El singular estudio sobre los orgasmos que hizo la nieta de Napoleón Bonaparte

En el siglo XIX, el conocimiento científico sobre lo que era un orgasmo era muy limitado, pero la nieta de Napoleón quiso llevar a cabo un estudio pionero al respecto.

Marie Bonaparte
Wikipedia

La nieta de Napoleón, Marie Bonaparte (1882 - 1962), además de ser princesa de Grecia y Dinamarca, era una escritora y psicoanalista francesa que estuvo estrechamente vinculada a nivel profesional con Sigmund Freud. Su primer contacto con él tuvo lugar, de hecho, a raíz de que ella padeciera de frigidez y quisiera recibir consejo sobre su disfunción sexual.

A partir de entonces, Marie se sintió tan interesada por el psicoanálisis que optó, no sólo por apoyar financieramente a Freud, sino que se convirtió también en psicoanalista. Entre otras cosas, Marie llevó a cabo un estudio pionero sobre los orgasmos y cómo influía en ellos la distancia entre el clítoris y la uretra.

Masturbación y orgasmos

El problema de Marie es que, si bien tenía orgasmos cuando se masturbaba, le era imposible alcanzarlos durante el coito. Su primera hipótesis al respecto fue que tal vez el clítoris estuviera demasiado alejado de su vagina y que, por ello, su esposo no lograba reproducir la misma fricción en el clítoris que ella conseguía durante la masturbación.

Marie se encontraba en una época donde apenas había literatura científica sobre los orgasmos, y mucho menos sobre el clítoris, el órgano del aparato genital femenino cuya punta o glande asoma en la parte superior de la vulva, pero se extiende por el interior de los labios mayores, del perineo y rodea el tercio inferior de la vagina.

Para averiguar si la disposición de su clítoris era normal o anormal (y por consiguiente obtener orgasmos mediante la penetración eran igualmente dificultoso para otras mujeres como ella), Marie se alió con un médico para realizar un singular estudio científico para la época.

Tras reclutar a 243 mujeres, les midió a todas la distancia que había entre sus clítoris y sus vaginas, así como les preguntó por la frecuencia de sus orgasmos durante el coito.

En 1924, Marie Bonaparte publicaría los resultados de su estudio bajo un seudónimo (A. E. Narjani) en la revista científica Bruxelles-Médical, concluyendo que la distancia del clírotis y la vagina, en efecto, influía en la frecuencia de los orgasmos.

Marie dividió así a las mujeres en tres tipos: las mesoclitorianas (las que tenían el clítoris situado a unos 2,5 cm de su uretra), las teleclitorianas (una distancia superior a 2,5 cm) y las paraclitorianas (una distancia inferior a 2,5 cm).

Lo más sorprendente del estudio de Marie es que, a pesar de las limitaciones del mismo, su intuición había sido acertada, pues análisis posteriores fueron confirmando que, en efecto, una menor distancia entre el clítoris y la vagina facilitaba la obtención del orgasmo durante el coito.

Uno de los estudios más recientes al respecto es del año 2011: fue publicado en la revista Hormones and Behaviour y fue llevado a cabo por los investigadores Kim Wallen, de la Universidad de Emory, y Elisabeth Lloyd, del Instituto Kinsey, de la Universidad de Indiana, probablemente el centro más importante de investigación acerca de la sexualidad humana. Su punto de partida fue, precisamente, la revisión de los datos publicados casi un siglo atrás por la nieta de Napoleón Bonaparte.

Continúa leyendo