¿Almacenamiento en local o servicios en la nube? Pros y contras

La transición de local a la nube es una tendencia, pero hay quien se resiste al cambio.

A todos nos gusta tener nuestros archivos digitales a salvo. La llegada de las cámaras digitales, así como de los teléfonos inteligentes, ha hecho que generemos un enorme volumen de contenidos y han de estar accesibles, pero con una seguridad acorde a su importancia. Poder guardar nuestros archivos, tanto en local como en la nube, nos posibilita tenerlos siempre accesibles, pero elegir uno u otro sistema depende de tus gustos y necesidades. Te contamos cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos y las tendencias más interesantes para cada tipo de usuario.

El almacenamiento en local

El almacenamiento en local es el que se realiza sobre un soporte físico, es decir, sobre un disco. Esta sido la manera tradicional de conservar nuestros archivos digitales, ya sea en la unidad interna de un ordenador o mediante un disco duro externo. Este almacenamiento cuenta con muchas ventajas, la principal de ellas es la de tener siempre nuestros archivos disponibles. Basta con encender el ordenador o conectar el disco duro externo o la memoria USB para poder disfrutar de ellos.
 
De igual manera, el precio de estas unidades ha decaído mucho, sobre todo cuando hablamos de discos de tecnología HDD. Esta ha sido la tradicional, unos discos sobre la que se escribe la información con una aguja. Ahora es posible encontrar estas unidades de gran capacidad por un precio nunca visto. Pero existe un gran inconveniente, son muy frágiles. Bastará una caída para que la aguja se mueva y el disco duro no funcione, con lo cual perderemos el acceso a los datos. La recuperación de datos por parte de empresas especializadas suele tener un coste bastante alto.

Por esta razón, la tecnología HDD está dejando paso a otra bastante más segura, la SSD. Es también local, pero a diferencia de la primera, la información no se escribe en un disco magnético, sino que queda registrada en un transistor. La ventaja es evidente, son disco muchísimo más seguros, más resistentes, totalmente silenciosos y con una velocidad de lectura y escritura bastante más alta. A diferencia de los HDD, su precio es bastante más elevado, pero se está observando una tendencia descendente en cuanto está aumentando la demanda. A la hora de elegir, conviene que conozcas en detalle las diferencias entre ambos tipos de almacenamiento local.

Almacenamiento en la nube

El almacenamiento en la nube es la tendencia de moda. Consiste en guardar nuestros archivos digitales en un espacio Virtual que nos ofrece una empresa.
Este tipo de nubes han proliferado de manera masiva, y cuentan con la ventaja de la oferta, puedes elegir cualquier proveedor para almacenar tus archivos.
Sin embargo, aquellas personas que gustan de tenerlo todo bajo control no terminan de ver con buenos ojos el almacenamiento en la nube. La razón es muy sencilla, pueden llegar a pensar que pierden el control sobre lo que sube y que los hackers podrían acceder a sus archivos. Esto ocurrió en marzo de 2017 con la nube de Apple, iCloud, que puso a disposición de cualquiera fotografías de personalidades muy conocidas mundialmente. Pero por norma general, la seguridad de los servicios de almacenamiento en la nube está fortaleciéndose a pasos agigantados, de tal manera que ya hay algunos servicios que utilizan la tecnología  blockchain para que todo lo que se suba sea inviolable.

Pero el almacenamiento en la nube se encuentra con dos problemas principales, si nuestras necesidades de espacio son algo elevadas, tendremos que pagar por el servicio. Muchos proveedores ofrecen algunos gigas gratuitos, pero a partir de cierta cantidad hay que pagar un servicio siguiendo un modelo de suscripción. Y por otro, para poder acceder a los archivos hemos de tener conexión a internet. 

¿Qué sistema elegir para guardar nuestros archivos?

La elección más acertada podría ser la combinación de ambos. Se puede utilizar el almacenamiento local para tener a mano los archivos más recientes o una copia de seguridad de lo que tengamos en la nube. En esta, podemos ir organizando por carpetas toda la información de manera detallada, de tal forma que sea siempre sencilla de localizar. Estos servicios de almacenamiento en la nube también se encuentran bajo formato aplicación para nuestros dispositivos móviles.

A la hora de combinar ambos sistemas siempre es interesante que el formato local sea ya de tecnología SSD, bastante más segura y rápida. En cuanto a los servicios de almacenamiento en la nube, tienes un buen catálogo de empresas entre las que elegir, pero tendrás que pagar una suscripción para tener tus archivos a buen recaudo. Los planes de precios son variables, y depende de si el pago se realiza de manera anual o mensual y de la capacidad que contratemos. Pero no cabe duda de que se trata de una opción en alza, ya que mediante una simple aplicación móvil y con la tarifa de datos de tu dispositivo, puedes acceder a ellos en cualquier momento sin necesidad de tener que buscar tu memoria USB o disco duro externo.

Podemos llegar a la conclusión de que si tus necesidades no son altas, una memoria en local, ya sea un disco duro externo o un USB pueden ser suficientes, ya que no realizarás muchas transferencias de archivos. Si por el contrario eres un usuario más avanzado, la combinación de ambas es perfecta. El almacenamiento en la nube posibilita tener tus archivos disponibles en cualquier lugar siempre y cuando tengas conexión a internet. Algo, que por otro lado es cada vez más sencillo.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo