Así fue el estrepitoso fracaso de la criptomoneda de 'El Juego del Calamar'

Los que se lanzaron a comprar activos se llevaron una desagradable sorpresa.

juego calamar
iStock

Está siendo un absoluto éxito en Netflix. En unas semanas se convirtió en la serie más vista de la historia de la plataforma de streaming. El Juego del Calamar ha conseguido pegar a la pantalla a millones de personas en todo el mundo, y hordas de productos de  merchandising enseguida llegaron a las webs y las estanterías de innumerables tiendas que quisieron sumarse al fenómeno televisivo más importante de los últimos años.

Por supuesto, el tirón de El Juego del Calamar también llegó a otro de los elementos que se están poniendo muy de moda: las criptomonedas. Aprovechando el enorme éxito de la serie, se lanzó una criptodivisa con la temática de la serie, y en la que miles de fans invirtieron sin pensárselo mucho.

Quiebra repentina

A principios del pasado noviembre, el valor de la criptomoneda de El Juego del Calamar, que había sido creada aprovechando el tirón de la serie, cayó en picado y se sospecha que no fue algo fortuito, sino planeado para estafar a miles de personas. La moneda tuvo una acogida buenísima, y llegó a alcanzar un precio de 2.400 euros la unidad. Sin embargo, y en cuestión de segundos, ese precio cayó a unos pocos céntimos de euro, haciendo perder su dinero de forma instantánea a todo aquel que había invertido en la criptodivisa.

Uno de los ganchos con los que los creadores de la criptomoneda engatusaron a los inversores fue la promesa de que quienes comprasen el token tendrían derecho a participar en un juego inspirado en la serie coreana, en el que personas desesperadas por sus apuros económicos se arriesgan a morir en un intento por ganar una gran cantidad de dinero en efectivo.

Sin embargo, el juego prometido nunca se materializó. Cuando se constató la estafa, la página web del proyecto y las cuentas de redes sociales asociadas a él fueron eliminadas. Una cartera criptográfica asociada a los creadores del token de El Juego del Calamar pareció haber cobrado casi 3 millones de euros tan solo un día antes del desplome a través de un servicio de anonimización de transacciones.

El tirón de la alfombra

Este tipo de estafa, conocida como tirón de alfombra, ocurre cuando los creadores de un proyecto desaparecen de repente junto con el dinero recibido de los inversores. En el caso de la criptomoneda de El Juego del Calamar, los compradores descubrieron que no podían vender los tokens una vez que los habían comprado, dejando su dinero vulnerable a merced del posterior colapso.

El día en que se lanzó el token, éste valía aproximadamente 0,01 euros. Tan solo dos días después, había alcanzado los 6,73 euros, y su valor estuvo creciendo ininterrumpidamente hasta que, de repente, se desplomó hasta los 0,00068 euros.

El valor de la criptomoneda de El Juego del Calamar había estado disparándose a una velocidad inédita, aumentando en varios miles por ciento en cuestión de unas horas. Sin embargo, fue criticada por la comunidad por no permitir que la gente pudiera revender sus tokens.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo