4 de marzo, Día Internacional de Concienciación sobre el VPH

Se trata de un virus que se transmite por contacto sexual y es uno de los que mayor incidencia tiene en hombres y en mujeres por igual.


Aunque resulta muy complicado dar una cifra exacta, se estima que existen 320.000 virus distintos que afectan a mamíferos, según un estudio de la Universidad de Columbia de 2013. De este número, considerablemente grande, muchos pueden afectar a la salud del ser humano y no todos han llegado a identificarse, comprenderse o encontrarse una cura y tratamiento. Uno de los virus más comunes entre la población humana es el virus papiloma humano, que se puede llegar a afectar al 80% de la población sexualmente activa.

El VPH es exclusivo del ser humano, sin que exista una variante que afecte a otros animales, y cuenta con más de 150 variantes de las cuales la mayoría no resultan peligrosas. El VPH se contrae a través del contacto sexual y no provoca síntomas como tal, pasando desapercibido a no ser que se haga una prueba específica para detectarlo. Entre los papilomavirus de alto riesgo destacan el tipo 16 y el 18, que son los que más se asocian con la aparición de un cáncer.

De los casos detectados de cáncer derivados del VPH, el 70% de ellos es cáncer de cuello uterino, cuyos síntomas más comunes son: sangrado vaginal entre periodos menstruales o después de las relaciones sexuales, dolor de espalda y piernas, cansancio, pérdida de peso y apetito o molestias vaginales entre otros. Los tumores de vagina, vulva, pene o ano son los otros tipos de cáncer derivados del VPH más comunes.

Los cada vez mayores conocimientos que se tienen sobre este papilomavirus y la alta incidencia que tiene entre la población han generado una corriente de desinformación que lleva a errores como la directa asociación entre el virus papiloma humano y la presencia de un cáncer. La Organización Mundial de la Salud advierte que el 90% de los casos de VPH consiguen ser eliminados por el propio sistema inmunitario. Además, existen métodos preventivos como el uso del preservativo (aunque no protege al 100%).

La única manera de protegerse completamente frente al VPH es una vacuna que debe aplicarse a hombres y mujeres por igual (además de, obviamente, la abstinencia sexual y la monogamia con una pareja que nunca haya padecido el virus).

Desde hace unos años, el 4 de marzo es el Día Internacional de Concienciación sobre el VPH y son cientos las asociaciones e institutos de todo el mundo que buscan dar a conocer los riesgos del virus papiloma humano a través de una información amplia y veraz que se aleje de cualquier tipo de alarma social.

Continúa leyendo