Viviendas para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y trastorno mental

Grupo 5 pone en marcha un servicio de viviendas con el objetivo de fomentar el desarrollo autónomo de personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental, a través de una atención centrada en la persona.

Las personas con discapacidad intelectual sufren trastornos psiquiátricos con más frecuencia en cualquier etapa de la vida y además, su presencia aumenta cuanto más grave es el nivel de discapacidad intelectual. De hecho, hasta un 41% de personas con discapacidad intelectual presentan trastornos psiquiátricos. 


Esto implica para las personas que lo padecen, una serie de limitaciones para relacionarse, aprender o para realizar actividades cotidianas. Sin embargo, las personas con esta doble condición, con o sin problemas de la conducta, tienen las mismas necesidades que cualquier otra persona, y necesitan los soportes adecuados para superarlas, por lo que deben tener acceso a una variedad de servicios de atención para facilitar su existencia y su inclusión en la comunidad y para evitar su aislamiento o separación de ésta.


Las evidencias indican que las personas con discapacidad intelectual con algún trastorno de conducta o problemas de salud mental que viven en entornos comunitarios, y utilizan los recursos de la comunidad, disfrutan de una mejor calidad de vida y de una mayor participación en actividades significativas en comparación con las que viven en entornos residenciales institucionales.


Para mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual y con problemas de salud mental, cuyas necesidades no pueden ser abordadas de una manera adecuada por los recursos generales de discapacidad o salud mental, y en las que, además, la persona no dispone de suficiente soporte familiar para el manejo en su hogar, Grupo 5 ofrece el servicio especializado Coviviendas Grupo 5.


Estas unidades convivenciales en Madrid, son viviendas independientes dentro de un mismo espacio con el objetivo de promover la autonomía, independencia y seguridad de la persona. Con este nuevo modelo de atención, se favorece el bienestar emocional de las personas atendidas, que, sin dejar de tener una atención individual, adquieren un desarrollo integral e integrador en la comunidad en el que se garantiza la asistencia digna en sus necesidades básicas, en los aspectos sanitarios, psiquiátricos y psicológicos para potenciar al máximo las propias capacidades

 

 

Apostar por las capacidades de la persona

Recibir la atención adecuada es de vital importancia para que las personas con discapacidad intelectual y con problemas de salud mental, desarrollen al máximo sus capacidades individuales y sociales, en la vida diaria y comunitaria. 


En Coviviendas Grupo 5 se lleva a cabo a través de diferentes áreas de intervención; Sanitaria, Apoyo social, Integración social, Autonomía personal, Motora, y Cognitiva y emocional.


Las actividades cotidianas se tienen tan automatizadas para las personas que muchas veces no somos conscientes de la pérdida a nivel emocional y motora que supone dejar de hacerlas. Simplemente el hecho de cocinar tu propia comida, o llevar al día las tareas del hogar, son ocupaciones que forman parte de la estructura necesaria de recuperación de la persona.


Coviviendas Grupo 5 es precisamente eso: aprender a vivir por uno mismo, ser responsable de las decisiones y organizar tu día a día atendiendo a aquellas actividades básicas de la vida diaria. 


La promoción de la autonomía y la atención profesional que reciben las personas conducen a unos objetivos constantes de estimulación de adquisición de hábitos saludables, facilitar el conocimiento de los recursos sanitarios, trabajar las habilidades sociales y la creatividad personal, mejorar la autonomía personal, o el desarrollo de tratamientos psicoterapéuticos.

 

 

Programas especializados según las necesidades de cada persona

En cada vivienda se desarrollan diferentes programas para atender a las personas según los diferentes niveles de necesidades y apoyos:

  • En relación al grado de discapacidad intelectual.
  • En relación a la intensidad de apoyos relacionados con la conducta adaptativa.
  • En relación a la enfermedad mental.
  • En relación a la intensidad de apoyos relacionados con la conducta desadaptativa.

Para el acceso a estas plazas residenciales, el equipo transdisciplinar lleva a cabo una evaluación precisa sobre la capacidad de autonomía, el grado de dependencia y la intensidad de los problemas de la conducta por parte del equipo técnico. Y según las necesidades de cada persona, contemplando las fortalezas y debilidades cognitivas, funcionales y conductuales, se definen los niveles de apoyo y se proporcionan.

 

 

Un espacio residencial terapéutico e independiente

Las Coviviendas Grupo 5 están ubicadas en el centro de Madrid, en la zona de Avenida de América, y consta de 3 viviendas con capacidad para 10, 12 y 14 personas. Estas se encuentran separadas desde el punto de vista arquitectónico y funcional, formando un espacio terapéutico y residencial específico e independiente. Por tanto, disponen de habitaciones, espacios de atención y de convivencia separados para cada vivienda.


Cada unidad cuenta con un acceso propio, lo que permite un funcionamiento independiente, pero al mismo tiempo se beneficia de algunos servicios de apoyo residencial

existentes como la lavandería o la restauración.


Este servicio se ofrece todos los días del año las 24 horas, y cuenta con un régimen de atención adaptado y flexible a cada persona, asegurando una adecuada protección y respeto a la intimidad, velando por la higiene y la limpieza y con el objetivo claro de aumentar su bienestar y su calidad de vida

 

 

La filosofía de Grupo 5 es asegurarse de que las personas vivan su vida en las mejores condiciones posibles, disfrutando de momentos de vida, ¿cómo se integra el nuevo servicio Coviviendas Grupo 5 en esta filosofía?

A través del diseño de un nuevo modelo de viviendas adaptadas en la comunidad, donde tiene lugar un espacio cálido y compartido que ofrece los apoyos necesarios para permitir a las personas obtener su máximo bienestar y calidad de vida, favoreciendo su independencia y la vez la convivencia. El fin es la autonomía personal dentro de la inclusión social, por lo que, ya, en sí mismo, es un momento de vida para la persona. 

 

De un modelo residencial y hospitalario tradicional a un modelo de hogares en la comunidad, ¿cuáles son los elementos diferenciales de esta propuesta?

Precisamente que no se trata de una residencia convencional, sino que son unidades de convivencia con plazas reducidas en las que se potencian las habilidades para la vida independiente a través de todos los apoyos necesarios, las 24 horas del día, para que la persona con discapacidad pueda desenvolverse en la organización de su propia vida y en su propio hogar. 


Fomentar la normalización, la participación y la inclusión social, así como potenciar el mantenimiento de la persona en su entorno, ¿qué modelo o metodología sigue Grupo 5 para abrir la comunidad y potenciar el desarrollo de la autonomía de los pacientes? 

La atención individual y personalizada nos lleva precisamente a establecer las necesidades de cada persona según sus necesidades de apoyo social o de autonomía. 


Nuestro modelo se basa en el fomento de la normalización, participación e inclusión social, potenciando el mantenimiento de la persona en su entorno o en entornos normalizados y facilitando, en la medida de lo posible, la utilización de los recursos comunitarios y la posibilidad de realizar actividades significativas para la persona. 


Esto lo hacemos con las áreas especializadas de apoyo social e integración social. Los profesionales se encargan de desarrollar actividades que aumenten esa participación social, con los compañeros, de aumento de habilidades sociales, de conocimiento de los recursos del entorno o de orientadores de ocio y tiempo libre. Asimismo, nos fijamos en las áreas básicas del funcionamiento de su autonomía, motor y cognitivo-emocional para abordar todas las áreas de mejora teniendo en cuenta su problemática y, por supuesto, su forma de ser. 

El equipo formado por la dirección del centro, psiquiatra, psicología, educación social, trabajo social y terapia ocupacional, se encarga de trabajar específicamente con la persona y a su vez, conjuntamente entre ellos, para ir añadiendo más beneficios a la persona. 


Coviviendas Grupo 5 ofrece atención a personas con problemas de salud mental y discapacidad intelectual, a través de una atención personalizada e integral para mejorar su calidad de vida y autonomía, ¿cómo desarrolla este plan individualizado el equipo transdisciplinar de Grupo 5?

El equipo transdisciplinar realiza una valoración inicial de la situación personal, social y familiar. Nos basamos en un modelo de Apoyo Conductual diseñando diferentes programas para atender a personas con diferentes niveles de necesidades y apoyos: en relación al grado de discapacidad, en relación a la intensidad de apoyos relacionados con la conducta adaptativa o desadaptativa, en relación a la enfermedad mental.


Teniendo en cuenta esta valoración, el equipo profesional establece un plan individualizado con la persona marcando objetivos y actividades que se realizarán en el centro para alcanzarlos. Son procesos de recuperación o mejora personal que necesitan profesionales expertos, comprometidos, que respeten a la persona y con la capacidad de proponer siempre actividades que tengan a la persona en un progreso constante. 


La atención en las Coviviendas Grupo 5 se centra en un cambio cultural en la prestación de apoyos, donde el paciente está en el centro de la toma de decisiones que le afectan, y los profesionales y miembros de la comunidad le apoyan para lograrlo, ¿cómo le beneficia este cambio al paciente?

La persona deja de ser un agente pasivo y la discapacidad y el trastorno mental dejan de ser lo que guían su vida. Se convierte en protagonista de su propia vida en la que toma sus propias decisiones. El equipo de profesionales acompaña en esa toma de decisiones favoreciendo el ejercicio de ciudadano o ciudadana de pleno derecho. Pero el beneficio no es solo para la persona de manera individual, sino que es para toda la sociedad, puesto que marca un modelo de sociedad compasiva e inclusiva, en la que todas las personas tenemos un lugar, porque es nuestro derecho individual y colectivo. 


Alojamiento, manutención, atención conductual… ¿qué servicios básicos y opcionales ofrecen las Coviviendas Grupo 5? 

Servicios de alojamiento, acogida y convivencia, manutención, menús supervisados y adaptados con personal cualificado, atención a la salud y seguridad personal, fomento de los hábitos de autonomía personal, convivencia, las relaciones interpersonales y sociales, el ocio y tiempo libre, asesoramiento y supervisión y de atención conductual. 


En la mayoría de los casos la permanencia de los pacientes en las unidades convivenciales, tiene carácter temporal, ¿en qué circunstancias la estancia podría
adquirir carácter permanente?


Apostamos por la temporalidad de las estancias ya que estas viviendas están diseñadas para que los residentes adquieran las habilidades necesarias para ser autónomos y vivir en pisos propios o supervisados, ya sea compartiendo o viviendo solos. El carácter permanente está pensado para personas que requieran de un alto número de apoyos o que no dispongan de otro tipo de recurso más adecuado para ellos.