¿Cómo infecta el coronavirus?

Por ahora, sabemos que el virus que causa la enfermedad del COVID-19, el SARS-CoV-2, tiene en su superficie unas proteínas que poseen una afinidad específica con unos receptores de las células de los alveolos pulmonares.

Producción: Pablo Cantudo

El coronavirus SARS-CoV-2 o nuevo coronavirus se detectó hace tres meses en humanos, y hoy afecta a unas 250 000 personas en todo el mundo. Casi 200 publicaciones científicas emitidas desde su descubrimiento tratan de describir con detalle su epidemiología, para poder desarrollar fármacos y vacunas seguros y efectivos.

Por ahora, sabemos que el virus que acusa el COVID-19 está recubierto de púas y posee un lípido aceitoso que se disuelve en contacto con el jabón. SARS-CoV-2 entra en el cuerpo a través de la boca, la nariz o los ojos, mediante las gotículas minúsculas que expulsamos los humanos al hablar, reír, toser o estornudar.

Por ahora, sabemos que el virus que causa la enfermedad del COVID-19, el SARS-CoV-2, tiene en su superficie unas proteínas, llamadas ACE2 que poseen una afinidad específica con unos receptores de las células de los alveolos pulmonares. Los alveolos son como pequeñas bolsas que se llenan de aire situadas al final de los bronquios; pues bien, las células de los alveolos poseen los receptores ACEII, que facilitaría la entrada del virus en las células. Por eso sabemos por qué el pulmón es el órgano más afectado por la infección; pero estos receptores también estarían presentes en otros tejidos del cuerpo, como el intestino.

Al entrar en el cuerpo por las vías respiratorias, el virus se fusiona con las células pulmonares, liberando el material genético ARN. A través de proteínas, SARS-CoV-2 ‘convence’ al sistema inmunológico de que todo está bien. mientras que se crean nuevas copias del virus dentro de la célula. Para cuando las nuevas cepas de SARS-CoV-2 están listas para salir de la celda, se han hecho millones de copias. Luego, la célula huésped infectada muere.

Las personas con COVID-19 desarrollan síntomas como tos, fiebre y dificultad para respirar a medida que el sistema inmunológico se recupera, intentando combatir el virus. En algunos casos, el sistema inmunológico puede atacar a células sanas del pulmón. Un pequeño porcentaje de infecciones puede conducir a complicaciones graves o incluso la muerte.

Al estudiar coronavirus similares como el SARS-CoV, que provoca el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (o simplemente SARS), se comprobó que las proteínas puntiagudas de SARS-CoV-2 y el coronavirus que provoca el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) tienen estructuras tridimensionales casi idénticas. Es decir, ambos virus usarían la misma estrategia para entrar en las células pulmonares. Eso sí, los científicos creen que el SARS-CoV-2 reconoce el ACE2 humano de manera más eficiente que el SARS-CoV; eso explicaría su rápida y potente propagación.

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo