5 apps y 5 gadgets para dejar de fumar

Ya sea por experiencia propia o la de alguien cercano, sabrás que abandonar el tabaco es un desafío duro y con un alto porcentaje de fracasos. Pero no hay que desanimarse: la tecnología ha venido a echar una mano a quienes desean librarse de este vicio.

En el mundo existen unos mil millones de fumadores y, anualmente, el tabaco mata a seis millones de personas, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, aunque son conscientes del daño que puede hacerles este mal hábito, a muchos fumadores no les resulta nada fácil deshacerse de él. Al año, unos veinte millones de consumidores tratan de dejarlo, aunque lo más común es realizar, al principio, entre ocho y once tentativas infructuosas. En los últimos años, los vapeadores se han vendido como la panacea de la deshabituación tabáquica y han surgido todo tipo de franquicias y marcas que los comercializan, incluidas las grandes tabacaleras norteamericanas. El problema es que muchos cigarrillos electrónicos contienen nicotina y, por ello, pueden resultar igualmente adictivos. Además, múltiples investigaciones han señalado lo nocivas que resultan otras sustancias que utilizan, como es el caso de los saborizantes. La OMS lleva tiempo advirtiendo contra estos dispositivos, hasta el punto de que ha alertado de que su uso “plantea graves amenazas contra los adolescentes y los fetos”.

Vapeadores, una mano al cuello

Asimismo, existen estudios que ponen en duda su efectividad para ayudar a dejar de fumar. Uno de ellos, elaborado por la directora del Centro de Investigación y Tratamiento del Tabaco del Hospital General de Massachusetts, Nancy Rigotti, apunta que los fumadores que usan cigarrillos electrónicos para decir adiós al tabaco de una vez por todas tienen menos porcentaje de éxito que con otras estratagemas.

Para realizar la investigación, se contó con 1.357 fumadores adultos que habían sido hospitalizados y expresaron su deseo de dejar de fumar. Aleatoriamente, se les asignó, o bien una ayuda aprobada para abandonar la adicción, o bien unirse a un grupo de control que podía llamar a una línea telefónica de ayuda directa. El 28 % usó ocasionalmente vapeadores en los tres meses posteriores a su alta. Seis meses después, tan solo el 10 % de las personas que se habían servido de los cigarrillos electrónicos en el trimestre inicial habían conseguido frenar su enganche al tabaco. La tasa de éxito era mucho mayor en los que no los usaron en esos noventa días: un 27 % lo había logrado. Otro estudio de investigadores de la Universidad Estatal de Georgia arroja cifras todavía más abultadas en contra del vapeo. En su caso, examinaron a 1.284 norteamericanos adultos fumadores entre 2015 y 2016. Encontraron que más del 90 % de los usuarios de cigarrillos electrónicos que también consumían tabaco seguían fumando pasado un año del inicio del estudio. El 54 % de esos usuarios duales aún vapeaba y el 37 % había dejado de usar cigarrillos electrónicos, pero todavía fumaba. Su conclusión era clara: estos dispositivos pueden “haber suprimido o retrasado el abandono del tabaco entre algunos fumadores adultos”.

 

Entonces, ¿qué otros cacharros funcionan? En octubre del año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA), organismo que cuenta con férreos controles de calidad, aprobó el primer dispositivo con su aplicación para ayudar a dejar de fumar. Se llama Carrot y es un sensor que mide los niveles de monóxido de carbono del hogar y que se conecta a un teléfono móvil por Bluetooth. La app cuenta con un programa de coaching llamado Pivot, que comparte mensajes positivos con los fumadores si bajan su consumo y mejoran el ambiente doméstico. Su programa de deshabituación tabáquica dura 58 semanas y está respaldado por terapia cognitivo conductual, educación farmacológica y coach humanos. El primer ejecutivo de la start-up es David Utley, un cirujano especializado en cáncer de cabeza y cuello.

Chrono Therapeutics es otra empresa emergente que está cerca de conseguir la aprobación de la FDA para su solución. Se trata de un parche transdérmico que ayuda a regular la dosis de nicotina a la que se ha acostumbrado el organismo. El parche se puede programar para liberar nicotina justo antes de que el usuario se despierte por la mañana con el fin de que no tenga la necesidad de fumar un cigarro. Se estima que tres de cada cuatro personas consumen su primer pitillo en la media hora posterior de que suena el despertador.

La nicotina también se libera a mitad del día y a principio de la tarde, franjas difíciles para los adictos por los cambios metabólicos en las comidas y porque suelen ser momentos de mayor interacción social. El parche se complementa con una app para dispositivos móviles con un programa de diez semanas clínicamente probado que incluye lecciones semanales y consejos cuando surge el mono. También proporciona estadísticas y patrones para ayudar a los valientes que quieren dejar el tabaco a establecer estrategias diarias que les impidan caer en la tentación. En resumen, los expertos subrayan la importancia de dos aspectos para decir adiós al tabaco: la reducción de la dependencia química en nuestro cuerpo y el apoyo psicológico. No hay fórmulas secretas para abandonar el tabaquismo, pero la tecnología proporciona una ayuda muy importante para conseguirlo, ya que refuerza el par de aspectos antes mencionados.

