Así es el dron para hacer selfies que acaba de lanzar Snapchat

La red social le da una vuelta de tuerca a la forma de compartir fotos.

Una cámara voladora insertada en un dron es la última innovación de Snap, la compañía conocida por su popular aplicación de fotos Snapchat. La empresa describe a su pequeño dron amarillo, llamado Pixy, como un “compañero de vuelo” que permitirá hacer selfies sin necesidad de utilizar el palo selfie.

El dispositivo ya está disponible en países como Francia y EEUU, donde las leyes son mucho más indulgentes con respecto al uso de drones que en otros como España, Alemania o el Reino Unido, aunque se espera que a lo largo de este 2022 Pixy se pueda encontrar en la mayoría de países de la Unión Europea.

Adiós al palo 'selfie'

Este nuevo invento llega cuando varios gigantes de las redes sociales están intensificando su oferta de hardware y Realidad Aumentada para intentar competir con innovaciones como el Metaverso, aunque todavía no se ha acabado de implantar y no se sabe qué efectos tendrá a nivel social y comercial.

Pixy es totalmente autónomo y funciona por sí solo, sin ningún tipo de cable o toma de corriente, y va haciendo fotos y vídeos mientras vuela. Una vez se ha acabado de fotografiar y grabara, el contenido de la memoria de Pixy se transfiere de forma inalámbrica a cualquier dispositivo vinculado y se guarda en la aplicación para poder compartirlo con otros usuarios o guardarlo

Aunque Snapchat no recibe el mismo nivel de atención que otras redes sociales como Facebook o Twitter, es tremendamente muy popular entre el público más joven. Snapchat tiene 300 millones de usuarios activos diarios en todo el mundo, y tiene una capacidad de penetración de más del 75% entre los usuarios de entre 13 y 34 años.

Snapchat es conocido por su amplia variedad de filtros, que distorsionan la cara o añaden efectos innovadores. En 2016, la compañía lanzó unas gafas equipadas con cámara a las que llamó Spectacles, que desarrollaron aún más la experiencia inmersiva de Realidad Aumentada iniciada por esos filtros que todo el mundo conoce.

A pesar de que Snap predijo que las Spectacles algún día serían tan utilizadas como los teléfonos móviles, la empresa tuvo casi 200 millones de euros en pérdidas en 2017, ya que las gafas nunca cuajaron. Desde entonces, Snap ha estado trabajando en una nueva versión de las Spectacles orientada a la realidad virtual, pero aún no la ha dado a conocer.

La popularización de los drones

Mientras tanto, las esperanzas que la empresa ha puesto en Pixy parece que van dando sus frutos, ya que los drones son cada vez más utilizados por el público en general. Además, Pixy es pequeño, ligero y más lento que los drones profesionales, por lo que es muy poco probable que cause daños, accidentes o lesiones.

A pesar de que los drones pequeños no están sujetos a las mismas reglas que el resto, todavía no existe una legislación concreta sobre este tipo de dispositivos, que estarían totalmente prohibidos en espacios concretos como aeropuertos o instalaciones y edificios gubernamentales.

Continúa leyendo