Google admite escuchar conversaciones privadas de los usuarios

A través del Asistente de Google se realizan revisiones de audios en español y portugués. ¿Qué momentos íntimos quedan registrados?

 

Google ha admitido que sus empleados escuchan grabaciones privadas de conversaciones de clientes a través de Google Assistant, al igual que ya pasó con Amazon Alexa.

Google ha defendido su práctica de permitir que los trabajadores escuchen las grabaciones de audio de los clientes desde sus altavoces inteligentes de Google Home. Los expertos en lenguaje analizan los "fragmentos" de las grabaciones, afirmando que ayuda a mejorar sus sistemas de reconocimiento de voz de inteligencia artificial.

Google, afirma en su blog oficial, defender esta práctica y que sus analistas de idiomas solo revisan alrededor del 0,2% de las grabaciones de audio. Sin embargo, también reveló que algunas de estas grabaciones habían sido filtradas por un trabajador en los Países Bajos.

Esta situación ha llevado a muchas personas a cuestionar a través de las redes sociales qué información recopilan exactamente los altavoces inteligentes como Google Home y Amazon Echo.

 

¿Qué grabaciones escucha Google?

Google explicó en su blog que el Asistente de Google solo envía el audio a Google después de que un dispositivo detecte las palabras de "activación" que indican que una persona está interactuando con el Asistente, por ejemplo, diciendo "Hola Google" o activando físicamente el Asistente de Google.

Sin embargo, según afirma la empresa, el asistente de voz a veces se activa por accidente y las grabaciones pueden enviarse a los trabajadores para su análisis; esto es, los empleados pueden acceder a conversaciones que no estaban destinadas a ser grabadas. Esto significa que el altavoz inteligente puede grabar conversaciones privadas y momentos íntimos y luego enviarlos a los revisores de Google sin que el usuario se dé cuenta. Cada revisor escucha unas 5.000 grabaciones a la semana que, además, ni siquiera son empleados de Google, sino de freelancers o contratados por obra y servicio por una empresa tercera.

Esto también ocurre con las interacciones accidentales con la asistente de voz de Amazon, Alexa, que comparte fragmentos de conversaciones con analistas de idiomas para mejorar la "experiencia del cliente".

 

¿Podrían filtrarse nuestras conversaciones privadas?

Tanto Amazon como Google dicen que las grabaciones se envían de forma anónima antes de ser enviadas a los analistas. No hay evidencia de que alguna grabación de Amazon Echo haya sido filtrada, y respecto a Google, es la primera vez que un incidente de este tipo es reconocido públicamente.

Google afirmó estar investigando lo ocurrido, aunque aún no está claro qué cambios, si los hubiera, se van a llevar a cabo.

"Nuestros equipos de Seguridad y Respuesta de Privacidad han sido activados, están investigando y tomaremos medidas", escribió Google en el blog, respecto a las grabaciones filtradas en los Países Bajos. "Estamos llevando a cabo una revisión completa de nuestras salvaguardas en este espacio para evitar que vuelva a ocurrir una conducta indebida como esta".

 

¿Podemos evitar que escuchen conversaciones privadas?

Los altavoces inteligentes deben estar siempre escuchando para que funcionen, ya que escuchan constantemente de cara oír la palabra o comando que los despierte. Esto no significa que siempre estén grabando, aunque un micrófono siempre encendido es un objetivo tentador para los hackers.

Tanto Amazon como Google dicen que emplean los más altos estándares de seguridad para evitar que terceros escuchen, aunque como demuestran las recientes revelaciones de Google, esto no impide que los empleados escuchen y compartan grabaciones.

"Nos comprometemos con altos estándares de privacidad y seguridad en el desarrollo de productos, y mantenemos a nuestros clientes en los mismos estándares", dijo Google.

“También le brindamos herramientas para administrar y controlar los datos almacenados en su cuenta. Puede desactivar el almacenamiento de datos de audio en su cuenta de Google por completo, o elegir eliminar automáticamente los datos después de cada 3 meses o 18 meses ".

Los usuarios de Google Home pueden configurar sus ajustes en la página de su cuenta, mientras que los usuarios de Amazon Echo pueden revisar sus ajustes visitando la sección de privacidad de Alexa.

Si se lo preguntan, en principio, esta práctica es legal.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo