Muy Interesante

Un dispositivo que te dice cuándo se ha estropeado la comida

Olvídate de tener que oler la comida para ver si está apta para su degustación o no. Una etiqueta inteligente lo podrá hacer por ti. Si se ha echado a perder, la etiqueta lo mostrará.

¿Estará bueno? Gracias a la tecnología, un sensor de bajo costo podría reemplazar no solo las fechas de caducidad de los productos, sino también nuestros actos inconscientes de oler y observar al detalle la comida como si fuéramos detectives, para saber si es seguro aún comerla o no (o igual te arriesgas, te lo comes directamente y esperas que al día siguiente no te duela el estómago -o cosas bastante peores-, quién sabe).

La investigación ha sido presentada por el Departamento de Química y Ciencias Biomoleculares de la Universidad de Clarkson y analiza cómo funcionan estos sensores y muchas de las posibles aplicaciones futuras de la tecnología en el mundo real.
"Mi laboratorio ha construido una plataforma de detección versátil que incorpora todos los reactivos necesarios para la detección en una hoja de papel. Al mismo tiempo, se adapta a diferentes objetivos, incluidos los contaminantes de los alimentos, los antioxidantes y los radicales libres que indican deterioro", exponen los autores. "Usamos partículas inorgánicas estables que son redox activas (señalización de Reducción-Oxidación). Cuando interactúan con las sustancias que queremos detectar, cambian de color y la intensidad del cambio nos dice qué tan concentrado está el analito (la sustancia que se mide)".


¿Cómo funciona?

Se trata de una prueba sencilla de detección de toxinas mediante un biosensor sintético, que podría permitir una identificación económica y confiable de alimentos como la carne de res en mal estado. El biosensor a base de papel sintético detecta la presencia de putrescina, que es responsable del horrendo olor que emana de la carne podrida. En cantidades suficientemente grandes, la putrescina causa síntomas similares a los de una intoxicación alimentaria, como vómitos, diarrea y náuseas.
63a31e505cafe8bd0abb7693

dispositivo-estropeado-comida

"Fabricar un biosensor rápido y fácil de usar para que las personas verifiquen la calidad de los alimentos que consumen es empoderador", dice la autora principal Alaa Selim, que ahora realiza su doctorado en la Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan. "Queríamos hacer un dispositivo que cualquiera pudiera usar, que fuera desechable y que no contuviera materiales tóxicos".
Es poco probable que veamos un sensor de este tipo en nuestros propios hogares a corto plazo, pero tiene el potencial de hacer que la industria cárnica sea mucho más segura.
"Creemos que nuestro trabajo es un primer paso hacia el uso de sensores en la industria de preparación de carne. Además, creemos que este tipo de detección se puede usar para otros campos, como el muestreo ambiental de contaminación por metales pesados y el diagnóstico de cáncer y enfermedades", apuntan los autores.


Futuras aplicaciones

Esta tecnología podría servir también no solo para saber cuándo tirar alimentos, sino también cosméticos en mal estado, la autenticación de tés y vinos por su contenido de antioxidantes o la detección de salmonella y E.coli para prevenir futuras intoxicaciones alimentarias. Todas ellas podrían ayudar a salvar muchas vidas.
Referencia: Alaa S. Selim, James M. Perry, Mohamed A. Nasr, Jay M. Pimprikar, Steve C. C. Shih. A Synthetic Biosensor for Detecting Putrescine in Beef Samples. ACS Applied Bio Materials, 2022; 5 (11): 5487 DOI: 10.1021/acsabm.2c00824

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking