Cuando el sistema inmune se vuelve hiperactivo

¿Qué tienen en común el asma, la poliposis nasal, la dermatitis atópica, la esofagitis eosinofílica, la rinitis alérgica, la rinosinusitis crónica y las alergias alimentarias o ambientales?

sistema-hiperactivo
iStock

¿Qué crees que tienen en común afecciones como el asma, la dermatitis atópica o la rinitis alérgica? Pues que todas estas afecciones, aparentemente no relacionadas ,se producen por una respuesta hiperactiva del sistema inmunológico, es decir, por una inflamación tipo 2.

En un encuentro organizado por la compañía farmacéutica Sanofi, Virginia Rodríguez, alergóloga clínica del Hospital Universitario de Santiago de Compostela, define una inflamación como una reacción de nuestro organismo frente a un agresor externo. “ La enfermedad puede aparecer cuando el cuerpo presenta una respuesta inmune de tipo 2 excesiva a alérgenos u otros factores desencadenantes”, detalla .

Además, algunos pacientes desarrollan más de una de estas dolencias al mismo tiempo . Según la doctora , padecer alguna de ellas incrementa el riesgo de desarrollar otra, porque están mucho más interconectad a s de lo que podría suponerse . Así, el 35  % de las personas con asma grave también sufren dermatitis atópica , y hasta un 50  % de las personas con dermatitis , asma. Más del 80 % de asmáticos padecen rinitis , y la mitad de los afectados por rinitis se enfrentan al asma.

La alergóloga indica que suele haber un importante componente hereditario en este tipo de enfermedades, lo que produce un “gran impacto no solo físico , sino también emocional”. Por añadidura , al ser bastante desconocidas entre la población general, aumenta la estigmatización de quienes las sufren .

Estas son las experiencias de algunos pacientes con inflamación tipo 2:

 

Dermatitis atópica

Jaime Llaneza, presidente de la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica, padece este trastorno, que se manifiesta principalmente con picor : “Cuando es grave, te rascas y quieres llegar al hueso ; t e haces lesiones muy serias. Eso provoca malestar generalizado y falta de sueño y descanso”. Llaneza cuenta que darse una ducha, algo que debería resultar placentero, “ se convierte en un auténtico reto”. Por no hablar de las piscinas: “El cloro es nefasto para la piel”, aclara . Y el deporte es “otro incordio”, ya que el sudor acentúa el picor.

 

Asma

Raquel Gómez, secretaria de Respira Sevilla y la Federación Española de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias, es la madre de Julia, una joven con asma grave. “Me preocupa su independencia, que las personas a su alrededor no sepan cómo actuar cuando sufra una crisis grave”, lamenta. Julia tuvo que dejar el baile y el atletismo. “Es una enfermedad que no se ve a simple vista, y eso puede provocar falta de empatía”, apunta.

 

Asma y poliposis nasal

Si a una persona con asma le añades una poliposis nasal, como le pasa a Roberto, su vida se complica aún más. “Te impide hacer las cosas más simples y, además, te puede matar”, afirma.

Irantzu Muerza, presidenta de la Asociación de A poyo a Personas Afectadas por el Asma de Vizcaya , explica que los pólipos nasales son “formaciones blanquecinas que unen el interior de las fosas nasales o de los senos paranasales y pueden crecer hasta taponar por completo los orificios. – Y añade – : Al tener limitadas las dos vías respiratorias , las personas con poliposis y asma pierden el olfato”.

 

inmune
iStock

Esofagitis eosinofílica

Como indica Miriam Espinosa, presidenta de la Asociación Española de Esofagitis Eosinofílica, se trata de una inflamación del esófago. “Es una enfermedad crónica y progresiva si no se trata”, advierte, pues la mucosa de esa parte del aparato digestivo se va inflamando y aparecen “surcos longitudinales blanquecinos , que son los cúmulos de eosinófilos – un tipo de leucocitos – ”.

Bárbara, afectada por la dolencia , también padece asma grave, poliposis nasal crónica, varias alergias y dermatitis atópica. “Tienes miedo a la muerte desde que te levantas hasta que te acuestas”, declara. Y es que enfermedades que en principio no parecen peligrosas pueden resultar letales .