Motivos por los que la primavera aumenta el deseo sexual

La llamada 'fiebre de primavera' es una condición psicológica real. Descubre por qué estás más receptivo sexualmente.

Parece que ya dejamos el frío del invierno y nos movemos hacia las alegrías de la primavera. Es hora de poner los abrigos en el armario y sacar los pantalones cortos y los vestidos. Y, por qué no decirlo, también los preservativos. Y es que, cuando llega la primavera, aumenta nuestro deseo sexual.


Tan pronto como el clima se calienta, humanos y animales en general sufren el mismo destino. La libido se dispara; se denomina:
fiebre de primavera.

 

Comenzando con la teoría de la evolución de Charles Darwin



De acuerdo con la teoría evolutiva de Darwin, la "supervivencia del más apto" hacía referencia a que los individuos que deambulaban en invierno, sin un compañero o tribu, tenían muchas menos probabilidades de sobrevivir al clima áspero y, por tanto, de reproducirse. Por lo tanto, su cuerpo les dice que encuentren un compañero antes de que el clima se torne más frío para tener más posibilidades de tener crías. Y es que
el reloj biológico gira alrededor del clima.

Así las cosas, la primavera aumenta nuestro deseo sexual. Es posible que no estés tratando de quedarte embarazada ahora (o nunca) -si eres mujer-, pero el cuerpo está gritando en silencio “reprodúcete”.
No es otra cosa que un factor clave de la supervivencia evolutiva. Según un estudio publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., los hábitos de apareamiento de los animales están directamente relacionados con el cambio de estaciones. Estamos en sintonía con nuestros relojes biológicos. Nuestros cuerpos saben que las tasas de supervivencia de las crías se disparan cuando el clima es más cálido; la comida es abundante, el clima es templado...

 

Por lo tanto, cuando la primavera llega y el clima cálido abunda, nuestra alarma de apareamiento biológico está encendida.



La primavera nos pone de mejor humor


Una vez que sale el sol y calienta la tierra, también calienta nuestro organismo, pues al estar atrapado en el interior todo el invierno y no obtener la vitamina D que necesitamos del Sol, nuestro humor se ve resentido. Muchos estudios han determinado que
la deficiencia de vitamina D está directamente relacionada con la depresión. Si bien puede contrarrestar los efectos secundarios con un suplemento diario de vitamina D, nada reemplaza una buena dosis de sol. Una vez que estamos en el exterior, nuestro estado de ánimo mejora sin demora.

 

De repente, nos sentimos más inclinados a encontrar pareja -aunque sea esporádica-. Todos nos sentimos más positivos y listos para mirar la vida con otros ojos. También alimenta nuestras ganas de tener sexo, de tener contacto humano.

Si bien las razones de la fiebre de primavera siguen siendo un fenómeno un tanto esquivo para la comunidad científica,
los cambios documentados en el comportamiento, los patrones de apareamiento y el estado de ánimo están altamente documentados y evidentes.


Según Boston Médical Group podríamos resumir los motivos principales del aumento de la libido en seis:

 

1. Alimentación: Algunas de las frutas de temporada cuentan con componentes afrodisíacos, por ejemplo, las fresas, que afectan directamente a las glándulas endocrinas que impulsan la actitud sexual; o el aguacate, rico en ácido fólico, vitamina B6 y potasio.
2. Química sexual: El calor magnifica nuestro olor corporal; este aroma incide directamente sobre las feromonas, cuya única finalidad es la de atraer la atención del sexo opuesto.
3. Vitamina del Sol: Más horas de sol nos permiten generar el 90% de la vitamina D que precisa el organismo. Estos rayos de sol en nuestra piel generan mayor nivel de testosterona, una hormona clave en el hombre para incrementar la libido y el deseo sexual.
4. Menos estrés: La luz del sol es buena para el organismo. Producimos más endorfinas, que ayudan a reducir el estrés y, por tanto, aumentar el deseo sexual.
5. Actitud más positiva: Le decimos adiós al invierno y eso conlleva una visión más optimista de la realidad.
6. Ropa primaveral: El calor provoca que vayamos con ropa más ligera, algo que potencia la sensualidad e influye positivamente en la libido y en el deseo sexual.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

CONTINÚA LEYENDO