La causa del 'bajón' masculino después del sexo

Después de la eyaculación se concentran en el hombre altos niveles de prolactina, la misma hormona que hace posible la lactancia, y responsable de la caída del deseo sexual.

Evolutivamente, puede explicarse de la siguiente manera: dado que biológicamente el objetivo de la eyaculación es la reproducción, el hombre tratará de conservar las energías hasta que pueda aparearse con otra hembra. Una fase de reserva que se le atribuye a la prolactina. Pese a ello, aún faltan más estudios que lo corroboren. "Una manera de acortar el periodo refractario sería presentar a una nueva hembra", explica la investigadora. Esto aumentaría el nivel de otro tipo de hormonas, como la  dopamina y la  adrenalina, y volverían a reactivar el deseo sexual.

No obstante, la relación entre prolactina y deseo sexual se ha establecido con anterioridad. Los hombres que padecen un tumor de hipófisis experimentan una sobreproducción de prolactina, y eso produce una bajada del deseo sexual. Lo mismo les ocurre a las mujeres que están dando el pecho, momento en que los niveles de prolactina aumentan.

Por tanto, ¿podría el control sobre la prolactina convertirse en el sustituto de la  viagra? En teoría, disminuyendo conscientemente los niveles de prolactina podríamos manipular, en este caso aumentar, el deseo sexual. Para Lima, la prolactina parece un serio candidato. "En estos momentos, estamos bloqueando prolactina en las áreas cerebrales que sabemos que son importantes para el comportamiento sexual y ver cuáles de estas áreas se encienden", explica. Todavía falta por comprobar exactamente en qué medida está involucrada la prolactina en el deseo sexual.

Referencias:

Susana Lima (2017). "The neurobiology of sex. Part 3: A happy ending is only the beginning". Champalimaud Centre for the Unknown AR Magazine.

Etiquetas: hormonashormonas masculinasparejarelaciones sexualessexo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar