¿Eres una persona celosa?

El cuestionario no pretende servir como diagnóstico, pero te puede ayudar a saber cuál es tu vulnerabilidad. Contesta cada pregunta puntuándola del 1 al 5. El 1 significa que la frase no se te puede aplicar; el 2, que solo te has sentido identificado con ella alguna vez; un 3 quiere decir que define tu forma de actuar en bastantes relaciones. Si marcas un 4 es que casi siempre te identificas con la frase; y el 5, que te ocurre con todas tus parejas.

En el año 2017, un estudio publicado en la revista Frontiers in Ecology and Evolution revelaba la importante función de los celos para ayudar a mantener a las parejas unidas y analizaba el lugar del cerebro en el que se producen estos sentimientos que pueden ser tan dañinos si se llevan al extremo. Uno de los objetivos de este trabajo era comprender mejor las bases neurológicas de los vínculos sociales, la evolución de la monogamia y los orígenes de las emociones y otros comportamientos.

 Los investigadores realizaron su estudio en monos tití machos (Callicebus cupreus), caracterizados por ser monógamos y formar fuertes lazos de pareja, a los que trataron de inducir una respuesta colocando a otros machos frente a sus parejas hembras, y les tomaron tanto muestras de sangre como imágenes con escáner cerebral. El resultado: los monos más celosos, que se veían más alterados por la presencia de esos posibles competidores, mostraron más actividad en un área del cerebro denominada giro cingulado y que en humanos también se activa cuando una persona es rechazada por sus seres queridos. Otra zona en la que se registraron cambios fue el tabique transparente transversal, también vinculada a la respuesta a estímulos estresantes y a los procesos emocionales. Los monos 'celosos' también experimentaron un aumento en los niveles hormonales de testosterona y cortisol, la hormona sexual masculina y la hormona del estrés.

Los celos son molestos y poco deseables en una relación, pero lo cierto es que tienen un significado evolutivo. A fin de cuentas, cuidar de la fidelidad de la pareja es útil para garantizar la perpetuación de los genes. Tener celos en determinadas situaciones no es dañino, pero el problema viene cuando esta conducta es exagerada o implica sentimientos de baja autoestima, inseguridad, desconfianza, o la creencia de que nuestra pareja nos pertenece.

Hay muchas estrategias para controlar los celos de forma efectiva y, en caso de que sientas que no los puedes controlar por ti mismo, es bueno ponerse en manos de un especialista. En todo caso, para saber si eres una persona celosa en extremo te recomendamos que contestes con sinceridad total a este cuestionario que hemos preparado con el asesoramiento del psicoterapeuta y colaborador de Muy Interesante Luis Muíño.

0 / 0
hombre contrariado

1/20 Siento que necesito saber todo lo que hace mi compañero.

celos

2/20 Espío con frecuencia las comunicaciones de mi pareja: mensajes en el móvil, correos electrónicos, llamadas...

relaciones poliamorosas

3/20 Estoy pendiente de las señales que me dicen que la persona que tengo a mi lado tiene otras relaciones.

pareja celos

4/20 Hay un numeroso grupo de competidores que siento que pueden poner en peligro mi relación.

hablar con amigos

5/20 Si estoy celoso le cuento a mis amigos por qué me preocupa.

obsesión

6/20 Cuando tengo un vinculo afectivo, los demás suelen decirme que me obsesiono con la infidelidad.

hombre llora

7/20 Sufro por la vulnerabilidad de mis relaciones. Aunque parezca completamente feliz, la procesión va por dentro.

chica agobiada

8/20 En los momentos en que me siento inseguro, no me planteo cambiar; me dedico a protegerme para que no me roben a la otra persona.

insomnio

9/20 Mis problemas de celos afectan a los ritmos de sueño o de comida.

pareja habla

10/20 Interrogo insistentemente a mi pareja sin plantearme en ningún momento su derecho a la intimidad.

bromas

11/20 Me incomodan mucho las bromas referidas a la infidelidad.

celos en una fiesta

12/20 Cuando consumo bebidas alcohólicas me siento más celoso.

envidia

13/20 Tiendo a compararme con mis posibles rivales amorosos.

abrazo

14/20 La idea de una ruptura definitiva me parece horrible.

discusión de pareja

15/20 Me enfado cuando descubro que mi pareja guarda secretos.

pelea de pareja

16/20 Cuando me invade la sensación de celos no intento buscar cómo curármelos, solo me obsesiono por comprobar si tengo razón.

mujer preocupada

17/20 Constato que tengo mucha dificultad para controlar los pensamientos negativos sobre este tema.

pareja se pelea

18/20 Pido explicaciones pormenorizadas de lo que hace la persona a la que quiero cuando no está conmigo.

besos

19/20 Guardo imágenes de mi pareja besando a alguien o manteniendo una relación con otras personas.

preocupado

20/20 Cuando en mi cabeza se instala el pensamiento de que el vínculo afectivo está en peligro, siento que toda mi vida se paraliza.

¿Eres humano?

Demuestras ser una persona muy segura y que confías plenamente en tu pareja. Sin embargo, nos preguntamos si has contestado con total sinceridad a este cuestionario, pues muy pocas personas son inmunes al 'gusanillo' de los celos. Si es así, te damos nuestra más sincera enhorabuena. Y, aunque parece que no lo necesitas, si algún día caes en este mundanal sentimiento, aquí tienes un decálogo para superar la 'celopatía'

Celos, los justos

Según una encuesta, el 70% de los españoles confiesa sentir bastantes o muchos celos, y solo un 10% se declara inmune a este sentir tan humano. Por tus respuestas, parece que te encuentras entre ese grueso de personas equilibradas que, sin embargo, en ocasiones sucumben a la inseguridad y a los celos. Cuando esto te suceda, te recomendamos leas este decálogo para superar la 'celopatía'

Tus celos son enfermizos

Aunque es normal sentirse celoso o inseguro con nuestra relación en algunas ocasiones, parece que, en tu caso, este sentimiento está descontrolado. Además de sufrir, un exceso de celos puede llevarte a padecer problemas de salud como asma, hipertensión, cefaleas y problemas musculares. Para ayudarte a gestionarlos mejor, te recomendamos que leas este decálogo para superar la 'celopatía'