Te mostramos, a continuación, algunos gadgets y aplicaciones móviles bastante útiles.

 

 

Filtrim (35 euros aproximadamente)

Érase una vez un gadget a un cigarro pegado. Este pequeño dispositivo metálico con diseño de Cartier se sitúa rodeando el filtro de los cigarrillos y hace en él microperforaciones casi invisibles. Su creador afirma que estos agujeros ayudan a reducir las sustancias tóxicas ingeridas en un 95 %, sin que los fumadores noten una alteración en el sabor. El accesorio pretende que dejes de fumar poco a poco y, por eso, ofrece un programa de cuatro pasos.

 

Quitbit (unos 110 euros)

Es un mechero inteligente con un sistema similar al de los encendedores de los  coches. Funciona junto a una aplicación móvil y es capaz de cuantificar las veces que enciendes un cigarro al día. Además, te da la posibilidad de programar el número de ocasiones que quieres que se encienda y te dé fuego. El fin no es otro que reducir de forma progresiva la cifra que cigarros que se consume a diario. Su app te permite configurar planes, alcanzar objetivos y comprobar estadísticas. En la pequeña pantalla del Quitbit, se visualiza cuántos pitillos has fumado hoy y cuántos minutos u horas han transcurrido desde el último que encendiste. Asimismo, para ayudarte en tu carrera para dejar el tabaco, dispone de una función social. Tienes la opción de compartir tus logros en Facebook, Twitter o con la propia comunidad de Quitbit. No solo controla los pitillos que fumas, sino que puede monitorizar el consumo de cigarrillos electrónicos o de chicles de nicotina.

 

Kitchen Safe (desde 66 euros)

Es una caja inteligente con una cerradura desarrollada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que se programa solo para abrirse en un intervalo de tiempo determinado. Abrirla antes es imposible. La tapa se puede bloquear en tiempos que van de un minuto a diez días. La idea es meter el tabaco en su interior para no fumar antes de los plazos que se hayan marcado, aunque puede servir para reducir otros malos hábitos o vicios, si ponemos dentro una consola, el móvil, dulces... Sin embargo, no evita que puedas ir al estanco o pedir por ahí un cigarrillo. La caja se puede adquirir con material transparente u opaco.

 

ACUONE (desde ­60 euros)

Esta tecnología ponible tiene la apariencia de un podómetro o reloj inteligente, pero es algo más. El AcuOne estimula tres puntos en la muñeca durante dos minutos mediante pequeños impulsos eléctricos no dolorosos. En principio, hay que utilizarlo al despertar, cada hora y en cualquier momento en el que te den ganas de fumar. Se supone que puedes controlar progresivamente tu consumo de tabaco, aunque no está científi camente comprobado que la electroacupuntura funcione. Va pareado con una app mediante la cual puedes programarlo por Bluetooth.

 

PAVLOK TRAINER (desde 135 euros)

Mucha gente continúa fumando por seguir experimentando la sensación de placer que produce el consumo de cada cigarrillo. Pero eso se puede cambiar. Este curioso trasto se basa en el condicionamiento aversivo, pues se sirve de un estímulo negativo para vincularlo a una acción. Es decir, se usa un castigo para reducir la frecuencia de la respuesta desadaptativa que es fumar. ¿Y cuál es el castigo? Como el icono del rayo de su diseño anticipa, propina una dolorosa descarga eléctrica cada vez que vas a caer en la tentación. Es su portador quien debe autoinfl igírsela. Sus creadores aseguran que el 75 % de los fumadores que lo han probado han dejado el tabaco en tan solo cinco días, sin volver a recaer en, al menos, durante seis meses. Además, Pavlok también puede utilizarse para acabar con cualquier mal vicio o manía en general, como comerse las uñas, ingerir dulces o apretar los dientes de manera compulsiva. El gadget viene acompañado de una aplicación móvil que incluye un programa de cambio de hábitos con mensajes de audio, que se prolonga durante cinco jornadas. Este software permite confi - gurar descargas eléctricas programadas para varios hábitos.

 

RESPIRAPP (iOS y Android, gratis)

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) renovó hace unos meses su app para dejar de fumar, que incluye un completo programa de cuatro semanas. La primera se centra en la reducción del consumo, la segunda en llegar al día D en el que se deja de fumar, la tercera en identifi - car los motivos por los que se tienen ganas y la cuarta en afrontar dichas situaciones de riesgo y seguir fi rmes en nuestro propósito. La herramienta ha sido creada por médicos y psicólogos y está orientada a la interacción con el usuario. Puedes visualizar los objetivos, retos y logros, los cigarrillos no consumidos y el dinero ahorrado, y controlar todo el proceso. Como función estrella, Respirapp dispone de un botón del pánico que está diseñado para hacer frente a potenciales recaídas y que puedes pulsar si sientes la necesidad momentánea de fumar. Al presionarlo, recibirás una serie de consejos rápidos. La aplicación también da acceso a Infocáncer, un teléfono en el que puedes recibir orientación y apoyo psicológico las veinticuatro horas del día.

¿Tienes fuego? El mechero inteligente Quitbit está diseñado para dosificar el consumo de tabaco y reducirlo poco a poco, porque puede programarse para que funcione solo cada determinado tiempo. Más light es la propuesta de Filtrim –izquierda–, un dispositivo que se coloca en el pitillo y lo agujerea para reducir las sustancias tóxicas que contiene.

 

Castigo al canto. Como en el famoso experimento de reflejo condicionado, la pulsera Pavlok te da un calambrazo si caes en la tentación.

STOP TABACO MOBILE TRAINER (iOS y android, gratis)

Esta aplicación, que funciona como una especie de terapeuta virtual, realiza primero una evaluación inicial para que conozcas cuál es tu perfi l de fumador, la adicción física que tienes a la nicotina y cómo son tus hábitos de consumo. Con todos esos datos, con fecciona un programa personalizado y adaptado a ti. Stop Tabaco te pide que realices cuatro tareas cada día con el fi n de transformar tus malos hábitos de manera progresiva: “El reto del día”, “Reflexiones y mitos”, “Acierta” y “Repaso final del día”. Además, te instruye en diferentes técnicas de relajación y control de la ansiedad. Al igual que Respirapp, también está preparada para las crisis, aunque, en este caso, en lugar de consejos, se ofrecen varios ejercicios para distraer la mente. El software ha sido desarrollado por profesionales del tabaquismo y la salud en colaboración con la Universidad de Gran Canaria y con el auspicio del Colegio de Psicólogos de Las Palmas. Está basado en el programa AIRE, que cuenta con una efectividad probada del 80%.

 

QUIT NOW (iOS, android, amazon, windows phone y blackberry; gratis pero con compras dentro de la app de 3,95 euros por elemento)

QuitNow te ayuda a despedirte del tabaco mediante logros que irás desbloqueando y que podrás compartir con tus amigos y familiares en las redes sociales. La aplicación se sirve de indicadores de la OMS para mostrarte cómo va mejorando tu salud a medida que dejas de fumar. Además, te recuerda el tiempo que ha pasado desde tu último pitillo, los cigarrillos que han dejado de amarillear tus dedos o el dinero que vas ahorrando. El punto fuerte de la herramienta es que conecta a toda su comunidad, de más de dos millones de quitters, para que se den ánimos y compartan sus experiencias y victorias entre sí. Puedes leer testimonios, recibir mensajes de aliento o escribir los tuyos propios. Para formar parte, deberás introducir tus credenciales de Facebook.

 

DEJAR DE FUMAR ASISTENTE (android; gratis, pero con compras dentro de la app de 2,99 euros por elemento)

Como algunas de las herramientas anteriores, al comenzar, te pide que le des información sobre la cifra de cigarrillos que fumabas al día, cantidad que contenía cada paquete y coste de la cajetilla y fecha en la que lo has dejado, con el fi n de ofrecerte datos sobre el tiempo que llevas libre de humos, el tiempo de vida que has recuperado, los beneficios para la salud o el dinero ahorrado. Igualmente, cuenta con un diario para monitorizar tus logros y en el que puedes indicar tu estado de ánimo y las tentaciones que has tenido a lo largo del duro camino. Como característica más destacable, la app incluye un apartado de recompensas, cuya función es motivarte, y al cual puedes añadir distintos objetos o experiencias que quieres comprar. Para poder adquirirlos, el software va haciendo un seguimiento del dinero que no te estás gastando en cajetillas de tabaco. Puede ser ropa, un coche, un viaje o lo que más te apetezca.

 

SMOKE FREE (iOS y android; gratis una semana, después 5,49 euros como pago total o 0,99 euros por semana)

Smoke Free también te muestra el tiempo que llevas libre de humo, el dinero ahorrado y la vida que has ganado. A las recompensas que se encuentran en la app anterior, aquí las llama Metas. Cada día, te propone misiones y, cuando las superas con éxito, te invita a visualizar un vídeo. Además, identifi ca los desencadenantes y los momentos del día en el que te entran ganas de fumar. Asimismo, puedes comprobar de forma más visual y a través de medallas la manera en la que tu salud está mejorando, en aspectos como los niveles de energía, el mal aliento, la suciedad dental, la circulación, la textura de las encías, la tos, el riesgo de un ataque al corazón o el riesgo de cáncer de pulmón. Y te permite acceder a unos cálculos de cómo ha cambiado tu pulso, niveles de oxígeno y niveles de monóxido de carbono.

¡Tú puedes!

El refuerzo mediante mensajes positivos y cumplir objetivos graduales. Son las dos patas de Respirapp, una aplicación de la Asociación Española Contra el Cáncer.

 

Corta para alargar la vida

Si dejas el tabaco antes de llegar a la mediana edad, ganarás diez años de vida extra, según un estudio reciente de la Universidad de Oxford, publicado en la revista The Lancet.