La epidemia de risa de 1962 de Tanganyika no fue ninguna broma

Hoy recordamos el curioso suceso ocurrido en Tanzania en el año 1962 relacionado con las alucinaciones.

Si pensamos en una epidemia de risa quizá pensemos que puede ser algo divertido, pero queda lejos de ser algo tan simple.

La risa no es solo un ruido alegre; puede ser una señal de angustia, estimulada por la ira o la tristeza o entrelazada con la manía. El ejemplo más famoso de una epidemia de risa ocurrió en Tanzania (entonces Tanganyika) en 1962, pero lo curioso es que este tipo de comportamiento psicológico ocurre semanalmente en todo el mundo, particularmente entre poblaciones que experimentan estrés crónico.

El brote de 1962 comenzó en una escuela para niñas y luego se extendió a otras comunidades, con una risa incontrolable que afectó tal vez a 1.000 personas, que duró varios meses, y causó el cierre temporal de 14 escuelas. La mayoría de los casos de enfermedad psicogénica masiva comienzan con una sola persona; en este caso, una colegiala probablemente sufrió un ataque de risa inducida por la ansiedad, provocando un efecto de cadena, hasta que las chicas a su alrededor también se vieron envueltas en una risa desesperada.

 

Poco a poco, se extendió más allá de la escuela y la región y en otras poblaciones en riesgo. Los síntomas de los pacientes incluyeron ataques recurrentes de risa y llanto que duraron desde unas pocas horas hasta 16 días. Estos ataques fueron acompañados por inquietud, ganas de correr sin rumbo, violencia ocasional, pero no había evidencia de causas orgánicas.

 

Se trata de un caso de enfermedad psicogénica o sociogénica masiva, una enfermedad que tiene la capacidad de atacar en una variedad de escenarios de alto estrés. Los factores de estrés entre las alumnas pudieron haber incluido las expectativas poco familiares impuestas en las escuelas administradas por los británicos y las incertidumbres creadas por la independencia de Tanganyika, logradas apenas un mes antes del incidente.

No hay que emplear, por tanto, el incidente de Tanganyika como una evidencia de que la risa es contagiosa. La enfermedad psicógena tiene todo tipo de síntomas nerviosos y la risa es solo una de ellas. Aunque el caso de Tanganyika está cerrado, se producen casos similares de enfermedad psicogénica masiva entre grupos de personas que no pueden salir de una situación estresante.

En este tipo de situaciones, el afectado en cuestión no tiene poder sobre el estrés y no puede obtener ninguna otra respuesta.

 

Continúa leyendo