¿Qué tal te llevas con la incertidumbre?

¿Eres de improvisar o te gusta tenerlo todo bajo control? Contesta con sinceridad a las preguntas y descubre cuál es tu grado de tolerancia a la incertidumbre, una inevitable compañera en los tiempos que corren.

En la sociedad actual, casi todo el mundo lleva una vida más o menos planificada y ordenada: un trabajo con sus horarios y ritmos programados, hijos que van y vienen del colegio, rutinas de deporte o de compras cotidianas, días para el descanso y el ocio… sin embargo, en marzo de 2020 llegó una pandemia mundial que obligó a confinarse a medio mundo y que de un día para otro descolocó la vida y las rutinas del mundo occidental.

¿Cómo te enfrentaste a esta crisis rodeada de incertidumbre? En el ámbito laboral, quizás te viste afectado por un ERTE o no te renovaron el contrato, o tal vez tuviste que reorganizar todo tu sistema para adaptarte al teletrabajo, dando las clases a distancia u organizando reuniones virtuales con tus compañeros… si tienes familia, los niños de repente estaban en casa todo el día, agobiados por esta situación tan atípica, con deberes y tareas a distancia que cumplir y con todas sus demandas por atender.

No hace falta una pandemia para trastocar nuestro mundo: un cambio de lugar de residencia por motivos laborales, un accidente o enfermedad repentina, la llegada de un hijo o cosas más nimias como un cambio de jefe, tener vecinos nuevos en el bloque, la cancelación de unas vacaciones o un cambio de turno laboral también pueden generarnos estrés, sobre todo si somos personas a las que nos gusta tenerlo todo controlado.

La incertidumbre es algo inherente a la vida: es absolutamente imposible planificarlo todo  o prever al detalle cómo serán las próximas semanas o meses de nuestra vida, pues las circunstancias cambian y no se pueden controlar todas las variables. Por supuesto, un cierto grado de organización nos da estabilidad y nos ayuda a conseguir nuestras metas, a tener un cierto equilibrio y tranquilidad en la vida. Sin embargo, todos los extremos son perversos, y un cambio en tus planes cuando lo tenías todo previsto puede generarte una gran ansiedad capaz de llevarte, incluso, a la depresión.

Este test no tiene la intención de ser un diagnóstico, pero si contestas con sinceridad a las preguntas te podrás hacer una idea de por dónde van los tiros: ¿te dejas llevar demasiado y tu vida es un caos en el que la organización brilla por su ausencia, lo planificas todo hasta tal punto que las situaciones que no controlas te bloquean, o bien tienes un justo equilibrio que te ayudará a lidiar con las situaciones imprevistas de la vida?

0 / 0
incertidumbre

1/10 ¿Te cuesta asumir los disgustos, las frustraciones y las decepciones causadas por otras personas o por las circunstancias vitales?

profesional

2/10 ¿Te sientes más seguro en tu papel profesional, porque te permite relacionarte de una forma segura?

calendario

3/10 ¿Crees que necesitas saber qué va a ocurrir en los próximos meses?

imprevisto

4/10 ¿Te disgustan las circunstancias nuevas, confusas o imprevisibles de la vida cotidiana?

blanco y negro

5/10 ¿Tiendes a ver la vida en blanco y negro, sin grises, distinguiendo claramente entre lo bueno y lo malo?

planificación

6/10 ¿Tienes planificadas las próximas semanas de tu vida?

ansiedad

7/10 ¿Aumenta tu ansiedad cuando no puedes controlar las situaciones?

incertidumbre

8/10 ¿Te asustan los contextos en que es difícil planificar cómo van a salir las cosas?

dejarse llevar

9/10 ¿Te cuesta dejarte llevar?

comportamiento

10/10 ¿Te gusta tener normas fijas de comportamiento para toda ocasión?

No eres nada tolerante a la incertidumbre

planificación agenda

Está claro: te da pánico todo aquello que no puedas tener bajo control. A la vista de tus resultados, pareces una persona muy metódica y organizada, con una buena capacidad de previsión y planificación. Se trata de cualidades muy valiosas, ya que sabes gestionar bien tu tiempo y eres eficiente a la hora de conseguir tus metas. El problema es que, cuando llevas al extremo esta obsesión por tenerlo todo controlado y previsto, dejando poco margen para la improvisación, es probable que seas poco capaz de afrontar los imprevistos que surjan. Es imposible tenerlo todo planificado al milímetro, y no pasa nada por dejarse llevar en ocasiones. Intenta relajarte, o de lo contrario la ansiedad que te produzcan las situaciones nuevas o que no puedes controlar puede hacerte sufrir mucho. 

¿Te ha gustado? Prueba otros test de psicología de Muy Interesante

Un buen término medio

término medio

A la vista de tus resultados, parece que eres una persona muy equilibrada en lo que se refiere a lidiar con la incertidumbre. Eres capaz de prever y organizar tu vida para conseguir tus metas, pero los imprevistos que surgen por el camino tampoco te bloquean: sabes improvisar y adaptarte a las nuevas situaciones. ¡Sigue así!

¿Te ha gustado? Prueba otros test de psicología de Muy Interesante

 

Lo tuyo es improvisar

improvisar

A la vista de tus resultados, está claro que te manejas perfectamente con las situaciones de incertidumbre. Se te da bien fluir e improvisar, y te adaptas sin problema a los cambios e imprevistos que van surgiendo en la vida. Esta capacidad es muy valiosa, sobre todo en los tiempos que corren, pero te recordamos que no está de más introducir un pelín de planificación y organización en tu vida: esto te hará más capaz de conseguir tus objetivos y metas. 

¿Te ha gustado? Prueba otros test de psicología de Muy Interesante

 

Vídeo de la semana