

En los últimos años, se han lanzado al mercado diferentes soluciones que pueden ser más o menos útiles, acabando en muchos casos con la mayoría de problemas relacionados con la pérdida de señal de la conexión WiFi. Un ejemplo lo encontramos en los amplificadores de señal, que básicamente se encargan de ampliar el espacio de cobertura de la red WiFi al amplificar o potenciar las señales ya existentes.

En resumidas cuentas, ofrecen la posibilidad de permitir que todos los dispositivos inalámbricos que se encuentren dentro de ese espacio de cobertura ampliado puedan conectarse a internet, o a una red inalámbrica similar (en caso de que haya sido configurado para tal fin). Así, tanto si nuestra casa cuenta con una sola planta, pero es bastante amplia, como si disponemos de varios pisos, es una opción excelente para que la conectividad llegue a prácticamente todos los lados. 

Pero pueden tener un problema: lo más probable es que necesitemos más de un dispositivo, por lo que, en ocasiones, requiere una inversión económica. Por suerte, ¿sabías que si tienes en casa un router inalámbrico olvidado desde hace tiempo y que no usas, lo puedes configurar para amplificar la señal WiFi? En este caso, es cierto, no se trataría de una amplificación de la señal como tal, sino que al conectarlo mediante conectividad Ethernet al router principal, este segundo enrutador funcionará como un extensor de la señal, al disponer también de su propia conectividad inalámbrica.

Utilizando un segundo router como punto de acceso

En primer lugar, es necesario determinar la dirección IP y la máscara de subred de nuestro enrutador principal, que es aquel que está conectado al módem, o directamente a la red de fibra. Para averiguarlo, una opción sencilla en Windows es abrir la aplicación de símbolo del sistema y escribir el comando ‘ipconfig / all’. Tendremos que anotar la dirección IP que aparezca como valor para “Puerta de enlace predeterminada”. En caso de utilizar Mac, solo tenemos que abrir la ventana de Terminal, escribir el comando ‘route -n get default’, y anotar el valor de la puerta de enlace.

Pongamos un ejemplo: imaginemos que la dirección IP de nuestro router principal es 192.168.30.1, y la máscara de subred 255.255.255.0. Ahora debemos abrir nuestro navegador web y escribir la dirección IP del enrutador, para acceder al panel de control router. Una vez dentro, debemos acceder al apartado de Configuración inalámbrita, y tomar nota del modo inalámbrico, el canal y el SSID. Al igual que apuntar la contraseña si hemos decidido proteger nuestra conectividad Wi-Fi, así como el modo de seguridad usado (WPA, WEB o WPA2).

Ahora le llega el turno a configurar nuestro segundo enrutador como repetidor. Para ello, debemos restablecer este segundo enrutador con los valores predeterminados de fábrica. ¿Cómo conseguirlo? Muy sencillo: presiona el botón de restablecimiento que encontrarás en la parte trasera, con la ayuda de un alfiler, durante unos 10 segundos. 

Ahora conectamos este segundo enrutador a nuestro ordenador con la ayuda de un cable Ethernet, y colocamos el extremo del cable en cualquiera de los puertos LAN del enrutador. Evidentemente, el router debe estar encendido.

Abrimos nuevamente el navegador web e introducimos la dirección IP 192.168.1.1 (dado que es la más probable). Eso sí, en caso de que se trate de un router del fabricante Linksys, puedes intentar acceder a través de la dirección 192.168.0.1.

Una vez dentro de la configuración del router, debemos cambiar los valores establecidos para la conectividad inalámbrica, el canal, el modo de seguridad y la contraseña. Recuerda que estos datos deben coincidir con los que hemos encontrado en el panel de configuración de nuestro router principal. Aunque sí es recomendable utilizar un nombre SSID diferente, para poder identificar y diferenciar mejor ambos dispositivos.

Luego debemos cambiar el modo actual establecido para la Puerta de enlace, a Enrutador. En algunos router puede aparecer como NAT. Si es así, debemos deshabilitarlo. A continuación, es imprescindible desactivar también el servidor DHCP para evitar incidencias innecesarias.

Finalmente, cambiamos la dirección IP de nuestro segundo enrutador a cualquier dirección IP libre, pero dentro del mismo rango. Por ejemplo, si la dirección IP del router principal es 192.168.30.1, podemos asignar de forma segura una dirección IP fija como 192.168.30.2 al router secundario que servirá de extensor. Guardamos y cerramos.

Ahora que hemos configurado ambos router, debemos conectarlos entre sí con un cable Ethernet. Solo debemos escoger cualquiera de los puertos LAN que se encuentren libres, en ambos dispositivos. ¡Listo! Ya disponemos de nuestra señal WiFi perfectamente amplificada.

Continúa leyendo