Thunderbolt 3: cómo conectar un iPhone, disco duro, monitor y más (paso a paso)

Mientras esperamos al lanzamiento de Thunderbolt 4, que ya Intel anunció a comienzos de este año, en esta ocasión queremos hablarte de todo lo que necesitas saber sobre Apple Thunderbolt 3, disponible en los últimos modelos lanzados por la marca de la manzana mordida.

Apple Thunderbolt 3
Foto: Istock

Desarrollada por Intel en cooperación con Apple, bajo el nombre de Thunderbolt nos encontramos con una tecnología de interconexión, que combina PCI Express y DisplayPort en una única conexión, ofreciendo la posibilidad de conseguir una combinación de hasta seis periféricos distintos, entre los que se encuentran monitores y dispositivos de almacenamiento. También es posible conectar periféricos USB y FireWire, siempre y cuando, eso sí, dispongan del adaptador adecuado. 

Se trata de una tecnología que existe desde finales de la década del 2000. Sin embargo, cuando oficialmente apareció USB-C, convirtiéndose así en el último estándar USB, los desarrolladores de Thunderbolt decidieron desarrollar la tercera versión (presentada en 2015), abandonando la antigua base de conexión DisplayPort y sustituyéndola por una conexión USB-C, combinando ambas tecnologías para crear un híbrido verdaderamente potente

Una de sus principales ventajas es su enorme versatilidad, sobre todo en comparación al resto de conectores, además de conseguir una velocidad bastante más superior a la del USB 3.1. Pero debemos tener cierto cuidado. Y es que aunque el Thunderbolt 3 utiliza un puerto USB-C (su aspecto desde un punto de vista externo es prácticamente el mismo), es necesario tener en cuenta que no todos los USB-C son Thunderbolt, debido principalmente a ciertas diferencias que encontramos en su interior, lo que significa que presentan distintas especificaciones.

La velocidad de transmisión que alcanza el Thunderbolt 3 es de hasta 40 Gbps (5 GB/s), lo que se traduce en que es cuatro veces más veloz que el USB 3.1 y que el Thunderbolt tradicional, que ofrecían 10 Gbps. Se trata, es cierto, de una velocidad sorprendente, especialmente si los comparamos con las unidades SSD, que oscilan aproximadamente entre los 200 y 550 MB/s. Y no solo eso, también es capaz de soportar una amplia diversidad de conexiones diversas, como HDMI 2.0, Ethernet 10 Gigabit y DisplayPort 1.2.

Cómo conectar un iPhone o iPad

En caso de que todavía te encuentres utilizando el cable USB-A a Lightning (o de 30 pines, sobre todo si estás utilizando un dispositivo iOS mucho más antiguo) que vino originalmente con el dispositivo, es posible utilizar un adaptador USB-C a USB.

En caso contrario, especialmente si no deseas un adaptador, bastará con hacerte con un cable Lightning a USB-C, que por lo general tiende a ser más económico.

Cómo conectar un monitor (o pantalla externa)

Todo dependerá de la pantalla o monitor que se vaya a conectar, y especialmente, del tipo de conector que tengan. Es posible incluso que se necesiten tener varios adaptadores, por lo que lo más recomendable es seguir leyendo.

HDMI

Apple ofrece la posibilidad de conseguir un adaptador multipuerto AV digital USB-C, que también brinda un puerto USB-A y un puerto USB-C (solo para carga). Eso sí, debes tener en cuenta que existe una nueva versión (número de modelo A2119), que admite HDMI 2.0, mientras que la versión anterior (modelo A1621) es compatible con HDMI 1.4.

También es posible optar por un adaptador USB-C a HDMI, que por lo general se caracteriza por ser un poco más económico. Aunque, al menos, lo ideal es optar por soporte de 1080p, o incluso soporte para video 4K.

VGA

Si necesitas conectar una pantalla VGA, Apple también disponible de un adaptador multipuerto USB-C VGA, que además de conexión VGA a USB-C, también brinda un puerto USB-A con la finalidad de conectar un dispositivo USB, y un puerto de carga USB-C para cargar nuestro ordenador portátil. 

DVI

En esta ocasión necesitas un adaptador USB-C a DVI, aunque su precio final dependerá de la longitud que alcance el cable.

Cómo conectar Thunderbolt 3
Foto: Istock

Cómo conectar un disco duro externo

Es bastante probable que USB-A sea el conector USB con el que estés más familiarizado, mientras que el USB Micro A o USB Micro B es uno de los más habituales en los discos duros portátiles o externos.

En cualquier caso, si nuestro disco duro externo posee un conector USB-A, la clave está en optar por un adaptador USB-C a USB, que, por ejemplo, ha sido desarrollado por la propia Apple. 

Cómo conectar una impresora con USB-B

Aunque es cierto que, hoy en día, la mayoría de las impresoras que podemos encontrar en el mercado disponen de soporte inalámbrico (de tal manera que no es necesario utilizar un cable), es posible que en la oficina o en casa dispongamos de una impresora un poco más antigua. Si es así, la mayoría de las impresoras poseen un puerto USB-B de diseño cuadrado, muy diferente al USB-A o USB-C.

En estos casos necesitamos un cable adaptador de conexión USB-C a USB-B.

¿Es posible diferenciar el Apple Thunderbolt 3 del resto de conectores USB-C?

Como te hemos mencionado en algún que otro apartado anterior, es cierto que, en un principio, sobre todo para los usuarios con poca experiencia en el sector, es ciertamente complicado diferenciar entre un cable Thunderbolt 3 y el resto de USB-C. Pero la realidad es que la respuesta es más simple de lo que podría parecer en un primer momento.

Y es que por lo general la mayoría de cables Thunderbolt 3 incorporan el dibujo o logotipo de un rayo en la extremidad donde se encuentra el conector que utilizamos para enchufarlo al dispositivo. Mientras que, otros tipos de USB-C, incorporarán otros dibujos o logotipos distintos, mientras que otros no llevarán nada en absoluto.

Eso sí, en caso de que no encuentres este dibujo por ningún lado, es imprescindible leer de forma detenida la descripción del producto en cuestión que vayas a comprar, especialmente para comprobar si existen menciones específicas al Thunderbolt 3.

Continúa leyendo