Test: ¿te bloquea el miedo al rechazo?

Necesitamos tanto que nos acepten que a veces nos paraliza el miedo al rechazo. Contesta con sinceridad y descubre cuál es tu grado de sensibilidad a las opiniones ajenas.

 

Somos seres sociales, y como tales necesitamos que las personas que nos rodean nos acepten y aprueben nuestras acciones, pero no por ello debemos dejar de ser nosotros mismos o medir absolutamente todas nuestras palabras y actos. A veces, el miedo exagerado al rechazo o a decepcionar a otros nos paraliza tanto que nos impide actuar con seguridad. Es necesario recordarse que es imposible gustar a todo el mundo o estar de acuerdo con todos, y también que no pasa nada por hacer el ridículo de vez en cuando: ¡todos somos humanos y metemos la pata!

En este test te proponemos descubrir si dependes demasiado de las opiniones ajenas. Para ello, contesta con sinceridad a las siguientes preguntas:

 

0 / 0
hablar en público

1/10 Me cuesta más de lo normal hablar en público.

culpa

2/10 Suelo echarme la culpa de los problemas que tengo con otros.

decepcionar

3/10 Me resulta terrible decepcionar a los demás

juicio

4/10 Cuando hablo delante de personas, soy consciente del juicio que hacen acerca de mis palabras.

ayudar

5/10 Me gusta que las personas a las que quiero se sientan siempre a gusto conmigo.

ridículo

6/10 En muchas ocasiones, he sentido que he hecho el ridículo delante de algunas personas.

malestar

7/10 Me cuesta recuperarme cuando me entero de que he decepcionado las expectativas que alguien tenía puestas en mí.

criticar

8/10 Evito criticar o estar en desacuerdo con las personas a las que quiero para que no piensen mal de mí.

celos

9/10 Tiendo a ser celoso en todas mis relaciones: pareja, familia, amistad….

mirar con lupa

10/10 Me preocupa que los demás me evalúen negativamente.

Demasiado insensible a la opinión ajena

A la vista de tus resultados, parece que el miedo a ser rechazado no te afecta en absoluto. Seguramente seas una persona extrovertida y espontánea, que no tiene recelos a la hora de mostrarse tal y como es en cualquier situación de la vida. Todo eso está muy bien, pero a veces conviene ser un poco más prudente para no herir sentimientos ajenos o, simplemente, para no perder una oportunidad laboral o personal por decir lo primero que se nos pasa por la cabeza.

¿Te ha gustado el test? Prueba aquí todos los test de personalidad de Muy Interesante

Un sano equilibrio

A la vista de tus resultados, no parece que el miedo a ser rechazado o a hacer el ridículo te paralice, pero sabes cuándo medir tus palabras y acciones para no pasarte de la raya. Quizás te pongas nervioso a la hora de hablar en público, o con determinadas personas no te atrevas a expresar tus opiniones con sinceridad, pero son comportamientos normales. Al fin y al cabo, vivimos en sociedad y muchas veces es necesario seguir ciertas convenciones.  ¡Sigue así!

¿Te ha gustado el test? Prueba aquí todos los test de personalidad de Muy Interesante

El miedo te paraliza

A la vista de tus resultados, parece que dependes demasiado de la opinión ajena. El miedo al rechazo te impide manifestarte tal y como tú eres, y continuamente tienes miedo de hacer el ridículo o decepcionar a los demás. Intenta darte un chute de autoestima, ser tú mismo y confiar así en que las personas que te rodean te quieren por cómo eres, no por cómo pretendes ser. Un poco de humor nunca viene mal: no pasa nada por hacer el ridículo o meter la pata, todos lo hacemos, y si eres capaz de reírte de tus errores, te relajarás y estarás mejor, ¡haz la prueba!

¿Te ha gustado el test? Prueba aquí todos los test de personalidad de Muy Interesante

Vídeo de la semana