Poliamor: ¿Se puede querer a más de una persona?

El poliamor supone mantener más de una relación simultánea, estable y sexual con el consentimiento de todos los implicados. ¿Lo ves posible?

Pero ¿se puede querer a dos personas a la vez y no volverse loco? Según los poliamorosos, sí. Terisa Greenan, una de sus promotoras, vive con dos hombres, a su vez enamorados entre sí. Esta directora y actriz norteamericana es la autora del serial semiautobiográfico de veintiún episodios Family: the Web Series, donde explora la relación de un trío de personajes –dos hombres y una mujer– que viven en Seattle. Para Greenan, la clave para que este tipo de vínculo funcione “es que cada uno de los implicados tiene que saber de la existencia del otro –u otros–. Y no puede haber escalafones, esto es, nadie es el primero, ni nadie el segundo. Así no se producen rivalidades, porque ninguno se siente celoso del otro. Todos saben que aportan cosas diferentes a la relación”.

Un fenómeno creciente 

Otra conocida que ha declarado públicamente su militancia poliamorosa es la actriz y modelo inglesa Tilda Swinton, que comparte su cama y su corazón con dos hombres. Pero el movimiento no es solo cosa de famosos. Según las últimas investigaciones, al menos el 5% de la población estadounidense está inmersa en algún tipo de relación amorosa no monógama; en España, las cifras podrían ser similares. Esto indica que la sociedad se abre progresivamente a enlaces y opciones de convivencia más allá de la pareja tradicional.

Pongamos el caso de dos sujetos reales que llamaremos Andrés y María, para no revelar su identidad. Hasta hace unos años, formaban una pareja convencional, como tantas otras. Hoy, después de muchas conversaciones y acuerdos, se definen como poliamorosos. María propuso abrir la relación cuando descubrió que también estaba enamorada de otra mujer. Andrés aceptó cambiar el marco en el que se desenvolvía la pareja y, poco después, empezó a salir con una compañera de oficina, amiga de María. Esta, por su parte, terminó la primera relación y ha establecido un nuevo vínculo con otro hombre.

Andrés y María conocen a los otros compañeros y, de hecho, la relación ha estado cerca de convertirse en un trío, pues han compartido vacaciones y se han llegado a plantear vivir así. Para María, el éxito de la fórmula es la comunicación: "El poliamor exige más palabras que la relación tradicional. Invertimos mucho tiempo en explicarnos, en contar a los otros nuestros sentimientos. Pero vale la pena. Ahora sé lo que está pasando en todo momento, mientras que antes, cuando estaba sola con Andrés, no estaba segura".

La sinceridad es clave para evitar el modus operandi de la pareja convencional, en el que la infidelidad puede existir, pero se oculta. De hecho, la monogamia, como ya se ha mencionado, no es tan habitual como se dice. Según una encuesta de Sondea hecha en 2001 en España, la tercera parte de los entrevistados, tanto hombres como mujeres, habían sido infieles alguna vez. Pero a la pregunta de si tendrían una aventura fuera de la pareja sabiendo con seguridad que no iban a ser descubiertos, el porcentaje de infieles potenciales subía al 50%.

En el sur de Europa, el fenómeno se admite con más desparpajo. En una encuesta de la Universidad Complutense de Madrid dirigida por el profesor de Psicología Florencio Jiménez Burillo, el 40% de los entrevistados confesaban sentir muchos celos; el 30%, bastantes; un 20% decía que algunos; y solo una de cada diez personas declaraba estar libre del pecado de la sospecha. En suma, este instinto posesivo es un obstáculo para la relación multiamorosa.

Otra dificultad para el poliamor es lo complicado que puede resultar gestionar la organización de la vida diaria. Si ya la convivencia entre dos es compleja –se dice que "una pareja son dos personas que se juntan para dedicarse todo el tiempo a resolver problemas que no tendrían si no estuvieran juntas"–, cuando se trata de tres, organizar agendas, distribuir responsabilidades –por ejemplo, el cuidado de los niños– o decidir qué hacer con el tiempo libre exige hacer encaje de bolillos. 

Difícil pero no imposible 

A pesar de todo, hay gente dispuesta a afrontar los obstáculos con el fin de sacar adelante la relación. Para controlar los celos, hacen falta grandes dosis de autocontrol, como sabemos por el filósofo inglés Bertrand Russell y la aristócrata Lady Ottoline Morrell, que formaron una de las parejas más interesantes de principios del siglo XX. Su relación fue siempre compleja y apasionada, y trataron de encontrar un equilibrio entre el instinto posesivo y sus convicciones racionales de libertad.

Morrell estaba casada y mantenía una intensa vida social con los artistas del llamado grupo de Bloomsbury, con Aldous Huxley, con Winston Churchill… Cuando empezó a salir con Russell, este le pidió que dejara el sexo con su marido, que se distanciara del escritor Lytton Strachey y que se involucrara en menos proyectos –era una mujer muy activa y dinámica– para no quitar tiempo y energía a su relación. Pero, poco a poco, el filósofo se percató de que sus celos entraban en contradicción con sus ideas. En Matrimonio y moral escribió: "Una vida no puede fundarse en el miedo, la prohibición y la mutua interferencia de la libertad. No hay duda de que los celos mutuos generan más infortunio en la pareja que la confianza en la fuerza última de un afecto profundo y permanente". Así que decidió usar la fuerza celotípica para convertirse en mejor persona. En sus cartas vemos que evitaba la comparación y en cambio trataba de acentuar las cualidades propias para hacerse cada vez más autónomo y creativo. Empleó los celos que sentía como fuerza impulsora para escribir y así convertirse en un ser irreemplazable para Morrell. 

La correspondencia refleja que su instinto de posesión le impulsaba a ser más auténtico. Era su táctica para convertirse en alguien especial: cuanto más se sentía él mismo, más sabía que era único para la otra persona. Así trascendía el peligro de ser reemplazado por potenciales rivales. El sentimiento de alarma actuaba como estimulante para explorar su propia personalidad. 

En cuanto al problema logístico que supone la vida cotidiana a tres o cuatro bandas, lo esencial es que los involucrados sean capaces de negociar y llegar a acuerdos. Hace falta capacidad para resolver conflictos de forma asertiva, es decir, comunicándose sin tratar de imponerse al otro, sin agresividad pero también evitando la sumisión. 

Varios formatos

Partiendo de esa base de comunicación, hay quienes marcan días específicos para estar todos juntos y otros que se alternan para convivir en parejas de forma igualitaria. O lo dejan al azar pero sabiendo que el reparto será equitativo. Algunos comparten piso, otros viven en casas separadas y hay quienes solo se juntan para viajar.  

Por supuesto, la gestión de los celos, el estrés de una logística más compleja y el marcaje de la sociedad siempre pesan, pero eso ocurre con los movimientos minoritarios. Los estudios del psicólogo francés Serge Moscovici, director del Laboratorio Europeo de Psicología Social, sobre las personas que defienden posiciones no mayoritarias demuestran que, si resisten el clima de presión hacia los diferentes, pueden convertir su opción en algo aceptado cuando esta parte de la coherencia y la confianza. ¿Habrá, en el futuro, muchos sujetos que vivan abiertamente relaciones poliamorosas? 

 

Etiquetas: amorparejasexo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar