Descubren un “interruptor” molecular que detiene la inflamación crónica

Desactivar las células inflamasomas NLRP3 podría ayudar a detener o incluso revertir enfermedades crónicas relacionadas con la edad, como el alzhéimer, el párkinson, la diabetes y el cáncer.

¿Sabías que la inflamación crónica puede desembocar en cáncer? Según publica el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. (NCI), la inflamación crónica puede estar causada por infecciones que no se terminan de curar, por reacciones anormales del sistema inmunitario e incluso por la obesidad. Con el tiempo, la inflamación crónica puede dañar el ADN de las células y causar cáncer. El NCI pone de ejemplo el caso de pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas del intestino, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, que tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de colon.

La inflamación crónica también puede producirse como consecuencia de la vejez, el estrés y las toxinas ambientales, que hacen que el sistema inmunológico se sobrecargue.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de California, Berkeley, ha identificado un "interruptor" molecular que controla la maquinaria inmunológica responsable de la inflamación crónica en el cuerpo.

La autora principal del estudio, Danica Chen, se pregunta ahora hasta qué punto se podría revertir el envejecimiento teniendo en cuenta la inflamación y la resistencia a la insulina, condiciones que se han asociado a la degeneración y a las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Nuestro sistema inmunológico posee unas células llamadas inflamasomas NLRP3, que se encargan de detectar amenazas potenciales para el cuerpo y de lanzar una respuesta inflamatoria. Esto es así porque al producirse un proceso inflamatorio, los glóbulos blancos producen sustancias que hacen las que las células se dividan y crezcan para reconstruir el tejido dañado y se repare la lesión. Una vez que la herida sana, el proceso inflamatorio normalmente acaba.

Sin embargo, la sobreactivación de las inflamasomas NLRP3 se ha relacionado con enfermedades crónicas tales como diabetes, esclerosis múltiple, cáncer y demencia.

La buena noticia es que el equipo de Chen ha descubierto que pueden ser desactivadas con medicación eliminando un pequeño trozo de materia molecular en un proceso llamado desacetilación. Esto se traduce en que podría ayudar a prevenir las citadas enfermedades crónicas o al menos tratarlas. También la degeneración del cuerpo que se produce conforme nos hacemos mayores.

"Esta acetilación puede servir como un interruptor", dijo Chen. "Así que, cuando se acetila, este inflamasoma se enciende. Cuando es desacetilado, el inflamasoma se apaga."

El estudio, que ha sido publicado en Cell Metabolism, fue realizado en ratones criados con una mutación genética que hacía que no produjeran la proteína SIRT2, responsable de desactivar al inflamasoma NLRP3, y ratones normales. Pues bien, los animales genéticamente modificados mostraron más signos de inflamación cuando llegaban a los dos años, una edad avanzada para ellos, que los normales. También experimentaron mayor resistencia a la insulina, aspecto que se relaciona con la diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico.

Además, los investigadores estudiaron a ratones adultos cuyos sistemas inmunes habían sido destruidos con radiación y luego reconstruidos con células madre sanguíneas que producían la versión desacetilada o acetilada del inflamasoma NLRP3. Los que recibieron la versión desacetilada o "apagada" del inflamasoma mejoraron la resistencia a la insulina después de seis semanas, lo que indicaba que apagar esta maquinaria inmunológica podría revertir el curso de la enfermedad metabólica.

"Creo que este hallazgo tiene implicaciones muy importantes en el tratamiento de las principales enfermedades crónicas humanas", dijo Chen. "Muchos ensayos prometedores sobre el alzhéimer han fracasado. Una posible explicación es que el tratamiento comienza demasiado tarde. Por lo tanto, creo que es más urgente que nunca entender la reversibilidad de las condiciones relacionadas con el envejecimiento y usar ese conocimiento para ayudar al desarrollo de un medicamento para las enfermedades relacionadas con el envejecimiento".

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo