El clítoris de la mujer tiene más fibras nerviosas de las que se creía

El nervio que permite al clítoris humano detectar el tacto placentero contiene 10.000 fibras nerviosas, no 8.000, como se pensaba hasta ahora.

Hasta ahora se pensaba que el clítoris de la mujer poseía unas 8.000 fibras nerviosas, que son las que transmiten al cerebro información sobre el tacto, la presión y el dolor. El origen de esta cifra, aceptada de manera general es curioso y es que hace referencia al clítoris de una vaca, no de una mujer.

Resulta que el dato está sacado de un libro que se publicó en 1976 y que se titula The Clitoris. Los autores son el médico Thomas P. Lowry y su por entonces esposa Thea Snyder Lowry. Lo que hicieron Lowry y Snyder fue mencionar en la publicación un estudio que se había hecho sobre el clítoris de las vacas y extrapolar las conclusiones a las mujeres. Así, el clítoris de una vaca tendría 8.000 fibras nerviosas y lo mismo el de la mujer.

Mujer en la cama
iStock

Ahora, un cirujano plástico especializado en cirugías de afirmación del género, el doctor Blaid Peters, que también imparte clases de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de de Salud y Ciencias de Oregón, ha empleado muestras del nervio dorsal de un clítoris humano y ha llegado a la conclusión de que este órgano, en las mujeres, posee más fibras nerviosas que el de la vaca, concretamente 10.000.

En la investigación, Peters y su equipo examinaron los dos nervios dorsales del clítoris, que son densos haces de fibras nerviosas que se encargan de transmitir las señales sensoriales del órgano al cerebro. Estos nervios se extienden a ambos lados del eje del clítoris y transmiten información sobre el tacto, la presión y el dolor, mientras que otros nervios se encargan de funciones como el tono muscular y el flujo sanguíneo.

Los nervios dorsales muestreados contenían entre 4.926 y 5.543 fibras nerviosas cada uno, o una media de 5.140 fibras. Con dos nervios dorsales por clítoris, el total sale en unas 10.280 fibras nerviosas que permiten la sensación en el órgano femenino que produce placer. Estos hallazgos están en espera de pasar la revisión por pares.

Peters destacó lo sorprendente que es la cantidad de fibras nerviosas que se localizan en el clítoris de la mujer y que se conectan en la parte del glande, que es el área visible del órgano donde se unen los labios menores. Sorprendente si se compara con las 18.000 fibras nerviosas con las que cuenta el nervio mediano, que recorre nuestra muñeca y proporciona sensibilidad a la mayor parte de la mano. Las 10.000 del clítoris estarían solo en el glande, una superficie notablemente menor.

Esta investigación fue posible gracias a siete pacientes transmasculinos que se sometieron a faloplastias y donaron voluntariamente muestras de su tejido clitoriano. Estos tejidos se conservaron, se tiñeron de azul y se ampliaron 1.000 veces al microscopio para que un programa informático de análisis de imágenes pudiera contar las fibras nerviosas.

Para crear un pene que pueda producir sensaciones erógenas, los cirujanos extraen tejido de zonas del cuerpo que tengan una gran cantidad de nervios, como son el antebrazo o el muslo. Una vez se fabrica el falo, esos nervios se conectan con los de la pelvis. Lo ideal es que crezcan juntos y transmitan las señales sensoriales al cerebro.

Antes de la operación, todos los pacientes siguieron un tratamiento con testosterona. Existen pruebas de que esta hormona puede impulsar la regeneración de los nervios en el contexto de una lesión, pero en nervios normales y sanos, la hormona no debería cambiar el número de fibras presentes, explicó Peters. Este estudio tiene cierta limitación porque no se hizo control sin exposición a la testosterona, por lo que sería conveniente repetirlo con muestras de tejido de mujeres que nunca hubieran recibido testosterona. Estas muestras tendrían que proceder de cadáveres, no de personas que se hubieran operado.

 

Referencia: Peters, B., Uloko, M., Isabey, P. 2022. How many Nerve Fibers Innervate the Human Clitoris? A Histomorphometric Evaluation of the Dorsal Nerve of the Clitoris.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo