Aska: un coche eléctrico volador que ya puedes reservar

¿Tienes 4.098 euros? Si es así, puedes reservar un automóvil eléctrico volador, conocido con el nombre de ASKA, que estaría disponible para 2026.

Aska: un coche eléctrico volador que ya puedes reservar
Foto: Istock

En el mes de agosto de 2018 conocíamos que la popular marca de coches Aston Martin tenía en proyecto la puesta a la venta del que se habría convertido en el primer proyecto de taxi volador, el cual fue oficialmente presentado en el Salón Aeronáutico de Farnborough, y que pretendía vender por un precio de 7,8 millones de euros, poniéndolo a la venta el pasado año 2020.

El vehículo volador, desarrollado en asociación con el fabricante de motores de avión Rolls-Royce, era capaz de despegar y aterrizar verticalmente, y alcanzar los 322 kilómetros / hora en vuelo. Pero es evidente que, con la llegada de la pandemia de coronavirus a mediados del mes de marzo de 2020, finalmente la idea (o el proyecto en sí mismo) acabó quedándose ahí. Y, al menos por el momento, poco se sabe al respecto.

No obstante, durante esta década sí que se espera que, finalmente, muchos de los proyectos de coches eléctricos voladores sobre los que tuvimos algunas noticias hace unos años, terminen materializándose. Es el caso de ASKA, un automóvil volador creado por la startup californiana NFT.

Al igual que otros fabricantes de vehículos voladores, la marca confía muchísimo en su proyecto, hasta el punto de anunciar hace pocos días que su particular coche volador debería salir a la carretera (y al cielo) en el año 2026. Es más, tiene tanta confianza que la empresa ha decidido ofrecer la posibilidad de que los clientes puedan realizar pedidos anticipados.

Para hacer la reserva, la persona interesada tiene que pagar 5.000 dólares (4.098 euros al cambio), lo que supone sin duda alguna un gran depósito, aunque nada comparable con el precio final de venta, ya que apenas representa menos del 0,6 por ciento. De hecho, cuando supuestamente se comience a comercializar en el año 2026, el coche eléctrico volador ASKA tendrá un precio de 789.000 dólares.

Aunque podamos pensar, efectivamente, que se trata de un precio exorbitado, lo cierto es que esta suma no solo incluye el vehículo en sí. También ofrece acceso a la formación de pilotos, la personalización tanto del interior como del exterior del coche, matrícula personalizada y, además, acciones de la compañía. 

¿Cuáles son las características de ASKA?

En lo que a tamaño se refiere, este coche volador eléctrico dispone de un tamaño similar al que posee en la actualidad un SUV grande. Por otro lado, como sería lógico imaginar, dispone también de alas desplegables que le permitirán despegar sin impulso, de manera similar a como lo hace un helicóptero. 

Es más, es capaz de despegar de forma vertical y aterrizar de la misma forma, sin contar con ningún tipo de pista para despegar y / o aterrizar. 

Aunque se trata de un vehículo volador, es evidente que puede ser conducido como un automóvil tradicional. Luego, una vez las alas hayan sido desplegadas, es posible tomar el vuelo, con una autonomía de 400 kilómetros.

Sus diseñadores han optado por ofrecer un vehículo híbrido, lo que significa que integrará tanto un motor de gasolina como una batería eléctrica para impulsar las hélices, como medida de seguridad.

Y es que, como mantienen sus desarrolladores, uno de los principales problemas ante el que se encuentran sus fabricantes es la celda de la batería, motivo por el cual se ha incluido un motor de gasolina, ya que “no hay ningún desarrollador de células químicas en el mundo que le diga que su célula no se estrellará en el aire, y no podemos correr ese riesgo”, como indicó Guy Kaplinsky, cofundador y CEO de NFT.

Tal y como plantean los directivos de la empresa, no hay duda que los coches voladores pueden convertirse en una solución ideal para aliviar la congestión típica en las ciudades, reduciendo además el uso de otros medios de transporte mucho más contaminantes. Pero plantea una duda, ¿de qué manera podrán organizarse los viajes? El tiempo dirá.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo