Así es la inteligencia artificial de Google que detecta problemas en la piel

Puede ayudar a diagnosticar cánceres y otras anomalías.

piel
iStock

Google ha presentado una vista previa de una nueva herramienta impulsada por tecnología de inteligencia artificial que dice que podría ayudar a identificar problemas en la piel. La herramienta, anunciada en la conferencia Google IO de la compañía la semana pasada, utiliza inteligencia artificial para identificar posibles afecciones de la piel. Sin embargo, no pretende sustituir el consejo médico, aseguró el gigante tecnológico.

Una base de datos con miles de fotos

Para usarlo, los pacientes deben cargar tres fotos de un área problemática en la herramienta, que según Google puede reconocer hasta 288 afecciones diferentes de la piel, las uñas y el cabello. Según un artículo publicado por investigadores de Google en la revista Nature Medicine hace tan solo unas semanas, la herramienta se desarrolló utilizando un conjunto de alrededor de 65.000 imágenes anónimas y datos de casos de enfermedades diagnosticadas, tomadas de un total de 16.114 casos individuales.

Sin embargo, algunos expertos aseguran que las imágenes utilizadas en ese estudio no son completamente representativas de todos los tonos de piel, que los dermatólogos clasifican según la escala de Fitzpatrick, siendo la piel de Tipo 1 la más pálida y la de Tipo 6 la más oscura.

Imágenes poco representativas y sin diversidad

Desde la compañía han reconocido que los tonos de piel con los que trabaja la aplicación no son completamente representativas, pero aseguran que están trabajando para incluir todas las variedades posibles y hacer que la herramienta sea muchísimo más efectiva.

La falta de ejemplos de tipos de piel más oscuros en la versión de prueba de la herramienta podría afectar negativamente a los pacientes con tonos de piel oscuros que la usan. Los expertos más críticos con esta aplicación aseguran que hay mucha evidencia que muestra que la desigualdad racial y de género persistente en la sociedad se refleja en conjuntos de datos de inteligencia artificial sesgados, lo que se traduce en sesgo algorítmico y conduce a resultados negativos en personas estructuralmente marginadas.

En un comunicado, un portavoz de Google se defendió diciendo que los datos presentados en el estudio de Nature Medicine estaban desactualizados. "Nuestro trabajo es la culminación de más de tres años de desarrollo continuo. Después de nuestra investigación inicial en Nature Medicine y JAMA Network Open, hemos continuado refinando la tecnología sobre la que se basa nuestra herramienta, incluida la obtención de conjuntos de datos adicionales […] La equidad tiene, y seguirá siendo, un enfoque clave y esto incluye trabajar con conjuntos de datos que incluyen diferentes etnias, tipos de piel y grupos de edad, y asociarse con médicos y expertos que tienen experiencia trabajando con comunidades de color", sentenció el portavoz.

No obstante, un estudio posterior publicado por el investigador de Google, el Dr. Yun Liu, en abril, reconoció la falta de diversidad en las imágenes utilizadas. La herramienta, que actualmente no está disponible para el gran público, ha sido aprobada para su uso en la UE como una herramienta médica de Categoría I, la categoría de menor riesgo que engloba otras herramientas no invasivas como los estetoscopios.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo