Vídeo de la semana

Apple y la falta de sintonía con sus empleados por el teletrabajo

El teletrabajo inundó 2020, pero el retorno a la normalidad no está sentando igual de bien a todos.

El año 2020 fue el del trabajo remoto, la pandemia obligó a que muchas empresas tomaran esta decisión. El gigante tecnológico Apple tampoco fue menos. De hecho, debió cerrar gran cantidad de tiendas alrededor del mundo mientras la situación mejoraba. Pero ahora, con la tan deseada vuelta a la normalidad, se ha originado un conflicto interno en la idílica compañía de la manzana mordida. El grueso de trabajadores no desea incorporarse de manera física a sus puestos de trabajo, mientras que los sectores próximos a la dirección piensa lo contrario.


El hecho ha trascendido fuera de la empresa a través un comunicado al que ha tenido acceso un medio especializado en tecnología. En esta carta, muchos trabajadores expresan su disconformidad con la decisión de la empresa tecnológica de que se vayan incorporando progresivamente a sus puestos físicos. ¿Quién es capaz de poner el cascabel a un gato llamado Apple?

La respuesta a la comunicación de Tim Cook

El CEO de la compañía envió una carta a sus empleados informando de que, a partir de septiembre, debían de incorporarse tres veces a la semana a sus puestos físicos, pudiendo trabajar desde casa el resto de días. Además, se informaba de la posibilidad de teletrabajar un total de dos semanas completas al año. Sin embargo, esto no ha sentado muy bien en los trabajadores, algunos de los cuales piensan que con esta medida de la incorporación física a partir del próximo otoño se pierde en autonomía y flexibilidad.

El malestar está también ocasionado porque desde la compañía han seguido mandando mensajes a los trabajadores en los que se les anunciaba que la próxima incorporación en sus puestos físicos sería motivo de alegría. Sin embargo, desde el otro lado no lo ven así. Piensan que el retorno a sus puestos de trabajo de manera presencial no favorecerá medidas como la conciliación familiar, y que, en el caso de negarse a la incorporación, peligrarían sus empleos. Por tanto, piensan que para una empresa tan importante del sector de la tecnología y que se ha caracterizado por la gran sintonía entre los equipos ejecutivos y los empleados, las cosas han tomado un giro. Existe una desconexión entre ambos estamentos que no beneficia a nadie.

En un país como Estados Unidos, donde hay una gran cultura empresarial y donde el trabajo goza ya no solamente de una importancia económica, sino de prestigio, se teme que esta situación de falta de sintonía pueda terminar derivando en un conflicto laboral más grave. En la carta que los trabajadores han enviado al equipo ejecutivo, hablan de cómo durante este año y el pasado han conseguido sacar adelante la presentación de septiembre de la nueva gama de productos, así como dos conferencias de desarrolladores, la de 2020 y la de principios de esta semana. Todos trabajando desde casa y sin necesidad de ocupar puestos presenciales.
 

 

La misiva finaliza de una manera muy elocuente: "esto es una súplica: trabajemos juntos para dar la bienvenida de verdad a progresar." Se desconoce si la compañía replanteará su decisión durante el verano, de momento hay un plazo abierto hasta primeros de septiembre, pero coincidirá con la presentación de los nuevos productos en su famosa keynote. ¿O habrá tambores de guerra en Apple para entonces?
 

Continúa leyendo