Apple Pencil y Surface Pen: diferencias, ventajas y desventajas. Cuál comprar

Un lápiz óptico puede convertirse en una opción excelente a la hora de realizar dibujos o ilustraciones, o incluso tomar notas en nuestra tableta gráfica compatible, de la misma manera que lo podríamos hacer con un bloc de notas. En esta ocasión queremos descubrir algunas de las diferencias básicas existentes entre el Apple Pencil y el Surface Pen.

Apple Pencil y Surface Pen
Foto: Istock

Los lápices ópticos han conseguido convertirse en una herramienta indispensable a la hora de tomar notas, dibujar e ilustrar tanto en tabletas digitales o gráficas como en aquellos dispositivos que dispongan de una entrada de pantalla táctil. De hecho, uno de sus usos principales es, precisamente, el de dibujar o escribir en una pantalla, de forma ciertamente similar a como lo haríamos en una hoja de papel.

Por este motivo, es tremendamente habitual que presenten una forma y apariencia características, la cual, dicho sea de paso, tiende a recordar bastante a la forma que posee un lápiz o un bolígrafo (de ahí precisamente su nombre).

Sin embargo, a diferencia de estos, los lápices óptimos poseen una punta de fieltro o de plástico, según el propósito por el cual haya sido diseñado, y cuál sea su principal funcionalidad.

Aunque es común pensar que todos los lápices ópticos son idénticos o similares, variando únicamente en marca, diseño, forma y funcionalidades, lo cierto es que debemos diferenciar entre los lápices ópticos pasivos y activos.

El lápiz óptico pasivo, también conocido como lápiz capacitivo, no es diferente a, por ejemplo, utilizar un dedo en lo que respecta al dispositivo o a la propia pantalla táctil en sí. Mientras que, un lápiz óptico activo, contiene un componente electrónico especialmente diseñado para interactuar con el controlador de pantalla táctil que encontramos en el dispositivo sobre el que lo usamos.

Posee incluso una serie de ventajas añadidas claramente bien diferenciadas, puesto que dispone de la capacidad de ignorar el peso de nuestra mano cuando la apoyamos sobre la pantalla mientras nos encontramos utilizando el lápiz (lo que se conoce como rechazo de la palma de la mano), cuenta con líneas más finas y precisas, y también ofrece distintos niveles de sensibilidad a la presión.

Apple Pencil
Foto: Istock

Aunque existen distintas opciones en el mercado, no hay duda que existen dos dispositivos que destacan por encima del resto: el Apple Pencil y el Surface Pen (desarrollado por Microsoft).

¿Qué es el Apple Pencil?

Si durante algún tiempo has estado utilizando un lápiz óptico en el iPad, o en cualquier otra tableta gráfica, entonces es muy probable que encuentres algunos aspectos familiares en el Apple Pencil, el lápiz óptico desarrollado por Apple.

Hasta estos momentos podemos encontrarnos en el mercado con un total de dos generaciones. De forma que, desde mediados de marzo de 2019, todos los iPads disponibles en las tiendas son cien por cien compatibles con algunos de estos dos modelos (en el caso de versiones anteriores es necesario asegurarnos que es compatible).

Además, ambos lápices disponen de una apariencia bastante bien diferenciada, lo que facilita enormemente saber cuál estamos utilizando. Por ejemplo, mientras que el Apple Pencil de primera generación dispone de una banda plateada en su parte superior, el de la segunda generación posee un diseño que recuerda muchísimo a un lápiz, además de contar con la palabra “Apple Pencil” en su lado plano.

Surface Pen
Foto: Istock

Por otro lado, mientras que el de primera generación cuenta con una tapa extraíble que deja al descubierto un conector Lightning (necesario tanto para emparejar y cargar el Pencil), el de segunda generación se carga y empareja de forma magnética.

¿Y el Surface Pen?

Lanzado originalmente en el año 2012, el conocido como Surface Pen consiste en un lápiz óptico diseñado por Microsoft para la familia de dispositivos Surface. De hecho, se incluye en el Surface Pro, Surface Go, Surface Book, Surface Studio o Surface Laptop, entre otros.

Incorpora un digitalizador activo que posee un grado de sensibilidad a la presión ciertamente impresionante, además de contar con la función de rechazo de la palma de la mano (al igual que ocurre con el Apple Pencil 2, dicho sea de paso).

En este caso nos encontramos con un total de cuatro generaciones, siendo la última disponible hasta el momento la presentada junto con el Surface Pro 2017, con 4096 niveles de sensibilidad a la presión, 1024 niveles de sensibilidad a la inclinación y una latencia bastante baja.

Principales diferencias del Apple Pencil y el Surface Pen

Sensibilidad a la presión y latencia

Curiosamente, una de las principales diferencias entre ambos dispositivos la encontramos en su sensibilidad a la presión. Y es que mientras que en el caso del Apple Pencil esta información es desconocida, en el caso del Surface Pen sí posee 4096 niveles de sensibilidad a la presión.

La latencia en el caso del Pencil es ligeramente menor, ya que es de 20 ms, a diferencia de la latencia del Surface Pen, que alcanza los 21 ms. Por otro lado, mientras que el Pencil dispone de soporte de inclinación, el dispositivo desarrollado por Microsoft también posee soporte de rotación (eso sí, únicamente en algunos dispositivos).

Duración de la batería

También encontramos diferencias evidentes en la duración de la batería. Y es que si la batería del Apple Pencil, recargable, alcanza las 12 horas de duración, en el caso del Surface Pen dura 1 año, siendo reemplazable. Respecto a esta última, consiste en una única batería AAAA, que debería durar alrededor de un año, y que puede cambiarse.

Diseño, apariencia, tamaño y peso

Como de buen seguro sabrás, el Apple Pencil viene en un único y característico color blanco, mientras que el Surface Pen se encuentra disponible en azul cobalto, burdeos, negro y platino.

Respecto a su tamaño y peso, es cierto que, por lo general, ambos son parecidos, aunque el Pencil dispone de un tamaño más largo y tiende a pesar un poco más, mientras que el diámetro del Surface Pen es un poco mayor.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo