Descubren por qué aumenta la tolerancia al dolor durante el orgasmo femenino

Desentrañando los misterios tras el orgasmo femenino.

Sin embargo, este grupo de científicos intentaron salvar este obstáculo una vez más (es probable que a muchos les haya venido a la mente la serie 'Masters of Sex' sobre la historia del ginecólogo William Masters y la sexóloga Virginia Johnson), contando con la participación de 10 mujeres de diferentes edades, a las que les pidieron que se estimularan a medida que los investigadores observaban el funcionamiento de sus cerebros desde una sala de control. A las mujeres se les pidió que trataran de alcanzar el orgasmo dos veces si eran capaces. Todos y cada uno de los experimentos se repitieron por segunda vez con parejas masculinas proporcionándoles la estimulación. Las mujeres voluntarias también fueron equipadas con un dispositivo especial para evitar que sus cabezas se movieran, evitando que se difuminaran las lecturas de sus cerebros.

Así, a pesar del entorno clínico,
la mayoría de las voluntarias pudo alcanzar al menos un orgasmo, lo que permitió que observar con claridad lo que ocurrió en el cerebro de los participantes. Los científicos descubrieron que, en el precipicio del orgasmo, el núcleo dorsal del rafe (localizado en la línea media del tronco cerebral) se volvió más activo.

 

Una zona del cerebro se vuelve mucho más activa

 

Investigaciones anteriores han demostrado que el núcleo dorsal del rafe desempeña un papel importante en el control de la liberación de serotonina, que además de hacer que nos sintamos bien, también sirve como analgésico; esto explica por qué las mujeres afirman sentir menos sensibilidad al dolor justo antes y durante el orgasmo.

 

Pero los expertos también encontraron algo más: en lugar de apagarse, la mayoría de las regiones del cerebro se volvieron mucho más activas durante la estimulación y el orgasmo. Este hallazgo contradice el de un equipo de científicos que en 1985 realizó experimentos similares usando un escáner de PET y en cuyo estudio expusieron haber encontrado evidencia de que varias regiones del cerebro se dormían durante el orgasmo, lo que les llevó a afirmar que las mujeres requerían de un ambiente sin distracciones para tener un orgasmo. Ahora, usando las imágenes de resonancia magnética, hemos descubierto que esto no solo no es así, sino que sucede todo lo contrario. La actividad cerebral aumenta gradualmente hasta llegar al orgasmo, alcanzando su máximo en el orgasmo y luego disminuye.

 

Según los autores, las áreas cerebrales activadas en el orgasmo incluyeron regiones sensitivas, motoras, de recompensa, corticales frontal y del tronco del encéfalo (como el núcleo accumbens, la ínsula, la corteza cingulada anterior, el cerebelo o el hipocampo).

 

Referencia: Nan J. Wise et al. Brain Activity Unique to Orgasm in Women: An fMRI Analysis, The Journal of Sexual Medicine (2017). DOI: 10.1016/j.jsxm.2017.08.014

 

Etiquetas: cerebrodolornoticias de cienciaorgasmoorgasmo femeninosaludsexualidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar